Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

          

 

Ir a lista general de especies

1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22 

 

El ojoche

Nombre científico: Brosimum alicastrum

Familia botánica: Moraceae

A solicitud de: Erika Vohman, Guatemala.

Una especie nativa de México hasta Brasil y presente en Cuba, Jamaica y Trinidad y Tobago, el ojoche o como se le conoce en otros países ramón o nuez maya, es simplemente un árbol como muchos otros del bosque, pero lo que no sabe la mayoría de las personas es que su gran importancia como fuente de alimento de alta calidad data desde la antigüedad, cuando los mismos mayas lo cultivaron en forma amplia alrededor de sus principales ciudades, así mismo el resto de las culturas pre-hispánicas de la región lo consideraban como un símbolo de vida, que inclusive lo plantaban junto a las tumbas de personajes importantes. Gracias a él miles de personas a través de la historia han podido sobrevivir en marcados periodos de sequía y escasez de alimentos, especialmente de maíz, arroz y frijoles, o bien simplemente por ser tan pobres que no podían tener acceso a los alimentos, de ahí que muchos lo han despreciado por considerarlo “comida de pobres” sin tomar en cuenta sus valiosas propiedades nutritivas.

En Costa Rica por os años 1930 había grandes extensiones de bosque de ojoches, como el de Ojochal de Osa, pero en los años 50 la mayoría fueron talados para dar paso a un “proceso de desarrollo de la zona”, situación que se repitió en muchos otros lugares del país. Curiosamente entre 1954 y 1955 en Costa Rica se vivió una sequía muy fuerte y fueron precisamente los ojoches sobrevivientes los que permitieron que cientos de personas no murieran de hambre; en Guatemala en el 2005 también fueron ellos los que ofrecieron el sustento a los más pobres a raíz de la emergencia causada por el huracán Stan y en el 2007 nuevamente lo volvieron a hacer en Nicaragua ante los efectos devastadores del huracán Félix.

Recientemente el uso del ojoche como fuente de alimento fue documentado por la bióloga estadounidense Erika Vohman cuando estudiaba sus frutos para alimentar pericos y monos en Guatemala, posteriormente a la gran revelación que le dio el guía que la acompañaba, logró rescatarlo e implementar su uso en La Bendición, una aldea de refugiados en Guatemala que no tenían que comer. Gracias a esta iniciativa cientos de familias rurales de escasos recursos y en especial grupos de mujeres, no solo han mejorado su alimentación sino que han podido encontrar una fuente de ingresos que mejore su nivel de vida y sobre todo su autoestima. Esta experiencia no solo se repite en Guatemala sino en Nicaragua y Costa Rica, como es el caso de la Asociación de Mujeres de Ojochal en la Zona Sur o la Casa del Sol en Guanacaste.

Le gusta desarrollarse en suelos con buen drenaje y profundos, pero que crece bien en suelos arcillosos, pedregosos o inundados ocasionalmente; de rápido crecimiento que puede adaptarse tanto a lugares muy soleados como a los sombreados, inclusive en condición de plántulas y arbolitos pequeños. En Costa Rica se le encuentra casi desde el nivel del mar hasta más o menos los 1200 m de elevación en ambas vertientes, pero por la tala indiscriminada y la deforestación en la actualidad se ha perdido gran parte de sus poblaciones naturales por lo que se dice que se encuentra en peligro de extinción. Es un árbol grande que puede llegar a alcanzar entre 25 y 40 m de alto y desarrollar un robusto y cilíndrico tronco de entre 50 y 150 cm de diámetro, cubierto por una corteza acanalada y oscura que exfolia en placas alargadas cuando son árboles muy maduros la cual en árboles jóvenes es lisa y clara. En la base del tronco sobresalen grandes gambas tubulares y aplanadas que le permiten una mayor estabilidad y la densa copa de forma piramidal está formada por gruesas ascendentes, por ramas con cicatrices dejadas por las hojas al caer. Todo el árbol es recorrido por una savia lechosa y pegajosa de sabor dulce que con el contacto con el oxígeno se oxida y se torna de un ligero color rosado.

Las simples y alternas hojas de hasta 18 cm de largo son de forma lanceolada con el borde entero y el ápice alargado, de color verde intenso por encima y pálidas por detrás en donde sobresale la peculiar forma de la nervadura que recuerda un encaje, así como el color amarillento de los nervios principales y la unión de los secundarios con un nervio paralelo al borde de la lámina. En la base del peciolo hay una pequeña estípula con forma de punta la que además se mantiene al final de las ramitas. En las zonas más calientes y secas el árbol bota las hojas no así en las que mantienen una mayor humedad. Las pequeñas flores observadas entre los meses de enero a setiembre se presentan en árboles de más de 20 m de altura y dependiendo del árbol pueden ser masculinas o femeninas, ya que es una especie unisexual. Las mismas se desarrollan en una cabezuela de 1 cm de diámetro que nace en las axilas de las hojas y si son flores masculinas serán de un color amarillento y habrá muchos individuos juntos a diferencia de las flores femeninas que además de ser de color verde se agrupan en cabezuelas más pequeñas de muy pocos individuos, teniendo solo una flor fértil la que es fácil de reconocer por tener el estigma más largo. Esta especie presenta un curioso comportamiento en cuanto a la producción de flores debido a que inicialmente el árbol produce flores femeninas y masculinas, luego solo dará flores femeninas y al madurar solo tendrá flores masculinas.

Los frutos observados de abril a mayo y de julio a setiembre, son redondeados y carnosos como de 3 cm de largo, de color verde amarillento con manchitas blancuzcas que cambian a un color anaranjado conforme va madurando, su pulpa es de sabor y olor dulce muy atrayente para gran cantidad de especies de fauna, entre ellos pájaros, monos, murciélagos, ardillas, chanchos de monte, ratones, mapaches, chachalacas, faisanes y koros, siendo todos ellos dispersores de sus semillas. Los árboles macho no producen frutos y los árboles hembra pueden dar frutos una o dos veces por año, e inclusive se han dado casos en que la cosecha se mantiene todo el año o darse cada dos años. La semilla es redondeada con los extremos achatados y mide como 2 cm de diámetro, es de color café claro y brillante y está cubierta por una cascarita que recuerda a un fino papel. Por cosecha se pueden llegar a obtener entre 16 y 29 kg de semilla seca por árbol.

La madera es bastante buena y por lo general es de color amarilla con ciertas vetas pardas y no presenta gran diferencia entre albura y duramen, la textura es fina, el lustre es de medio a alto y el grano recto, con un peso específico de 0,6 a 0,7 g/cm³ lo que la ubica como muy pesada y dura. Presenta buena trabajabilidad y muy buenos acabados, es resistente al fuego pero no así al ataque de hongos e insectos por lo que no se debe mantener a la intemperie sin tratamiento. Al haber varias especies de Brosimum el distinguir uno de otro no es sencillo y lamentablemente una de estas especies posee un duramen rojizo con vetas oscuras casi negras de muy alta calidad conocido como corazón de ojoche, lo que motivó a los madereros a cortar desmedidamente a todos los ojoches, incluido el alicastrum buscando este tipo de madera, pero lamentablemente como no todos los árboles la presentaban muchos eran dejados en el sitio sin mayor uso.

Un árbol de uso múltiple del cual se aprovechan las hojas, las ramas, la sabia, los frutos, la madera y las semillas, además su sola presencia ofrece beneficios en cuanto a la conservación y regeneración de suelos degradados, el control de la erosión, como rompevientos, como cerca viva, sombra de cultivos, refugio y alimento de fauna. Con su madera se construyen corrales de animales, horcones rústicos, postes para cercas, estacas, leña, durmientes de ferrocarril, contrachapados, pisos, mangos de herramientas, embalajes, muebles, gabinetes, cajas de apiarios, construcción en general, artesanías, machihembrados, tornería, hormas de zapatos, artículos deportivos, molduras, escaleras, sillas de montar, tableros de partículas, columnas, parquet, chapas y pulpa para papel. Las hojas aumentan la producción de leche en las madres lactantes (incluidas las madres animales) y su savia lechosa se puede tomar como leche si se diluye con agua, ya que es muy espesa, la misma también ha sido utilizada para adulterar el chicle, por su parte las hojas, la corteza, los frutos y las semillas son un excelente forraje para los animales. Las semillas son altamente nutritivas y un alimento ideal para el ser humano. La medicina tradicional ha empleado al ojoche en el tratamiento de las afecciones respiratorias, la infertilidad, para regular la menstruación, en casos de poca producción de leche materna, para prevenir la osteosporosis, la artritis y problemas digestivos.

Se reproduce por medio de semillas, estacas y estacones, aunque también gracias a su alta capacidad de regeneración se pueden trasplantar directamente los arbolitos que se encuentran creciendo bajo los árboles madre en el bosque, cabe señalar que bajo los árboles macho no hay arbolitos de ojoche pero si mucha diversidad de otras plantas pero bajo los árboles femeninos la situación es contraria, lo que ayuda a identificar si un árbol es macho o femenino. Las semillas se pueden mantener viables por unos 3 meses a temperatura ambiente y a pesar de tener muy buena germinación más del 80%, las semillas pueden dejarse en agua por 24 horas, las que posteriormente se sembrarán en semilleros a una distancia de 10 cm entre cada una o se pueden colocar directamente en bolsas con buen sustrato. En el campo los árboles se pueden plantar a una distancia de 3 x 3 o 5 x 5, y se les puede empezar a dar forma con podas a partir de los 3 m de alto. Si se reproduce por medio de estacones se deben cortar de 1 a 3 m de alto con 5 a 15 cm de diámetro y se plantan de 1 a 3 m de distancia entre ellos. Un árbol reproducido por semilla iniciará su producción de frutos alrededor de los 5 años mientras que por estacón lo hará en menos tiempo. Se puede decir que es un cultivo libre de transgénicos, sin agroquímicos, 100% natural que no requiere destruir el bosque ni el recurso mismo para aprovechar sus incontables beneficios.

Las semillas son la parte más valiosa de todo el árbol desde un punto de visto nutricional, debido a que son muy altas en proteína, calcio, zinc, hierro, potasio, folatos, vitamina A, B2 (riboflavina), B3 (niacina), B6 (pyroxidina), C, E y fibra, superando con creces al maíz, al trigo, al arroz, a la leche, los huevos, la avena y muchos más. Además es muy pobre en grasa y tiene todos los aminoácidos esenciales como la leucina, valina, arginina, isoleucina, fenilalanina, lisina, histidina, metionina, treonina y el triptófano que es uno de los más importantes y se encuentra ausente en la mayoría de los alimentos de consumo diario. El triptófano está directamente relacionado con la síntesis de la serotonina la cual se vincula con la relajación y el buen dormir, con la presión arterial y el estrés (http://spanish.mayanutinstitute.org/page.cfm?pageid=18722) Las semillas se pueden nixtamalizar es decir cocinar con cal como el maíz para quitarle la cáscara y comerla directamente disfrutando su sabor a papa o castaña, también se puede poner a secar para posteriormente emplearla como harina. Con estas semillas se pueden preparar ensalada con huevo, masa, tortas, tamales con carne, purés, sopas con verduras, quesadillas, panqueques, atoles, pizzas, postres, pinoles con sabor a chocolate, refrescos, helados, café, galletas, horneados, etc. La cascarita que rodea la semilla y que es eliminada en el proceso de secado se puede comer cruda o utilizarla para hacer conservas con miel o azúcar. En Nicaragua se analiza su uso para incluirlo en las meriendas escolares y es un alimento ideal para personas convalecientes, embarazadas, niños y ancianos. En México al café de ojoche se le llama Café de Mojo. Por su capacidad de almacenamiento es un recurso ideal como prevención para las épocas de escasez y hambrunas.

Para el procesamiento de las semillas primero se deben recolectar las semillas de mejor calidad, se lavan muy bien, se ponen a secar al sol y se están moviendo para que el secado sea parejo, y que se vaya desprendiendo la cascarita, luego de unos 20 días se selecciona la semilla útil y se guarda adecuadamente. Si las semillas se van a utilizar para hacer café o cereal se deben tostar al fuego en un recipiente resistente al calor y se debe estar moviendo constantemente para que no se quemen, además dependiendo del uso final así será el grado de tostado que se le debe dar. Las semillas para hacer harina no se deben tostar, solo se muelen finamente. ( http://www.youtube.com/watch?v=Dt-JwmPgA9Y)

La palabra ojoche proviene del náhuatl y significa “flor redonda y pequeña” y ramón hace alusión a la acción de ramonear o quitar las puntas de las ramitas por parte de los monos y otros animales que comen sus hojas; pero en toda la región se le conoce con más de 50 nombres, la mayoría muy regionales como el caso de Keköldi una comunidad de Bribrí de Talamanca que lo conocen como këkol o árbol de agua. Ver más fotos en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.590209344353984.1073741851.194845613890361&type=3

 

El ojoche colorado

Nombre científico: Clarisia racemosa

Familia botánica: Moraceae

El ojoche colorado es una especie común en la región Latinoamericana, desde México hasta Brasil, pasando por Colombia en donde se le conoce  como caraco, aji o arracacho, en Bolivia le llaman tulpay o mururé, en Ecuador matapalo, Perú chichillica o  guariuba y en Brasil oity. En Costa Rica especialmente se le encuentra en la vertiente pacífica y con suerte en el lado del Arenal.  Puede llegar a medir entre 25 y 30 m de alto, con un tronco recto y cilíndrico de unos 60 cm. de diámetro, cubierto por una corteza parduzca a muy colorada sobre la cual sobresalen muchísimas lenticelas (especie de poros para el intercambio gaseoso) de gran tamaño. En su base se evidencian pequeñas gambas o raíces tablares de no más de 2 m de alto, siendo muy vistosas por el fuerte rojizo de su corteza, que igualmente resalta en la base del tronco y en las raíces, inclusive este color se nota en los tallos de pequeñas plántulas y en las raíces de semillas recién germinadas. 

El árbol posee copa densa y no muy amplia, sus simples y alternas hojas verdes brillantes poseen un borde ondulado con la nervadura muy evidente y están acomodadas en un solo plano en las ramitas, lo que  se conoce con el nombre de dísticas. Las pequeñitas flores color amarillento se agrupan en largos racimos colgantes llamados amentos y en ellos se encontrarán flores masculinas y femeninas por separado, siendo las masculinas más llamativas que las otras, las cuales pasan casi desapercibidas. Los carnosos frutos al ir madurando pasarán de un color amarillo a uno totalmente rojo, lo que los hace muy vistosos en el bosque para sus múltiples diseminadores, ya que aunque su sabor es un tanto ácido, muchos animales los buscan insaciablemente.  

Su madera es de un color amarillenta a marrón, de textura y brillo medios,  grano recto a entrecruzado y de difícil trabajabilidad con herramientas manuales o de poca calidad, por lo que se recomienda utilizar aquellas especiales para metal, además de que es conveniente pretaladrar antes de clavar o atornillar, de fácil secado con pocas deformaciones aunque a temperatura ambiente dura cierto tiempo en secarse adecuadamente. Su durabilidad natural es poca ante las condiciones ambientales si se encuentra colocada directamente sobre el suelo, pero presenta alguna resistencia a ciertos hongos. Por su peso específico de 0,69 g/cm3 se le clasifica como una madera muy pesada y aunque algunos la catalogan como no maderable, en muchos lugares se utiliza para carpintería en general, durmientes, vigas, parquet, construcción pesada, pisos, muebles, paneles interiores y exteriores, gabinetes, molduras, laminados, carrocerías, escaleras, mangos de herramientas,  marcos de puertas y ventanas, lanchas,  piezas dobladas, tornería, construcción de barcos, construcción de puentes y edificios, ebanistería, encofrados de hormigón, madera decorativos, chapas decorativas, lámparas de pie  y partes de vehículos entre otros muchos usos.

Como digno representante de las Moraceae  esta especie posee savia lechosa en todas sus partes, hojas, tronco, ramitas, corteza e inclusive en las raíces, siendo ésta de un sabor amargo, por lo que se puede pensar en que el árbol la utiliza además como un medio de protección ante el ataque de insectos y animales que quieran dañarlo. Es una especie siempre verde y tolera bien crecer en lugares con poca luz, además no es exigente en cuanto a suelos. Y como dato curioso en Bolivia varios pueblos nativos utilizan sus hojas, corteza y raíces como una especie de tabaco. Vea más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.225770114131244.53894.194845613890361&type=3

 

El olla de mono

Nombre científico: Lecythis ampla

Familia botánica: Lecythidaceae

Una especie ya poco común que por el grado de amenaza de extinción se encuentra protegida por ley y el comercio de su madera está prohibido. Presente naturalmente desde Nicaragua hasta Ecuador, concentrándose en Costa Rica en las llanuras de la Zona Norte y las el Caribe Norte, en sitios que no sobrepasen los 800 m de elevación. Es una especie que llama la atención por su forma y altura, siendo de los pocos árboles que sobresalen por encima de los demás (dosel); prefiere los lugares planos y no es exigente en cuanto a suelos, ya que puede soportar bien inundaciones a causa de suelos con mal drenaje.

Considerado como un gran árbol que puede alcanzar los 45 m de alto, caracterizado por su recto y limpio tronco que fácilmente puede superar el metro de diámetro, inclusive llegar al 1.5 m si encuentra las condiciones favorables para su desarrollo. La oscura corteza es muy llamativa porque presenta profundas fisuras verticales a todo lo largo del tronco, lo que permite identificar sin mucho problema al árbol. La estrecha y redondeada copa que inicia como a los 25 m de alto, está formada por largas y delgadas ramas primarias de crecimiento horizontal llamadas plagiotrópicas de las cuales nacen las otras ramas, así como por afiladas ramitas lenticeladas y gran cantidad de hojas simples alternas, de color verde intenso, margen aserrado finamente y con una fuerte y llamativa ondulación en la lámina que le da un aspecto crespo al follaje.

Los pequeños y erectos racimos de flores terminales o axilares se van abriendo de abajo hacia arriba, en donde contrastan los botones de tono verde con el rosado de los pétalos de las flores. Estas flores están formadas por sépalos cafezuscos levemente carnosos y por 6 pétalos redondeados con el borde curveado hacia afuera de color rosado en la parte externa y por dentro blancos. Las abejas que las visitan durante mayo a agosto son las responsables de su polinización.

Durante noviembre a junio el árbol se llena de grandes y leñosos frutos de hasta 25 cm de largo por poco más de 20 cm de ancho, de forma ovalada y color café oscuro; los cuales maduran luego de unos 10 meses de estar en el árbol y por la forma en que se abren forman parte de un grupo especial de frutos llamados pixidios, que se caracterizan por tener una especie de tapa que se desprende al abrirse para liberar las semillas aprovechando la posición boca abajo que mantiene el fruto al colgar de un largo y grueso peciolo, que además debe ser muy resistente para soportar todo el peso del fruto. La cáscara leñosa es muy dura y gruesa, evidente principalmente en el borde de la tapa.

Dentro de cada fruto hay alrededor de 50 semillas de color pardo, alargadas y como de 5 cm de largo, con un gran arilo de color crema en uno de sus extremos, el cual es muy buscado por los animales como venados, roedores, tepezcuintles, guatusas, loras, lapas, sahínos y murciélagos, que son los mayores diseminadores.

La madera es dura y muy pesada, de color rosado oscuro, grano mayormente recto, textura media a gruesa, lustre bajo con hermosas bandas de color más oscuro. Por sus características es muy resistente al ataque de hongos e insectos, así como difícil de trabajar y de secar. Por ser considerada una madera de alta calidad durante muchas décadas se le explotó indiscriminadamente, hasta llevarla casi a la extinción; buscada para ser utilizada en construcción de marina, de barcos, durmientes de ferrocarril, muebles, gabinetes, pasamanos, pisos, artesones, puentes, pilotes, construcción en general, artesanías, mangos de herramientas agrícolas, tablillas y ebanistería.

Se reproduce muy bien por medio de semillas, las cuales a pesar de requerir mucho tiempo para germinar (alta dormancia) ofrecen un porcentaje muy alto de germinación, por lo que se recomienda aplicarles algún tratamiento pre germinativo para acelerar ese proceso. Las semillas son ricas en aceite y se pueden tostar o comer crudas, aunque se debe señalar que no se recomienda comer más que unas pocas porque induce a la pérdida del cabello, característica utilizada por algunas tribus indígenas de Suramérica para depilarse el cuerpo.

Este árbol no solo ha sido utilizado como madera, su corteza rica en taninos se empleó para curtir cueros o para fabricar papel para envolver cigarrillos, sus grandes frutos comunes en artesanías, también son ideales para almacenar agua, granos o sal, como en Ecuador en donde le llaman guayacán salero y en otros lugares los utilizan como macetas para plantas. Las semillas se pueden hacer en cajetas o dulces, o bien utilizarse en medicina tradicional.

Etimológicamente Lecythis proviene del griego Lecythis que significa “vaso o urna” en referencia a la utilización de sus frutos para almacenar líquidos o sólidos. En otros países le llaman coco de mono, pan suba o coco salero y específicamente olla de mono es en alusión a que estos curiosos animales que han desarrollado a perfección la técnica para abrir los frutos, quedan atrapados al no poder abrir la mano cuando la introducen para sacar las semillas, porque no quieren soltarlas, de ahí que esto se utilice para cazarlos. Más fotos se pueden ver en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.685128278195423.1073741867.194845613890361&type=3

 

El olosapo

Nombre científico: Couepia polyandra

Familia botánica: Crysobalanaceae

Conocido como olosapo, olozapote, zapotillo o zapote amarillo, esta especie es nativa desde México hasta Costa Rica en donde la encontramos escasamente en el norte de Guanacaste y en algunas partes de la zona Atlántica, desde el nivel del mar hasta aproximadamente los 700 m de elevación, en sitios a pleno sol y aunque prefiere suelos arenosos como los de las orillas de los ríos, puede desarrollarse bien en lugares en pendientes o cerros en donde encuentra suelos diversos.

Puede llegar a crecer entre 10 y 35 m de alto, su tronco puede ser cilíndrico y un poco recto, aunque no es raro verlo bifurcado desde abajo, el mismo está cubierto por una corteza cafesuzca y fisurada que exfolia en pequeñas placas. La densa copa tiende a ser redondeada y de lejos posee un ligero parecido con el árbol de guayaba (Psidium guajava), las ramitas de un ligero tono blanquecino presentan lenticelas y estípulas lineales deciduas. Las simples y alternas hojas coriáceas de borde entero, forma ovalada y ápice acuminado son de un intenso y brillante color verde por encima y cubiertas totalmente de una pubescencia blanquecina por detrás. Por encima resalta muy bien el nervio central de un color amarillento y los muchos nervios secundarios, así como las dos glándulas en los peciolos. Al final de las ramitas o entre las axilas de las hojas se aprecian entre abril y junio los pequeños racimos de flores de unos 10 cm de largo como máximo, entre los cuales se desarrollan pequeñas flores de forma tubular con 5 pétalos casi trasparentes que parecen una fina membrana, así como con unos 20 estambres erectos de un color muy blanco. Los pedicelos y el receptáculo son de un color verde amarillento y están cubiertos por una fina pubescencia.

Los curiosos frutos carnosos de unos 5 cm de largo y forma ovalada, que a muchos les recuerdan la piel de un sapo, se tornan de color amarillo al madurar y es cuando su fibrosa pulpa que también es amarilla y aromática puede ser comida, aunque tiene un cierto sabor pastoso y astringente si se consume antes de estar bien maduro, por lo que se recomienda recogerlos cuando caen del árbol o bien tomarlos del árbol y esperar que se maduren bien, algo similar a lo que se hace con los aguacates (Persea americana). Este era un árbol común en el patio de los abuelos en donde se le cultivaba junto a muchas otras especies que complementaban su alimentación, especialmente aprovechando su capacidad para dar, por lo general, dos cosechas al año una entre abril y junio y la otra por noviembre. Por fruto hay una semilla alargada de aproximadamente 3 cm de largo y cubierta de muchas fibras, las cuales son muy afectadas por gorgojos, por lo que deben mantenerse bien protegidas antes de sembrarse. Además de reproducirse fácilmente por semilla se puede hacer por medio de injertos, logrando adelantar su periodo de cosecha a mucho menos de 6 años, que es lo que dura si se hace por semilla, inclusive se han dado casos de arbolitos de menos de un 1 año que han empezado a florear.

La madera, que es de un color rojizo con la albura amarilla, no posee características adecuadas para ser utilizada en construcción u otros usos menores, por lo que este árbol se ha empleado como sombra de café, alimento de fauna, tanto silvestre como doméstica y ornamental, así como en medicina tradicional y por supuesto sus frutos que pueden comerse directamente son usados en la preparación de jaleas, mermeladas y conservas. El nombre olosapo en náhuatl significa pera oscura. https://www.facebook.com/media/set/?set=a.602144339827151.1073741853.194845613890361&type=3

 

El orgullo de la India

Nombre científico: Lagerstroemia indica

Familia botánica: Lythraceae

Originario de la India y del sur de China, hoy día muy común en los parques y jardines de las zonas tropicales y subtropicales del mundo entero gracias a su espectacular floración de colores que van desde el rosado claro hasta el púrpura intenso. Raramente sobrepasa los 10 metros de altura y cuando está sin su característica floración, con mucha frecuencia se le confunde con un árbol de mango por su forma robusta y por sus hojas largas y estrechas. En Costa Rica encontramos árboles de esta especie plantados en los parques y jardines a lo largo y ancho de todo el país, desde el nivel del mar hasta los 1200 metros de elevación más o menos, aunque la floración se produce con mayor intensidad y vistosidad en la zonas bajas con una estación seca bien definida. Es la única especie de árbol en Costa Rica que produce flores de color rosado o púrpura con el centro amarillo, en ramos grandes, largos y erectos que sobresalen por encima del nivel del follaje, y con la excepción del roble sabana (Tabebuia rosea), ningún otro árbol en el país produce una floración tan abundante de tonalidades rosado a púrpura. Luego de las flores aparecen grandes racimos de frutos negros, leñosos, redondos y se abren en cuatro gajos o segmentos para dejar salir unas diminutas semillas aladas que se dispersan con la ayuda del viento.

El árbol se reproduce muy fácilmente por medio de semillas, y basta esparcir puñados de ellas sobre una cama o bancal de germinación, mantenerlas húmedas y listo, en menos de una semana las semillas comenzarán a germinar abundante y vigorosamente. Los árboles plantados son muy resistentes y no requieren de mayores cuidados adicionales. Se requiere de al menos 8 a 10 años para lograr un árbol de buen tamaño y que produzca una abundante floración. La banaba, un té de hojas de orgullo de la India, es uno de los más eficaces remedios para reducir la obesidad y aliviar la diabetes e hipertensión, muy popular y reconocido en las Filipinas y demás países del sudeste asiático. Consulte a su médico antes de consumir medicamentos de origen natural.

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com