Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

          

 

Ir a lista general de especies

1   2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22 

 

La higuerilla

Nombre científico: Ricinus communis

Familia botánica: Euphorbiaceae

A solicitud de: Ana Jiménez, Costa Rica.

¿Cuántos no tienen en sus recuerdos aquellos días en que una cucharada de aceite de ricino o aceite de castor, era la solución perfecta para el estreñimiento o el control de parásitos? Pero la gran mayoría desconoce de dónde se obtiene este peculiar aceite, precisamente se obtiene de la higuerilla o higuera del diablo como le llaman en  otros  países. Desde África ha logrado establecerse en muchas zonas tropicales del mundo en donde se le encuentra a orillas de caminos, de ríos y quebradas, en lotes vacíos e incluso en los patios de las casas rurales o en cualquier lugar abierto en donde pueda recibir mucho sol.

Es un arbusto que puede presentar sus hojas de color verde o muy rojas, pudiendo llegar a crecer poco más de 6 m, aunque la mayoría solo alcanzan los 3 o 4 m, pero no son raros los casos de ejemplares que han supera los 7 m. Sus múltiples tallos retorcidos son leñosos, delgados y huecos; la variedad roja posee tallos blancos que contrastan con lo rojo de las ramas, los peciolos y las hojas, mientras que en la verde son menos vistosos.

En ambas variedades las hojas son simples, alternas, palmeadas con 5 a 9 lóbulos o picos con bordes fuertemente dentados y nervaduras muy prominentes por el envés dando por encima un aspecto como acolchonado; los peciolos por su parte son muy largos y la lámina puede medir entre 10 y 60 cm de diámetro, lo que le ayuda a captar mayor cantidad de luz solar. La variedad roja tiene las hojitas nuevas de un color rojo muy intenso y pueden llegar a tener una especie de puntitos amarillos en todo el borde lo que le da la apariencia de estar llena de pequeños adornos de alguna manualidad; mientras que las hojas más viejas ya han perdido el tono rojo y se han tornado más como grisáceas pero las nervaduras se siguen manteniendo muy rojas al igual que los bordes de la lámina, siendo muy llamativo el contraste de las hojas, ya que las nuevas se concentran en la parte alta y las viejas en la parte baja. Los peciolos y las hojas pueden estar cubiertos por un polvo ceroso, siendo las últimas muy ricas en ácido gálico y flavonoides, que al secarse además ofrecen más del 57% de fibras, muchísimo calcio y fósforo por lo que son ideales como bioestimulante, fortaleciendo la salud nutritiva de las plantas, aumentando su resistencia a los ataques de plagas y enfermedades.

Las flores son muy vistosas por sus muchos estambres color amarillo paja que resaltan entre los redondeados botones rojos (en la variedad roja); las mismas crecen en racimos axilares erguidos de tallitos muy gruesos, quedando las flores masculinas en la parte de abajo y las flores femeninas arriba. Los frutos son globosos, formados por 3 carpelos o secciones y están cubiertos por una especie de espinas o picos semi duros que lo hacen parecerse a un mamón chino (Nephelium lappaceum); al secarse la cáscara del fruto se va tensando y en un momento determinado se abre y  suelta las semillas de forma violenta, como si fueran expulsadas por un resorte, pudiendo enviarlas hasta más de 10 m de distancia. Cuando jóvenes los frutos son rojos o verdes pero al madurar se tornan secos, de color crema claro y van botando parte de la cáscara como si se pelaran solos, además de que quedan pegados a las ramas por algún tiempo. En cada uno de los carpelos del fruto hay una semilla ovalada, lisa y brillante, de color café con manchas claras y con aspecto de pequeño escarabajo aunque para algunos recuerda más a una gran garrapata (Ixodoidea). Ellas contienen más de un 50% de grasas (lípidos), proteínas, glucósidos, ricinina, esteroles, vitaminas, enzimas (lipasa, invertasa y maltosa) así como esculeno y especialmente una sustancia muy tóxica llamada ricina, la que es considerada como una de las toxinas biológicas más potentes conocidas, utilizada incluso desde la I Guerra Mundial y ha sido empleada de distintas formas como arma biológica en todas las siguientes guerras hasta la fecha, Esta toxina en altas concentraciones puede ser letal con solo respirarla, o bien con solo ingerir unas cuantas semillas se pueden ocasionar daños severos al riñón y al hígado, así como gastroenteritis y una fuerte deshidratación que puede llevar hasta a la muerte, más que no hay antídoto.

El aceite de ricino o aceite de castor es un poderoso laxante y desparasitante que se obtiene de las semillas gracias al ácido ricinoleico, pero en su procesamiento la ricina es degradada mediante el calor, por lo que el producto puede ser utilizado en forma segura para dicho fin tanto en humanos como en animales. También se ha utilizado en la fabricación de pinturas, barnices, plásticos, lubricantes de alta calidad y como líquido de frenos, en cosmetología también es un ingrediente de muchos productos y en la medicina tradicional para el tratamiento de diversos padecimientos y actualmente se está investigando su uso como biodisel. El aceite de las semillas se utilizó como combustible de lámparas y antorchas, un uso que viene desde la antigüedad ya que en las casas se tenían estas semillas para prenderlas como pequeñas velas cuando no había luz eléctrica. En decoración de exteriores se ha utilizado como planta ornamental en forma individual o en barreras, aprovechando sus hojas que son altamente nutritivas para mejorar los suelos, especialmente las de la variedad verde.

En muchos campos agrícolas se usa como atrayente de un grupo de insectos himenópteros que parasitan a una larva de una mariposa llamada Plutella que ataca a los repollos, brócolis y coliflores; pero también sirve como una barrera distractora de otras plagas por su efecto fotosintético en el paisaje confundiéndolas.  Las hojas de ambas variedades también se emplean para preparar insecticidas y fungicidas orgánicos muy efectivos contra plagas y enfermedades de las plantas, siendo las de la roja más potentes, por lo que su uso debe hacerse con mucho cuidado y es recomendado el uso de guantes. Estos productos actúan en los insectos de distintas maneras ya sea como repelentes, alteradores del comportamiento fisiológico y de conducta, reduciendo el apetito, inhibiendo la ovoposición (capacidad de poner huevos), evitando que los huevos nazcan o directamente sobre el desarrollo de los embriones. En el caso de los hongos retrasa su desarrollo afectando el micelio y la producción de esporas, reduciendo las poblaciones y alterando el ciclo biológico. Entre los insectos que controla están: áfidos, mosca blanca (Aleyroidae spp.), gorgojos (Brúchidos), gusanos (Diaphania sp., Bombyx mori), piojos, pulgas, zompopas, ácaros en follaje, moscas, chapulines y grillos, así como nemátodos, ratas y taltuzas. Por último de sus tallos se obtienen cuerdas y pulpa para papel y sus semillas se han empleado como amuletos contra el mal de ojo. Como curiosidad en tumbas egipcias muy antiguas se han encontrado restos de este tipo de semillas y etimológicamente Ricinus proviene del latín y hace referencia a su similitud con las garrapatas. https://www.facebook.com/media/set/?set=a.554589667915952.1073741842.194845613890361&type=3

 

Los higuerones

Nombre científico: Ficus varias especies

Familia botánica: Moraceae

Los higuerones son árboles originarios de las regiones tropicales del mundo entero, en donde reciben nombres muy diversos como higueras, árboles higo, sicomoros, banyanes, banianos, bibosi, etc. Son árboles por lo general grandes, y algunas especies son monumentales principalmente por la amplitud de sus ramas y el grosor de la base de su tronco. Todas las especies son muy semejantes entre sí anatómicamente y fáciles de diferenciar de otras especies, no solamente por sus hojas simples gruesas y carnosas, sino también por sus muy prominentes raíces superficiales. Otra particularidad es que tanto las hojas, las ramitas como la corteza poseen una savia blanca, espesa e inofensiva sin sabor ni olor, que alguna gente aparentemente utiliza para sacar tórsalos (larvas de unas moscas de la familia de los tábanos – Tabanidae-) de la piel de los animales y del hombre mismo, para ello ponen un poquito sobre la piel y cuando la larva sale a comerla se queda pegada.

La mayoría de estos higuerones o matapalos como también se les conoce inician su vida por lo general en la parte alta de una rama de cualquier árbol grande, en donde algún pájaro con su excremento dejó caer una semilla la que gracias a una sustancia pegajosa que posee se unió a la corteza y fácilmente germinó, por lo que en pocos días el nuevo arbolito se desarrolla muy bien gracias a que como está en la parte alta del dosel capta mucha luz solar, mientras que sus largas raíces ya han logrado avanzar a lo largo de las ramas en busca del suelo, por ello se les considera epífitos, es decir utilizan los recursos del árbol hospedero para su beneficio. Cuando estás raíces llegan al suelo se engruesan grandemente y se fusionan entre si, de ahí que se observen estos árboles con grandes y gruesas gambas que se extienden muchos metros alrededor de su base, por lo que no es conveniente mantenerlos en lugares en donde hayan tuberías, infraestructuras o aceras cerca porque las destruirán.

Una vez que el árbol ha logrado establecerse inicia el proceso de estrangulamiento del árbol hospedero para apoderarse plenamente de su lugar, lo que se puede considerar como una muy eficiente estrategia de colonización y competencia. No es raro encontrar higuerones con el centro de su tallo vacío y ello es porque ese era el espacio que ocupaba su hospedero, pero este gran espacio realmente no queda vacío, porque es refugio para cientos de insectos y animales. Lo que pareciera ser los frutos, en realidad son receptáculos redondos y carnosos llamados siconos que son un tipo de fruto compuesto, en cuyo interior se desarrollan las diminutas flores y los frutos. Estas flores internas son polinizadas por una diminuta avispa de la familia Agaonidae, la cual ingresa en el interior del falso fruto por medio de un agujerito llamado ostiolo ya sea a fecundar las flores o bien a poner sus huevos dentro de los pequeños receptáculos florales.

Cada especie de ficus tiene su especie específica de avispita. En Costa Rica hay unas 15 especies de higuerón distribuidas por todo el país, desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de elevación, y algunas son muy comunes y abundantes, como el de Guanacaste (Ficus cotinifolia), el del Pacífico (Ficus crocata), el del Valle Central (Ficus jimenezii) y el tico (Ficus costaricana) y el de montaña (Ficus tuerckheimii, foto). Los árboles del género Ficus que nacen y crecen directamente en el suelo se conocen en Costa Rica como chilamates y hay unas 6 especies. Aunque parezca extraño, a pesar de que en Costa Rica los higuerones son tan abundantes no se aprovechan como en otras latitudes del mundo, y sólo se han utilizado como árboles de sombra para el ganado y como postes vivos para cercas, y raramente como ornamentales. No obstante, los frutos de muchas especies son comestibles si se preparan adecuadamente, otras son maderables y el mayor beneficio de todas las especies es su enorme capacidad de producir toneladas de materia vegetal para elaborar abono orgánico y para enmendar, enriquecer y cubrir suelos empobrecidos para volverlos productivos.

La reproducción por medio de semillas es complicada ya que son microscópicas y difíciles de manejar, lo cual no hace mucha falta ya que la reproducción por medio de estacas, postes vivos, acodos e injertos es muy fácil y efectiva. Si se planta en suelos profundos y fértiles, un poste o estaca de este árbol puede desarrollase a razón de 1 a 2 metros de altura anualmente, y su copa desarrollarse en las mismas proporciones hacia los lados. Como ornamentales son majestuosos y atractivos árboles que mantienen su follaje verde, fresco y denso aún durante la época más caliente y seca del año, ideal para proporcionar sombra abundante durante el verano. Debido a la fortaleza y extensión de sus raíces superficiales, no se deben plantar a menos de 10 metros de infraestructuras, mamposterías o cañerías.

 

El higuerón blanco

Nombre científico: Ficus aurea (Sin. Ficus jimenezii)

Familia botánica: Moraceae

Uno de los higuerones más comunes de encontrar en el Valle Central, de gran tamaño y raíces ponderosas por lo que necesita mucho espacio para desarrollarse, por lo que no es conveniente dejarlo crecer cerca de construcciones o aceras, ya que es fácil verlos creciendo entre las fisuras de los muros u orillas de calles.  Su grueso tronco esta cubierto por una delgada corteza de color muy claro, de ahí que se le conozca como higuerón blanco; sus hojas son grandes,  coriáceas y con un fuerte color verde que contrasta con la claridad de su nervio central.  Sus frutos atraen muchas aves y todo el árbol presenta una espesa savia blanca. Se reproduce por semillas aunque por su pequeño tamaño son difíciles de manipular por lo que es mejor por estacas o estacones.

 

El higuerón chumico o higuerón guaria.

Nombre científico: Ficus macbridei

Familia botánica: Moraceae

Aunque es una de las menos conocidas de las 40 y tantas especies de magníficos higuerones nativos y foráneos que hay en Costa Rica, el higuerón chumico tiene características muy especiales que ameritan dedicarle su propio espacio. Comencemos por mencionar que se trata de uno de los árboles de más fácil y rápida reproducción del país y probablemente del mundo entero, pues basta con cortar una ramita del grosor de un mondadientes y colocarla en tierra húmeda para que comience a producir sus primeras raíces y hojas en menos de 15 días sin ningún tratamiento adicional. Otra característica sobresaliente es que si los arbolitos de este árbol se colocan a raíz desnuda sobre rocas, postes, gaviones, techos, tapias, ramas o troncos de árboles, al igual que se hace con las orquídeas o guarias, no solamente son capaces de sobrevivir en ausencia total de tierra sino que sus raíces se comienzan a desarrollar velozmente en busca de suelo y humedad. Es la especie de higuerón o Ficus más fácil de reconocer ya que sus grandes hojas no son lisas ni carnosas como el resto, sino más bien delgadas, de textura papelosa y muy ásperas al tacto. Todas las anteriores cualidades se pueden aprovechar para cultivar y disfrutar de esta especie de árbol de mil formas diferentes.

 

El higuerón colorado

Nombre científico: Ficus costaricana

Familia botánica: Moraceae

Uno de los árboles más cautivadores que existen en los trópicos no solo por su agresividad y estrategia en la búsqueda de un espacio sino por toda la belleza que encierra su arquitectura, su gran copa, la formación de su tronco y por supuesto sus poderosas raíces…  Los higuerones colorados, que son unos de los Ficus que se encuentran con más frecuencia en Centroamérica en forma natural, son propios desde México hasta Colombia y aquí en Costa Rica se les puede encontrar en gran parte del país desde el nivel del mar hasta más o menos los 1400 m  en los bosques húmedos del Atlántico Norte, la Península de Osa, en el Pacífico Central y en el Valle Central entre otros sitios.  

Se podría considerar como un gran árbol no tanto por su altura, la que puede rondar los 20 a 30 m, aunque son comunes los que rondan los 12 a 15 m de alto, sino por su magnífico tronco irregular de corteza marrón cubierta de grandes lenticelas, formado por las muchas raíces engrosadas y fusionadas entre ellas, las  que bajaron desde una pequeña rama en las alturas en busca de un sostén en el suelo. Estas grandes raíces al llegar abajo  se extienden dando lugar a grandes y largas gambas que pueden alejarse varios metros de la base, por lo que no son recomendados para estar cerca de infraestructuras, tuberías  ni aceras.   Las ramas son gruesas y largas por lo que la copa es muy extendida y densa. Las grandes y resistentes hojas de un intenso y brillante color verde por encima y más claras por debajo, dejan ver fácilmente las amarillentas y gruesas nervaduras principales por ambos lados, poseen un grueso peciolo y tanto las ramitas tiernas como las estípulas y brotes nuevos están cubiertos por una fina pubescencia. Las estípulas son grandes y delgadas, de color marrón y protegen las yemas foliares y los pequeños siconos o falsos frutos.  Las hojas viejas antes de caer se vuelven amarillentas lo que le da al árbol un hermoso tono dorado muy llamativo y distinguible a distancia.

Los siconos o falsos frutos  son carnosos y redondeados de alrededor de 1 cm de diámetro, presentando  en su superficie pequeñas manchitas oscuras, al madurar estos cambian a un color rojizo  y son el gran atrayente de yigüirros y una gran cantidad de otras aves así como de pequeños animales como los monos y murciélagos, los que se encargan de dispersarlo por muchos lugares. Gracias a que durante todo el año posee frutos se convierte  en una verdadera fuente de alimento para ellos especialmente cuando ningún otro árbol posee frutos. Es una especie sumamente resistente al sol y a los malos suelos, así como a las inclemencias del ambiente y por la facilidad de reproducirlo por medio de esquejes y estacones ha sido muy empleado en las cercas, como árbol de sombra de potreros e incluso como ornamental. Por otro lado gracias a que las semillas germinan muy bien los arbolitos son muy comunes en orillas de caminos, en muros, en otros árboles e inclusive en las mismas aceras, por lo que se pueden arrancar con cuidado y plantarlos directamente en el campo o en una maceta mientras se hacen más grandes. Los más curiosos los dejan en macetas y los mantienen como bonsai.  vea más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.458567960851457.99473.194845613890361&type=3

 

El higuerón paleto o paleto

Nombre científico: Ficus obtusifolia

Familia botánica: Moraceae

De las 40 ó 50 especies de higuerones nativos y extranjeros que tenemos en Costa Rica, el paleto es uno de los más hermosos y notables gracias no solamente a sus grandes y brillantes hojas carnosas cuya forma recuerda mucho a una paleta o raqueta para caminar en la nieve, sino que también desarrolla una copa muy amplia que "cae" o pende con mucha elegancia, lo cual es notable aún en árboles con pocos años de edad. Un detalle muy curioso de esta especie de higuerón, es que antes de madurar sus frutos carnosos siempre están envueltos por una especie de tejido color café llamado bráctea. Se reproduce muy fácilmente por medio de estacas o postes vivos y crece muy rápido, y es especialmente recomendable para plantar en todos aquellos sitios en donde se desee llegar a tener un árbol único de porte muy majestuoso.

 

El higuito

Nombre científico: Ficus pertusa

Familia botánica: Moraceae

¿A quién no se le ha partido el corazón al observar a los arbolitos de esta especie sobreviviendo a duras penas en la grieta de una pared, un caño, una acera, una alcantarilla, un techo y hasta una carrocería? Esto se debe precisamente a la extraordinaria capacidad que esta especie de árbol ha desarrollado para adaptarse a nacer y a sobrevivir en los ambientes urbanos más extremos. ¿Cómo logran llegar hasta allí y nacer las semillas de este árbol? Durante las noches y madrugadas, los murciélagos frugívoros se alimentan hasta la saciedad de los frutos de los higuitos maduros, y al volar por millones sobre las ciudades, estos animales arrojan al defecar un verdadero diluvio de semillas, muchas de las cuales logran introducirse en grietas o agujeros estrechos en donde nacen y sobreviven de manera increíble. A este árbol se le conoce como higuito precisamente porque es la especie del gran grupo de los higuerones (Ficus) que posee las hojas más pequeñas y gráciles, lo cual es ampliamente aprovechado para la confección de magníficos bonsáis. Si algún día por cualquier motivo los seres humanos abandonáramos nuestras ciudades, es muy probable que los higuitos serían los primeros árboles en colonizar y cubrir por completo todos los edificios, torres y carreteras.

 

El hisopo o calístemon

Nombre científico: Callistemon, varias especies

Familia botánica: Myrtaceae

Interesante árbol originario de las regiones áridas de Australia Occidental, pero actualmente ha sido introducido en las regiones tropicales de todo el mundo por sus propiedades como ornamental de muy rápido crecimiento, y por ser un árbol que se adapta muy bien a los ambientes agrestes en donde imperan los climas muy secos y los suelos muy marginales. Inconfundible por su corteza gruesa y áspera, sus abundantes ramas largas y delgadas cubiertas por hojas pequeñas y estrechas, y por sus flores de largos estambres rojos, agrupadas al final de las ramas en ramos largos en forma de hisopo o cepillo para limpiar botellas. Produce una hermosa copa redondeada y "llorona" de largas y delgadas ramas colgantes. Aunque en su nativa Australia los árboles son pequeños y usualmente no sobrepasan los 5 metros de altura, cuando se planta en ambientes favorables puede llegar a triplicar esa altura. Es un árbol ornamental de alto valor y rápido crecimiento que en menos de 1 año ya produce flores, y una de esas pocas especies de árboles capaces de formar bosquetes densos en el muy corto período de 2 ó 3 años con todos los beneficios ecológicos que esto implica.

En Costa Rica es un árbol muy popular en todo el país sobre todo como especie ornamental en las zonas urbanas, pero aún no se aprovecha su principal cualidad como especie forestal capaz de crecer y desarrollarse sin problemas en los suelos más marginales del país en donde no hay otras opciones para reforestar rápida y efectivamente. Es uno de los árboles más fáciles de reproducir por medio de semillas a pesar de que éstas son diminutas y un poco difíciles de manejar. La reproducción de arbolitos por medio de acodos también es muy utilizada y muy exitosa. En condiciones favorables de clima y suelos, los arbolitos pueden crecer a razón de 2 y más metros por año, produciendo una abundante y amplia copa, y en ambientes marginales el crecimiento sólo un poco menos rápido. Recientemente en Costa Rica se creó el mito de que este árbol es ideal para plantar en pequeños espacios urbanos y residenciales pues no daña las aceras ni las cañerías, lo cual es infundado. Existen varias especies del género Callistemon (citrinus, laevis, linearifolius, linearis, pinifolius, rigidus, viminalis, etc.) todas ellas muy difíciles de diferenciar unas de las otras, por lo que no es posible asegurar cuál o cuales especies son las que hay en nuestro país.

 

El hombre grande

Nombre científico: Quassia amara

Familia botánica: Simarubaceae.

A solicitud de: Donald Bolaños, Costa Rica.

El hombre grande al que también se le conoce en otros lugares como palo amargo o quassia amarga debido a que todas sus las partes son amargas en especial la madera, siendo responsable de ello la cuasina y la neocuasina, que son las dos sustancias químicas más importantes que el árbol ha desarrollado para su defensa. Nativa aparentemente desde México hasta Suramérica aunque hay referencias que la ubican únicamente desde Nicaragua hasta Suramérica, basándose en el hecho de que como su uso data desde épocas tan antiguas permitió que se extendiera fácilmente por toda la región. Es una especie presente en gran parte del país en sitios húmedos y muy húmedos con buena entrada de luz, así como en las riberas de algunos ríos con vegetación siempre verde en la zona seca del Pacífico, manteniéndose en un rango desde el nivel del mar hasta más o menos los 500 o 600 m de elevación, eso si requiere de suelos con muy buen drenaje.

De 3 a 5 m de alto este pequeño árbol o arbusto grande desarrolla un tronco delgado con corteza gris y bifurcado casi desde abajo tiene una copa abierta y poco desarrollada con ramas largas y ramitas de color café claro con fisuras más oscuras en toda su superficie. Su follaje siempre verde está formado por hojas compuestas y alternas, por lo general con 5 foliolos unidos a un raquis y un peciolo alados reduciéndose totalmente en el punto de unión de los foliolos. Tanto la engrosada base del peciolo como la unión de los foliolos es de un color rojizo lo que le da un toque llamativo a las hojas al contrarrestar con el verde y los diversos tonos de las hojitas nuevas. El raquis y la nervadura central de los foliolos son de color claro, la lámina posee borde entero y es de forma lanceolada con la punta alargada.

Esta especie posee la característica que la mayor parte del año está produciendo nuevo follaje, el cual lo convierte en un elemento muy ornamental por la mezcla de colores de las hojas, siendo las más tiernas rojizas, luego pasan a amarillentas y a verde tierno según van madurando para terminar en un color verde oscuro muy fuerte. Otra característica importante que se debe tener presente es que los árboles pequeños tienen hojas simples y no compuestas como los adultos, por lo que a este nivel es muy difícil identificarlos si no se conocen bien. Las curiosas flores de forma tubular y un brillante color rojo o rosado fuerte se desarrollan en racimos o panículas axilares de unos 15 cm de largo también de color rojo, en donde se van abriendo de abajo hacia arriba entre los meses de octubre a abril y llaman la atención por su base engrosada y la punta casi unida como si se estuvieran cerrando los dedos de la mano a lo largo para dejar en la delgada punta una pequeña abertura por donde saldrán los estambres con sus anteras amarillas.

Los carnosos frutos pertenecientes al grupo de las drupas son de forma ovoide y miden alrededor de 1,5 cm de diámetro, se presentan en un pequeño racimo de forma muy peculiar ya que es una estructura lisa de color rojo brillante en cuya base se sostienen los mismos acomodados uno a la par del otro, como si fuera una pequeña lámpara con cuatro o cinco bombillos. Estos pequeños frutos de verde cuando tiernos conforme van madurando pasan a un tono rojo y terminan siendo negros muy brillantes al madurar; muchos de los cuales se quedarán unidos al racimo por mucho tiempo, es decir no se desprenden. Cada fruto posee una semilla café de aproximadamente 1 cm de largo, de forma ovalada y asimétricas, teniendo en un extremo como una pequeña punta y en el otro lado una forma más redondeada, las mismas se encuentran envueltas en una delgada pulpa que atrae a ciertos insectos y aves, los que se encargan de diseminarlas.  La madera que es casi la más conocida por la gente por su extensivo uso medicinal es de color pardo claro y se encuentra en los mercados en trocitos o en pequeñas ramitas, que luego se partirán en pedacitos para ponerlos a hervir y que suelten sus propiedades medicinales. En muchas de las casas de los abuelos y familias campesinas e indígenas actualmente es común encontrar rollitos de estas ramitas amarradas colgando en un clavito en la cocina o en la pila, junto a otras plantas medicinales. 

Tradicionalmente se ha empleado estas gotas amargas para el tratamiento de diversas dolencias, ciertos problemas digestivos como parásitos y empachos, pero especialmente ha sido reconocido su uso contra la fiebre y el paludismo; pero no se recomienda su uso en personas con úlceras gástricas o mujeres durante la menstruación porque genera cólicos. Por otro lado es muy usado incluso farmacológicamente contra los piojos ya que impide que los mismos desarrollen una sustancia llamada quitina que es parte de su organismo, por lo que dejan de comer y reproducirse impidiendo además que las liendres se pueden adherir al cabello y sea fácil eliminarlas. En las farmacias se consiguen fácilmente muchos productos ya preparados este y para los diversos usos medicinales. De igual manera se emplea en la elaboración de insecticidas orgánicos para las plantas para el control de larvas, nematodos y demás insectos ya sea como repelente porque toda la planta adquiere un sabor amargo, el cual si lo aceptan de igual manera mueren por consumirlo junto con las hojas o la savia de la planta. También posee un efecto por el contacto directo. Una forma fácil de preparar un insecticida de este tipo es dejar unos 100 g de pedacitos de madera en un litro de agua en remojo por 24 horas, luego se hierven por 30 m y se diluyen en 15 l de agua, la cual debe tener un poquito de jabón para que ayude a que se adhiera mejor a los insectos.

Se reproduce fácilmente por medio de semillas las cuales deben recogerse cuando el fruto está bien maduro y no se recomienda tomar las de los frutos que han permanecido por mucho tiempo unidos al árbol porque serán de menor calidad y no germinan bien; si se van a almacenar se deben despulpar y secar muy bien para evitar hongos y fermentaciones. También se reproduce por esquejes, seudoestacas y acodos, aunque el grado de éxito no es menor en la mayoría de los casos. Los arbolitos pueden plantarse dentro de sistemas agroforestales como cacaotales o plantaciones de laurel por ejemplo, para que reciban una cantidad moderada de luz en las primeras etapas de desarrollo.  La combinación de los racimos de flores junto con las diversas tonalidades del follaje así como su bajo tamaño lo convierten en una especie ideal como ornamental para aceras, parques y jardines. Etimológicamente el género Quassia fue dado en honor a Liberto Graman Quassi un surinamés que se hizo famoso por ayudar a las personas a combatir la fiebre con el uso de esta especie; y amara es un término latino que hace referencia al amargo de su sabor. Para ver más fotos visite https://www.facebook.com/media/set/edit/a.659800610728190.1073741862.194845613890361/

 

El hormigo

Nombre científico: Triplaris melaenodendron

Familia botánica: Polygonaceae.

El hormigo,  como su nombre lo dice mantiene una estrecha relación de mutuo beneficio con un tipo de hormigas que habitan en su tronco y ramas,  es una especie nativa de toda Centroamérica  desde el nivel del mar hasta más o menos los 500 m de elevación y en Costa Rica se le puede identificar fácilmente en la época de floración en Guanacaste, Puntarenas  y en la zona de influencia del Pacífico Seco del Valle Central y en ocasiones zonas un poco más húmedas de la Zona Sur, por su espectacular cobertura de flores rojas, muy llamativas desde la distancia. Le gusta mucho el sol y de ahí que se le encuentra a orillas de los caminos, potreros y en terrenos que han sido afectados por la naturaleza o por la influencia del hombre.

Es un árbol común que más bien se pierde entre los demás cuando no tiene flores, puede llegar a alcanzar unos 15 m de altura aproximadamente, de tronco delgado y torcido, caracterizado cuando los árboles son jóvenes, por su grisácea y muy lisa corteza que al desprenderse en placas deja ver la nueva corteza de color blanco lo que es muy llamativo por el contraste. Su copa a diferencia de lo que se puede pensar es pequeña y rala ya que posee ramas cortas, pero se nota densa, por el gran tamaño de sus hojas, las cuales son simples y con cierta similitud con las hojas del tabaco, de ahí que se le conozca también como tabaquillo; además de que tienen la particularidad de que nacen  enrolladas en una membrana y al abrirse dejan ver un lindo tono rojizo.

Otra de las características importantes de esta especie es que hay árboles hembra y árboles macho, siendo los hembra los que producen las hermosas flores rojas en racimos más cortos mientras que los machos únicamente producen largos racimos de pequeñitas flores amarillentas. Las flores hembra toman su color rojo de la coloración que adquieren los sépalos del cálix al madurar la misma, como una estrategia de atracción de los polinizadores, debido a que las flores verdaderas están ocultas. Los frutos que encierran una única semilla utilizan estos sépalos que se mantienen unidos a ellos para viajar con ayuda del viento como si fueran pequeños helicópteros. La madera es bastante tosca y difícil de trabajar de ahí que no tenga mayores usos, por lo que básicamente se puede pensar en esta especie como un árbol para ornamental, para protección de pendientes ya que posee un sistema radical muy desarrollado y fuerte, así como para cercas vivas.  Como la mayoría de las especies que les gusta la luz el hormigo se reproduce muy fácilmente por medio de semillas y no requieren grandes cuidados. 

 

El hule

Nombre científico: Castilla elastica

Familia botánica: Moraceae.

Presentamos a una de las mejores especies de árboles tropicales para la restauración de zonas deforestadas y ambientalmente degradadas. Este árbol posee un crecimiento asombrosamente rápido y si se plantan varios individuos en un determinado sitio, al cabo de 2 ó 3 años ya se obtiene un verdadero bosquete. Es notable por su tronco recto y sus ramas muy delgadas y larguísimas cuya porción basal cuelga pero su extremo se levanta formando una figura como una "S" horizontal. Posee enormes hojas ásperas como lijas que se forman a ambos lados de cada rama. Produce gran cantidad de frutos grandes y carnosos que son una importante fuente de alimento para aves, murciélagos, tepezcuintles, guatusas, dantas, cerdos silvestres, peces, iguanas y muchos más, lo cual explica por qué al pie de los árboles más grandes de hule siempre encontraremos viveros naturales con cientos de arbolitos de hule y de otras especies. Llegan a ser árboles muy grandes. El nombre de hule se debe a que el árbol posee una abundante cantidad de látex blanco, espeso y pegajoso que al mezclarlo con la savia de unas plantas campanuláceas se vulcaniza -endurece- formando un material muy elástico con el cual los antiguos Mayas elaboraban unas pelotas muy duras y pesadas que sin embargo rebotaban muy bien, con las que jugaban su famoso juego ritual llamado poka-pok.

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com