Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

          

 

Ir a lista general de especies

1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22 

 

La macadamia

Nombre científico: Macadamia integrifolia

Familia botánica: Proteaceae

Otro miembro de la gran legión forestal australiana que conquistó al mundo, junto con los eucaliptos, casuarinas, gravilias, etc. La macadamia es originaria de la costa este de Australia, y es mundialmente famoso y muy apreciado por las exquisitas semillas comestibles que produce en grandes cantidades, reconocidas como uno de los alimentos más completos y nutritivos de todo el mundo. Es un árbol mediano de no más de 15 metros de altura, de muy denso y brillante follaje compuesto de curiosas hojas simples y alargadas con apéndices espinosos a todo lo largo del borde. En los extremos de las ramitas produce largos ramos colgantes de flores pequeñitas de color blanco verdoso, las cuales a su vez producen racimos de frutos verdes y esféricos muy duros, cada uno de los cuales contiene una sola semilla o nuez de macadamia. A Costa Rica la macadamia fue introducida en los años 60 y llegó para quedarse, pues actualmente hay varias plantaciones comerciales para la producción de nueces que mantienen a una activa y muy vigorosa industria que las procesa en los más diversos productos como turrones, aceites, galletas, repostería, cajetas, granolas, helados, panes, chocolates rellenos, o al natural solas o en combinación con otras semillas comestibles.

 

El madero negro

Nombre científico: Gliricidia sepium

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Faboideae

Es probablemente el árbol nativo más intensamente reproducido y plantado en todo el país desde tiempos inmemoriales. Aparentemente tiene su origen en la zona Atlántica en donde los indígenas aprendieron a cultivarlo hace miles de años para dar sombra a sus valiosos cacaotales. Durante la época colonial comenzó a propagarse abundantemente por todo el país debido a su gran facilidad de reproducirse por postes vivos para establecer sombra y cercas vivas a las fincas, pues de un poste o rama grande se puede obtener un árbol bien establecido y formado en tan solamente 3 años (foto). Es un árbol pequeño que raramente excede los 10 metros de altura, y posee una forma muy irregular con el predominio de ramas muy largas y delgadas sin ninguna disposición ni orden definido. Los árboles más viejos que se han desarrollado a partir de postes vivos desarrollan troncos con una superficie muy irregular y sinuosa excelente para "pegar" y cultivar plantas epífitas y trepadoras como bromélias, orquídeas, cactos, filodendros, vainilla, pimienta, etc. Su madera dura, pesada y de color café oscuro es una de las fuentes de leña más reconocidas del país. Además, sus raíces poseen la virtud de incorporar nitrógeno al suelo lo cual beneficia directamente a otros cultivos y durante la estación seca produce una muy atractiva floración de color púrpura intenso.

 

El madroño o sálamo

Nombre científico: Calycophyllum candidissimum

Familia botánica: Rubiaceae

Bellísimo árbol ornamental nativo de las zonas bajas del noroeste de Costa Rica en donde se presenta una estación seca bien definida de más de 4 meses al año. Inconfundible por su copa amplia y su corteza de color rojo herrumbre que al secarse se vuelve de color gris claro y se desprende en grandes escamas formando una combinación de colores única y muy atractiva. Cada año el árbol anuncia la llegada de la época navideña cubriendo toda su copa de un denso manto de flores blancas y muy aromáticas que recuerdan mucho la fragancia de las flores de los cafetos (Coffea). Es el Árbol Nacional de Nicaragua, país en donde las festividades religiosas de diciembre se celebran decorando los templos, iglesias y altares con las aromáticas y vistosas flores de este extraordinario árbol.

 

Las magnolias ticas

Nombre científico: Magnolia poasana y Magnolia sororum

Familia botánica: Magnoliaceae

Al hablar de las magnolias, siempre pensamos en los majestuosos árboles de flores hermosas y gigantes que son todo un símbolo y orgullo de los pueblos y ciudades del sureste de los Estados Unidos. Sin embargo, dos miembros de esta exótica y muy primitiva familia de árboles con flores, hace muchos millones de años se escaparon y se vinieron por las cordilleras de México y de América Central hasta llegar y quedarse en las zonas altas y templadas de Costa Rica para formar dos nuevas especies endémicas. Las flores de nuestras dos magnolias criollas no son tan grandes ni tan espectaculares como las especies y variedades norteamericanas, pero se defienden muy bien. Sometidas a un cultivo y manejo adecuados, estas dos especies podrían llegar a ser una de las mejores opciones de porte, follaje y floración ornamental para los parques y jardines de la muy difícil zona de los 2000 metros de elevación en adelante. Recordemos que las magnolias fueron los primeros árboles que produjeron flores verdaderas en la historia evolutiva de este planeta, así es que se podrían considerar como fósiles vivientes, de hecho sus grandes flores fueron diseñadas para ser polinizadas por escarabajos ya que en esa época no habían abejas, por eso sus pétalos y estructuras internas son tan carnosos como una medida de protección. Realmente los pétalos no se llaman pétalos sino tépalos porque no hay diferencia real entre los pétalos y los sépalos lo cual es otra característica de su antigüedad de millones de años.

Específicamente el candelillo (Magnolia poasana)  se encuentra presente en Costa Rica y Panamá creciendo de los 1600 m y hasta arriba de los 3000 m en donde abunda la humedad y el frío característicos del bosque pluvial montano, siendo una especie de bosques en recuperación y poco común en bosques primarios, crece en suelos malos y con mal drenaje. No es un árbol muy grande y su altura puede rondar los 10 a 20 m, su grisáceo y cilíndrico tronco se ramifica desde muy abajo lo que le da una densa y elegante copa redondeada, compuesta por ramas largas y grandes hojas coriáceas de unos 12 a 15 cm de largo y unos 5 cm o más de ancho; éstas son simples y alternas, de color verde brillante por encima y más claras por debajo. Las flores son solitarias y se desarrollan al final de las ramitas, por lo que son fácilmente observables entre la copa, están presentes de diciembre a junio y son de un fuerte color blanco y de gran tamaño, aunque más pequeñas que las especies norteamericanas; sus 6 pétalos son carnosos y poseen un fuerte y agradable aroma que fácilmente llena cualquier espacio. Sus característicos botones en forma de llama de candela han sido el motivo de que popularmente se le llame a estos árboles “candelillo”.

Los frutos que son en realidad una infrutescencia, es decir un conjunto de frutos que se unen para formar una sola estructura con forma de botón floral; los cuales al madurar se ponen de color café y cada sección se abre independientemente liberar una la semilla que es dura, lisa y de color marrón de aproximadamente 1 cm de largo. Los mismos empiezan a ser visto entre marzo y julio. La madera es de castaño, moderadamente pesada con un peso específico de 0.45 gr/cm3, de textura fina, grano entrecruzado, moderadamente fácil de secar sin que se den deformaciones significativas. Su durabilidad natural es moderada y se puede trabajar fácilmente y lograr un buen acabado que le permite ser usada para decoraciones, muebles finos, gabinetes, bastidores de ventanas y puertas, persianas venecianas, paneles para paredes, pulpa para papel, construcción en general, plywood y chapas. Se puede reproducir por medio de semillas, para ello los frutos se colectan directamente del árbol antes de que abran y se ponen a secar por varios días bajo techo, al abrirse las semillas deben sacarse manualmente y aunque la germinación es baja, puede adelantarse con tratamientos pregerminativos como el dejarlas en agua por 2 días, cambiándoles el agua varias veces al día o bien echándoles agua hirviendo a borbollones y dejándolas en esa agua por un día.

 

La magnolia grandiflora

Nombre científico: Magnolia grandiflora

Familia botánica: Magnoliaceae

Una de esas especies de árboles que con solo oír su nombre inspira grandeza “la magnolia”… Un árbol nativo del sur de Estados Unidos, pero que por la belleza de su follaje y sus impresionantes flores ha sido utilizado en muchos otros países como ornamental. En Costa Rica se le ha plantado generalmente en sitios arriba de los 2000 m como en la zona del Empalme, Santa María de Dota, Tapantí, aunque no es raro verla en lugares mucho más bajos como el Centro de Cartago, en donde el cementerio luce un buen ejemplar, que puede ser observado desde la calle principal. Le gusta crecer en sitios con buenos suelos, ricos en materia orgánica, con buen drenaje y un poco ácidos.

Este hermoso árbol puede crecer unos 25 m de alto y desarrollar un corto tronco de poco menos de 1 m de diámetro, el cual está cubierto por una grisácea corteza llena de pequeñas lenticelas y muy propensa a que en ella crezcan muchas bromelias, especialmente claveles de aire (Tillandsia spp.) y líquenes. Sus ramas empiezan a aparecer desde muy abajo, lo que le permite tener una copa muy densa de forma piramidal, cuando tiene mucho espacio a su alrededor. Sus raíces son superficiales por lo que se debe tener cuidado de no plantarlo en lugares expuestos a fuertes vientos, ni muy cerca de aceras, calles, tuberías ni demás infraestructuras, por el peligro de que se caiga con un golpe de viento o que vaya a dañar las mismas. Las hojas son simples y alternas de un intenso color verde brillante por encima y ferrugíneas por detrás en donde se les nota una fina pubescencia, las mismas se agrupan en puños al final de las ramitas y pueden llegar a medir entre 15 y 20 cm de largo por unos 10 cm o más de ancho.

Las hojas tiernas resaltan entre las demás por su color verde claro que contrasta fuertemente con el verde intenso de las hojas más viejas. Naturalmente tienden a enrollar sus bordes hacia atrás y entre ellas se puede observar una delgada hojita grande enrollada llamada estípula involucral que protege a la nueva hoja, igual a la que se presenta en los higuerones (Ficus). Esta estípula al igual que los peciolos de las hojas y las ramitas tiernas están cubiertas de una fina pubescencia ferruginosa. Las hojas secas mantienen un color marrón brillante muy llamativo por lo que podrían utilizarse para hacer decoraciones aprovechando que son hojas gruesas. Las hermosísimas flores blancas en condiciones adecuadas pueden llegar a más de 30 cm de diámetro de ahí que se le haya dado como especie el nombre de “grandiflora”. Éstas presentan estambres con una tonalidad morada y sus pétalos se caracterizan por ser ligeramente carnosos, delgados en la base y muy anchos en la punta que recuerdan la forma de una paleta. A pesar de que las flores son de poca duración, el periodo de floración es muy largo por lo que el árbol se mantendrá con flores mucho tiempo. Las abejas son actualmente las principales polinizadoras, a diferencia de hace millones de años que ese papel lo cumplían los escarabajos cuando no existían éstas.

Los frutos de unos 10 cm de largo, de color verde claro o amarillento cuando están tiernos y tornándose más naranjas al madurar hasta llegar a un color café al estar las semillas listas para salir. Este tipo de fruto en realidad es un conglomerado de frutos o una infrutescencia, en donde cada carpelo o cavidad es un fruto que al secarse libera una semilla plana y lisa de color rojo brillante. Al ser el periodo de fructificación igualmente muy largo, el árbol presenta una magnífica combinación de colores y tonos, dados por los diferentes estados de madurez de los frutos, que combinan perfectamente con las verdes hojas y las blancas flores. La madera es empleada para construcción, ebanistería, puertas, molduras, virutas, artesanías entre otras, su mayor uso es como ornamental ya que por su lento crecimiento no es un árbol muy rentable para fines maderables. También popularmente se le ha utilizado como ingrediente en la medicina popular para el tratamiento de distintas dolencias y padecimientos. Sus flores se han aprovechado para darle aroma a los dulces y a ciertas bebidas. Se puede reproducir por medio de semillas teniendo presente que poseen baja germinación y los tratamientos pregerminativos únicamente lo que harán es adelantar la germinación, pero comercialmente se reproduce por medio de acodos, injertos y estacas. Se debe plantar en lugares a media sombra y fertilizarlos cada cierto tiempo con fórmulas que incluyan al molibdeno.  Más fotos se pueden ver en: http://www.facebook.com/ElMundoForestal#!/media/set/?set=a.420905221284398.89435.194845613890361&type=3

 

El majagua o clavelón de playa

Nombre científico: Hibiscus pernambucensis

Familia botánica: Malvaceae

No se sabe con exactitud, pero aparentemente este árbol de porte arbustivo tuvo su origen genético en las costas del sureste asiático, desde donde sus frutos y semillas se distribuyeron por las costas tropicales del mundo entero flotando en el mar hace millones de años. Actualmente es considerada como una especie nativa y es muy notable porque más bien parece un arbusto muy grande con troncos y ramas muy irregulares, y son muy comunes los individuos que crecen y se desarrollan postrados sobre los suelos arenosos y pedregosos de las playas y esteros, su hábitat natural. Posee hojas muy grandes y suaves con la forma de un corazón perfecto, y las flores son grandes como los clavelones comunes, y muy atractivas, de color amarillo intenso recién abiertas, tornándose de color rojo encarnado antes de marchitarse y caer. El follaje es muy denso y es muy resistente a los vientos fuertes. En Costa Rica es muy abundante en ambas costas, y en algunas playas forma rodales puros que marcan la línea de la marea alta. En los últimos años la majagua se ha comenzado a plantar y a cultivar lentamente como un ornamental de nueva generación en los parques y jardines de todo el país, y se está volviendo muy popular, con la enorme ventaja de que es muy fácil de reproducir por medio de estacas vivas. Es una especie ideal como ornamental para espacios pequeños en zonas residenciales y urbanas que debe ser protegida de los vientos porque sus raíces son superficiales.

 

El malinche o flamboyán

Nombre científico: Delonix regia

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

A solicitud de: Rocío Coronado, Costa Rica.

Desde la exótica y misteriosa isla de Madagascar, hace varios siglos llegó al continente americano este magnífico árbol, en donde encontró un ambiente ideal para quedarse y naturalizarse. Durante la estación seca de inicios de año, ¿quién no se ha quedado con la boca abierta cuando la copa de este árbol explota en miles de grandes flores de color rojo brillante? Y es que al menos en Costa Rica, ninguna otra especie de árbol grande produce flores de color rojo brillante en cantidades tan enormes, por lo que se le planta intensamente en parques y jardines. ATENCIÓN. Se recomienda muy enfáticamente no plantar árboles de esta especie a menos de 5 metros de distancia de construcciones y demás obras de infraestructura, pues sus raíces son grandes y muy poderosas y se desarrollan muy superficialmente. ORIGEN DEL NOMBRE: Aunque mundialmente este árbol recibe el nombre de flamboyán, en Mesoamérica se le conoce como malinche en alusión directa a Doña Marina "La Malintzin", la famosa mujer indígena que participó en la conquista española de México y quien siempre vestía un manto de brillante color rojo.

 

El mamey

Nombre científico: Mammea americana

Familia botánica: Calophyllaceae

Quien aún no ha tenido la suerte de saborear la carnosa pulpa agridulce y exquisita de un fruto maduro de mamey, de verdad que se ha perdido de toda una experiencia. El mamey es originario de las Antillas y de Colombia y Venezuela, y en Costa Rica lo encontramos principalmente en los jardines, fincas y parques de la Zona Atlántica. Es un árbol de verdad hermoso, notable desde lejos por u copa densa, compacta y de forma a veces alargada y a veces cónica. El follaje es muy brillante y muchas veces llega hasta el suelo. Las hojas son gruesas como un cartón y de color verde muy oscuro, casi negro. Una vez al año todas las ramas se llenan de flores carnosas de pétalos blancos que despiden un exquisito aroma. Los frutos son perfectamente redondos y pueden pesar hasta 1 kilogramo, de cáscara o piel granulosa, con una o dos semillas carnosas. La pulpa es de color naranja y perfuma toda la casa, y posee una textura al paladar que recuerda mucho a la manga, y su sabor es indescriptible. La madera es dura, pesada y muy fina, con un gran parecido al almendro de lapa o de montaña (Dipteryx oleifera). A pesar de todas estas bondades, hemos comprobado con mucha tristeza que la población de estos árboles es cada vez más escasa ya que su amplia copa ocupa mucho espacio en los predios y en los jardines y simplemente los cortan. ¡Así es que, a plantar mameyes!

 

El mamón

Nombre científico: Melicoccus bijugatus

Familia botánica: Sapindaceae

El mamón es una especie nativa de América Central, las Antillas, Colombia y Venezuela pero se le ha estado introduciendo en otros países tropicales de África y de Asia para producción de frutos.   En el país no es una especie muy común, por lo que se le puede encontrar ocasionalmente en alguna finca o potrero hasta aproximadamente los 1000 m de elevación, en donde se le ha dejado o plantado para aprovechar sus frutos y aunque se puede desarrollar en gran parte del país, prefiere las condiciones que predominan en las zonas bajas del Pacífico Norte. Es un árbol de tamaño mediano y corpulento que puede alcanzar los 20 metros o más de altura con una copa densa y perfectamente redonda formada por cientos de hojas compuestas, la cual se llena de pequeños y hermosos ramos de delicadas y muy aromáticas florcitas de color blancuzco, que atraen gran cantidad de abejas, colibríes e insectos. 

Tal vez lo más representativo de esta especie son sus redondeados y carnosos frutos sin los cuales este árbol puede ser confundido con muchas otras especies ya que carece de detalles anatómicos contundentes. De color verde claro y como de 2 centímetros de diámetro los frutos  poseen una  cáscara muy delgada y suave, la cual se rompe fácilmente para dejar ver en la mayoría de los casos 1  semilla en su interior cubierta por un tejido amarillento como gelatina y de exquisito sabor agridulce, muy ricos en hierro y potasio. Éstos se producen en gruesos y abundantes racimos y son muy buscados por los chiquillos que pasan cerca de un árbol en cosecha, desobedeciendo las recomendaciones de sus mamás, las cuales les han advertido del peligro de tragarse una de estas resbaladizas semillas y ahogarse.  

Además consumir los frutos frescos, éstos se emplean también para hacer bebidas, conservas, cervezas y sus semillas tostadas se consumen como cualquier otra semilla de marañón (Anacardium occidentale) o maní (Arachis hypogaea) e incluso como sustituto de la yuca (Manihot esculenta). Su madera aunque no es muy durable se usa en carpintería por su buena apariencia y trabajabilidad. En medicina tradicional esta especie posee varias aplicaciones para el tratamiento de diversas afecciones. Durante muchos años se acostumbraba plantar este árbol en las fincas y en los cafetales por su abundante sombra y exquisitos frutos, pero hoy día ya no se valoran estas cualidades y por el contrario su población disminuye de manera alarmante día con día. La reproducción por medio de semillas es muy fácil para ello se toma un puñado de estos frutos, y sin extraer la semilla se colocan en el área de germinación, se cubren con una delgada capa de tierra y se riegan constantemente. En un período de 15 a 30 días las semillas germinarán y del interior del fruto saldrá un nuevo arbolito; su crecimiento es de moderado a lento y se requiere de al menos unos 5 años para desarrollar un individuo de unos 2 metros de altura en el mejor de los casos. Insustituible ya que se trata de uno de los pocos árboles del país capaz de desarrollarse sin ningún problema sobre suelos arenosos y pedregosos, proporcionar una densa sombra durante todo el año y además, producir grandes cantidades de exquisitos frutos. Puede ser considerado como uno de los más hermosos y a la vez menos preciados árboles del país.

 

La mandarina

Nombre científico: Citrus reticulata

Familia botánica: Rutaceae

Especie nativa de Asia que junto con el limón  y la naranja la mandarina es uno de los cítricos más conocidos y gustados por lo dulce de su sabor, así como por lo sencillo de pelar. De porte pequeño y copa amplia pero poco densa la mandarina es uno de los frutales que no pueden faltar en las fincas campesinas o casas rurales, en donde se disfrutan de sus blancas y perfumadas flores atrayentes de abejas e insectos.

Sus dulces frutos principalmente se consumen directamente como fruta de mesa y dentro de sus propiedades nutritivas sobresale la vitamina C como todos los cítricos así como hierro, magnesio, calcio, zinc, potasio, selenio, y vitamina A, B1, B2, B3,B5, B6, B7, B9, D, E Y K. Por ser una fruta con un bajo contenido de sodio es ideal para ser consumida por personas con problemas de colesterol o presión alta, por otro lado posee aminoácidos esenciales en la formación de proteínas necesarias para la construcción de los tejidos celulares de los músculos. Su consumo es recomendado para evitar estreñimiento por su aporte de fibra y como apoyo en las dietas, así mismo después de hacer ejercicios es recomendado porque ayuda en la reposición de vitaminas y líquidos perdidos; y sobre todo para las mujeres embarazadas porque posee ácido fólico. 

Se reproduce por semillas e injertos y es una excelente opción para patios y jardines pequeños en donde se desea tener árboles frutales.

 

El mango

Nombre científico: Mangifera indica

Familia botánica: Anacardiaceae

El mango es probablemente el árbol originario de la India más y mejor conocido, y los motivos sobran. Se podrían escribir enciclopedias completas acerca de la historia, propiedades, beneficios, usos y cultivo de este árbol, pues ya muchos siglos antes de la colonización europea, se escribieron elaborados y muy completos textos acerca del cultivo y beneficios del árbol y de los atributos de sus frutos, lo cual permitió la distribución de esta especie hacia otros países y reinos muy cercanos de entonces como China, Siam y Burma. Tantos siglos de cultivo, selección y mejoramiento, han permitido el desarrollo hasta la fecha de unas 200 variedades diferentes que producen frutos adecuados para diferentes necesidades: fruta de mesa, jaleas, conservas, encurtidos, ensaladas de frutas o de vegetales, refrescos, vinagres, dulces, néctares, postres, helados, confituras, licores, cosméticos y hasta medicamentos. El mango es prácticamente la única fruta comestible en el mundo que se puede consumir en cualquiera de sus estados de madurez: verde o cele, medio maduro o pintón, maduro y sobremaduro. Las variedades conocidas en Costa Rica como "mangas" producen frutas grandes y carnosas, de cáscara o piel roja y pulpa amarilla dulce y no fibrosa, de delicioso sabor que la han hecho merecedora del título de la Reina de las Frutas Tropicales. Aparte de sus frutos, el mango es un árbol muy valioso como ornamental, protector de ríos, quebradas y nacientes, atrayente de fauna silvestre mayor como monos, loras, pizotes, saínos, tepezcuintles, etc. Su denso follaje siempreverde lo hacen ideal como árbol de sombra y para establecer cortinas tapavientos de comprobada eficacia. Los árboles más grandes conocidos en el país son muy corpulentos y alcanzan alturas de hasta 25 metros.

 

El mangostán.

Nombre científico: Garcinia mangostana

Familia botánica: Clusiaceae

El mangostán también llamado mangostina es considerado como el fruto más delicioso del mundo y para muchos es la reina de las frutas que salió del Sureste de Asia para conquistar al Mundo. En Costa Rica no es una especie muy común pero se le ha plantado mayormente en la zona Atlántica, desde el nivel del mar hasta más o menos los 1500 m de elevación, en donde predominan condiciones calientes y húmedas, con buenos y profundos suelos, buen drenaje y ricos en materia orgánica. No se desarrolla bien en zonas con sequías prolongadas más bien prefiere lugares frescos como las orillas de los ríos, pero sin que sus raíces toquen el agua y en especial que estén protegidos de los fuertes vientos fuertes.

Es un hermoso árbol que puede llegar a los 20 m de alto si las condiciones en donde se desarrolla son muy apropiadas, pero por lo general ronda los 10 m con un tronco no muy grueso cubierto por una oscura corteza que emana una savia amarillenta. Su densa copa con forma triangular o piramidal deja ver las grandes y brillantes hojas verdes muy coriáceas (duras) contrastando con las delicadas y rojizas hojitas nuevas. Las flores tienen la particularidad de que a pesar de que la especie es dioica (flores femeninas y masculinas por separado) mayormente solo presenta flores femeninas, por lo que no se da el proceso de fecundación sino que las semillas solo poseen la información genética de la madre. Las carnosas y rojizas flores son grandes de unos 5 cm de diámetro, formadas por 4 pétalos y se pueden presentar solas, en parejas o en pequeños racimos al final de las ramitas.

El redondeado fruto mide como 6 cm de diámetro, su cáscara es lisa y mantiene los 4 sépalos remanentes de la flor, lo que le da un peculiar aspecto como si fuera un sombrerito. Al madurar se torna de un color morado muy oscuro y su capa externa que es muy gruesa y fibrosa llamada pericarpio se vuelve suave lo que permite abrirlo fácilmente para encontrar en su interior una deliciosa y aromática pulpa blanca con forma de gajos y dispuestos como una mandarina sin cáscara. Cada uno de estos gajos es considerado un platillo gourmet por lo que estos frutos casi no se ven en los mercados nacionales y si se logran encontrar tienen un elevado precio. El fruto verde utiliza su gran cantidad de taninos ubicados en el pericarpio para mantener un sabor bastante astringente que le permite defenderse de insectos, hongos, bacterias, virus y demás depredadores. Al cosechar estos frutos se debe tener el cuidado de que ya estén maduros, porque al ser no climatéricos, es decir no siguen madurando luego de arrancados como los aguacates (Persea americana) no se podrán consumir. La manipulación de los frutos puede causar manchas en la ropa y las manos si no se hace con cuidado. Dentro de cada fruto se pueden encontrar únicamente 2 o 3 semillas aplanadas de poco más de 2 cm de largo y forma ovalada, que deben sacarse de la pulpa y lavarse muy bien antes de plantarse, cabe señalar que se deben utilizar solo las más grandes y deben sembrarse casi de inmediato una vez sacadas del fruto porque pierden muy rápido su viabilidad. Para adelantar su germinación se pueden dejar en agua de un día para el otro. Otra forma de reproducir esta especie es por medio de injertos sobre otras especies de Garcinia, que permiten tener árboles grandes en menor tiempo, tomando en cuenta que es una especie de lento crecimiento que para poder lograr que empiece a cosechar se requieren más o menos 8 años.

Los frutos se pueden consumir como fruta de mesa o en mermeladas, jugos, almíbares o jaleas aunque en estas preparaciones pierden mucho de su sabor. En el pericarpio se concentra un compuesto orgánico anticancerígeno y antitumoral llamado xantona que es empleado en la prevención de padecimientos como la arterosclerosis, los problemas cardíacos, la depresión, la fatiga, la ansiedad, las infecciones bacteriales o de hongos, parásitos intestinales, en el control del colesterol y del azúcar en la sangre; además el fruto como tal aporta potasio, vitamina C, calcio, magnesio, cobre, manganeso y ácido fólico. Por otro lado la oscura y dura madera es utilizada en construcción y en la elaboración de muebles mientras que las semillas asadas o hervidas se comen y dentro de otros usos que se le dan está la elaboración de pigmentos para arte y medicina con la resina o savia amarillenta de su corteza y de su fruto. Como dato curioso se dice que en el pasado esta fruta era tan apreciada tanto o más que ahora, que inclusive la misma Reina Victoria de Inglaterra, ofreció el título de caballero a quien le trajera frutos de mangostán. Ver más fotografías en http://www.facebook.com/media/set/edit/a.474407672600819.102483.194845613890361/

 

El manú plátano

Nombre científico: Vitex cooperi

Familia botánica: Lamiaceae

A solicitud de: Fabián Sibaja

El manú plátano o como también se le conoce cuajada es un árbol nativo de Guatemala hasta Colombia, y en Costa Rica se le puede encontrar casi desde el nivel del mar hasta más o menos los 1200 m de elevación en ambas vertientes, tanto en lugares a pleno sol como a la sombra. Un árbol de lento crecimiento que puede llegar a crecer entre 10 y 30 m de alto desarrollando un tronco recto de entre 60 y 100 cm de diámetro, aunque no son raros los árboles de troncos cortos y torcidos, especialmente si han crecido en potreros o lugares abiertos en donde hay mucha luz solar. La corteza es clara, fisurada y exfolia en pequeñas y delgadas placas, las delgadas ramas ascendentes que pueden nacer desde abajo dan forman a una amplia copa que esconde miles de ramitas cuadrangulares llenas de lenticelas y una fina pubescencia.

Las hojas opuestas están formadas por 3 foliolos y se caracterizan porque el del centro es muy grande y de forma redondeada, mientras que los otros dos foliolos se quedan muy pequeños, aunque también se pueden encontrar variantes en ellas, ya sea que tengan solo un foliolo o bien que el central sea mucho más grande y de forma alargada terminando en una larga punta.  Los foliolos poseen borde entero y la nervadura muy evidente, son de color verde claro brillante por encima y un poquito más claras por detrás con una leve pubescencia. Los peciolos son muy largos y los peciolulos, que son los que unen a los foliolos con el peciolo, presentan un canalito muy evidente. En la vertiente Pacífica puede comportarse como caducifolio en la época seca.

Durante gran parte del año se pueden apreciar las pequeñas y perfumadas flores azules o lilas como de 1 cm de diámetro, las cuales pueden estar solas o en cortos racimos. Los pétalos tienden a tirarse hacia atrás exponiendo las partes reproductivas, en donde llaman la atención las anteras de color negro. Los frutos carnosos de forma redondeada pueden medir 1,5 cm largo y pueden presentarse solitarios o en racimitos. Cuando están celes son de color verde con pequeñas manchas claras en toda su superficie y al madurar se tornan de un oscuro color morado casi negro que contrasta fuertemente con el verde del receptáculo, el cual asemeja a una pequeña copa. Por fruto puede haber una semilla aunque pueden encontrarse hasta 3 o 4, las mismas son de forma ovalada, de color café claro y como de 1 cm de largo. Su germinación es muy baja y muy lerda por lo que se recomienda dejar las semillas en agua por dos días, cambiándola varias veces al día o bien tratarlas con agua hirviendo y no se deben almacenar ya que pierden muy rápido su viabilidad.

La pesada madera de color pardo amarillento con vetas oscuras presenta grano recto o entrecruzado y textura media así como buen acabado y un excelente lustre. Es muy durable y resistente a la pudrición en contacto directo con el suelo, por su alto contenido de sílice es difícil de trabajar y durante el secado tiende a rajar mucho por lo que en algunos lugares lo llaman “rajatebien”, así mismo por su dureza en otros lugares lo conocen como plomillo. Precisamente por la buena calidad de su madera se le utiliza en construcción externa, interna, rústica y sobre todo en construcción pesada, durmientes de ferrocarril, vigas, yugos, postes de corrales y de cercas, tableros aglomerados, contrachapados, parquet, mangos para herramientas, artículos tallados, barriles, artículos deportivos, tornería, estacas y como leña. Por la belleza de sus flores es una especie ornamental ideal para parques y grandes jardines. Es hospedero de mariposas como la Adelpha heraclea y sus flores atraen gran cantidad de abejas e insectos, los que a su vez atraen pájaros insectívoros, mientras que sus hojas tiernas son comidas por monos congo y otros animales los cuales también buscan sus frutos maduros, convirtiéndose a su vez en sus diseminadores.

Cabe señalar que esta especie se encuentra incluida en la lista roja de la UICN por su estatus de peligro de extinción y etimológicamente se le designó cooperi como especie en honor al botánico estadounidense George Proctor Cooper. Ver más fotos en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.599160900125495.1073741852.194845613890361&type=3

 

El manú negro

Nombre científico: Minquartia guianensis

Familia botánica: Olacaceae

Este árbol fue muy común y muy abundante en todas las bajuras lluviosas de Costa Rica, hasta que alguien se descubrió que su madera dura y pesada presentaba una insólita resistencia a todos los elementos que ocasionan el deterioro y la pudrición de cualquier otra madera en las selvas tropicales. Por tal motivo el manú negro se convirtió desde hace muchas décadas en una de las maderas más buscadas para la construcción de puentes, ranchos, cercas y corrales de muy larga duración. Con la llegada de los ferrocarriles, miles de árboles de manú negro fueron talados para elaborar todos los durmientes o traviesas de las líneas ferroviarias. Como si esto no hubiera sido suficiente, en los años 80 y 90 se produjo un gran auge en la producción de la vainilla y la pimienta negra, plantas trepadoras de alto valor comercial cuyo cultivo requiere de largos postes llamados tutores (foto) a los cuales adherirse para poder desarrollarse y producir sus frutos, y nuevamente cientos de árboles de manú negro fueron tumbados para obtener los postes que esta actividad demandaba. En muy pocos años los precios de la vainilla y la pimienta negra se desplomaron, la producción se detuvo por completo y todos los postes de esta extraordinaria madera terminaron como leña en los fogones. El manú negro es probablemente uno de los mejores ejemplos de lo fácil que una sola especie de árbol puede llegar a ser aniquilada para satisfacer diferentes necesidades a lo largo del tiempo.

 

El manzanita o cerezo australiano.

Nombre científico: Syzygium paniculatum

Familia botánica: Myrtaceae

A solicitud de: Antonio Solera, Costa Rica.

Especie forestal originaria de la coste oriental de Australia, e introducida a Costa Rica hace muy pocos años. Es un árbol ornamental por excelencia, ya que la forma de su tronco y copa, la apariencia de su follaje, su floración y frutos son sumamente atractivos. Es un árbol sumamente maleable, lo cual significa que su follaje se puede podar intensivamente para obtener diversas formas y estructuras para satisfacer diversas necesidades (sombra, setos vivos, tapavientos, bosquetes, floración y/o fructificación abundante, etc.). Es un árbol notablemente resistente y capaz de mantener su follaje verde y fresco aún bajo los más implacables vientos y sequías. Una de sus características más llamativas son sus frutos pequeños y carnosos, de cáscara color magenta y pulpa blanca y esponjosa, la cual es comestible, jugosa pero muy insípida. Los árboles podados utilizando técnicas especiales, son capaces de cubrirse de flores y de frutos por completo, ofreciendo un espectáculo inigualable en parques y jardines.

 

El manzano de agua o marañón japonés

Nombre científico: Syzygium malaccense

Familia botánica: Myrtaceae

A solicitud de: Irma Guevara, El Salvador.

Uno de los árboles procedentes de las regiones tropicales de Asia mejor conocidos y aprovechados en Costa Rica no solamente por sus exquisitos y refrescantes frutos carnosos de color rosado brillante por fuera y blanco por dentro, sino también por la densa y sabrosa sombra que produce el follaje de este árbol, cuya copa posee la particularidad de adquirir casi siempre la forma de un cono. Durante la época reproductiva produce abundantes flores que nacen en mayor cantidad en la base de las ramas, formando densas floraciones cerca del tronco. Las flores son verdaderamente hermosas, con pétalos muy pequeños pero con docenas de estambres largos de un inigualable color rosado o magenta que es lo que atrae a los insectos y a las aves polinizadoras. Cuando las flores son polinizadas, los estambres caen al suelo formando una espesa alfombra de color rosado que llama mucho la atención a los paseantes. A los propietarios de árboles de manzana rosa plantados en jardines, se les recomienda recoger del suelo todos los frutos caídos ya que al descomponerse liberan una gran cantidad de gas que aunque inofensivo para las personas y animales, marchita a las plantas que se encuentran cerca del árbol.

 

El manzana rosa

Nombre científico: Syzygium jambos

Familia botánica: Myrtaceae

Este es otro de los árboles originarios del sudeste asiático que desde hace ya varios siglos fue introducido a todos los países tropicales y subtropicales del mundo, a causa de la infinidad de bienes y servicios que ofrece a la sociedad. Es uno de los árboles favoritos en zonas rurales en donde el viento es abundante y la leña muy escasa, pues cada vez que se corta el tronco, de su base brotan abundantes tallos que en pocos meses crecen formando una masiva copa redonda y compacta. El árbol se desarrolla particularmente bien a la orilla de los ríos y es una excelente opción para la protección hídrica. Las flores producen gran cantidad de estambres carnosos comestibles y de agradable y refrescante sabor, al igual que sus frutos carnosos de color verde amarillento y altamente nutritivos. Es una especie de árbol poliembrionario, lo cual significa que de una sola semilla nacen de 5 hasta 10 arbolitos independientes.  El nombre de manzana rosa se debe a que los tejidos de las flores y de los frutos contienen abundante acetato 2-feniletilo, la misma esencia que le da a las rosas de jardín su particular y exquisito aroma. Este noble árbol no puede faltar en ninguna finca.

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com