Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

          

 

Ir a lista general de especies

1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22 

 

La uruca

Nombre científico: Trichilia glabra

Familia botánica: Meliaceae

La uruca es uno de los árboles predilectos de MundoForestal por el enorme valor histórico, cultural y sentimental que posee. Hace muchos años, en la época en que valía más la palabra que el dinero, los árboles de uruca eran abundantes y las personas los dejaban crecer libremente en sus predios, cercos, fincas, orillas de caminos, linderos, huertos y cafetales de los pueblos y caseríos del interior del país. Esto se debía a que el árbol tiene la curiosa particularidad de que comienza a florecer los primeros días de diciembre, el mes que se celebra la Navidad y la festividad de la Virgen María y por lo tanto, también se celebraban en este mes los matrimonios entre las jóvenes parejas de la época, principalmente campesinos. Entonces, la aparición de la blanca, densa y muy aromática floración de los árboles de uruca, era motivo de gran revuelo y ansiedad entre los habitantes de los pueblos pues era "la señal" celestial de iniciar los preparativos de las celebraciones religiosas y familiares más importantes del año. Las fachadas, corredores y altares de las iglesias se adornaban con las hermosas flores de la uruca, al igual que las imágenes de la Virgen María ubicadas en todas las casas de campo, y el día en que se celebraban los sencillos matrimonios, las novias llevaban en sus manos y cabello ramitos elaborados con estas mismas flores. Muchos años han pasado ya desde que la floración del árbol de uruca -muy escaso y prácticamente desconocido hoy en día- era motivo de celebración, regocijo, felicidad y esperanza. Por eso invitamos a los lectores a plantar en sus jardines y propiedades muchos árboles de uruca como una forma de recordar las hermosas tradiciones y costumbres ya desaparecidas de nuestra querida Costa Rica. Vea más fotos en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.541458642562388.1073741831.194845613890361&type=3

 

El vainillo

Nombre científico: Tecoma stans

Familia botánica: Bignoniaceae

Para hablar de todos los atributos del vainillo, se necesitaría de un espacio tan grande como el que ocupan todas las especies de árboles descritas en este mismo Sitio. Efectivamente se trata de una especie extraordinaria desde todo punto de vista, no solamente por su veloz crecimiento y desarrollo sino también porque es capaz de producir sus hermosas y fragantes flores amarillas entre el primero y segundo año de vida. Es un árbol muy maleable, lo cual significa que a su copa y follaje se le pueden dar formas hermosas y ornamentales por medio de podas constantes. Su corteza es muy áspera e irregular, ideal para "pegar" y cultivar plantas epífitas como guarias y otras orquídeas, cactos aéreos, helechos, etc. Su madera es atractiva, fina y muy aromática, y con ella se pueden elaborar bellas artesanías. Además, sus flores atraen a gran cantidad de mariposas, abejas y colibríes, y su poderoso sistema de raíces permite al árbol nacer, crecer y vivir sobre las pendientes rocosas y áridas de los cañones de los ríos. Cada año un solo árbol produce tanta cantidad de semilla, que en los potreros, lotes y abandonos se pueden formar bosques puros de esta especie. ¡Sólo le faltó dar frutas comestibles! Ver más fotos  en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.309425489099039.69922.194845613890361&type=3

 

El yas

Nombre científico: Persea schiedeana

Familia botánica: Lauraceae

En las zonas montañosas de nuestro país por encima de los 1500 metros de elevación, vive el yas o aguacate de montaña, un árbol que aunque no es muy alto desarrolla una copa perfectamente redonda y densa por entre la cual no pasa ni un solo rayo de luz. Posee hojas grandes, gruesas y ovaladas, y los frutos son unos aguacates redondos con la cáscara gruesa de color verde-moráceo. La semilla es enorme y la pulpa es verde y con apenas 1 centímetro de grosor, pero su sabor es verdaderamente exquisito hasta para comerlo así sólo. Durante la estación seca los árboles botan todas las hojas y a los pocos días nace el nuevo follaje todo al mismo tiempo, de color rosado pálido que con el paso del tiempo se torna verde, ofreciendo un espectáculo único en los paisajes montañosos. Muchos científicos creen que el aguacate común es el resultado del cultivo selectivo y reiterativo que hicieron durante siglos los indígenas mesoamericanos a partir de los árboles de yas, para obtener un fruto de semilla más pequeña y por ende mayor cantidad de pulpa comestible.

 

El yos

Nombre científico: Sapium (varias especies)

Familia botánica: Euphorbiaceae

A solicitud de: Minor Villalobos Delgado, Costa Rica.

El yos y sus diferentes especies son árboles muy comunes y carentes de características sobresalientes. El árbol posee el muy triste antecedente de haber sido utilizado durante muchos años por personas inescrupulosas para cazar aves silvestres canoras, ya que posee en su corteza una savia blanca y espesa que se vuelve muy pegajosa en contacto con el aire, la cual se utilizaba como trampa para embarrar las ramas y tallos de ciertas especies de plantas frecuentemente visitadas por las aves, las cuales se quedaban fuertemente pegadas y eran presa fácil de los crueles cazadores. A pesar de todo lo anterior, los yoses son árboles muy vigorosos, de tronco muy recto y de crecimiento muy rápido, muy recomendables para ser plantados principalmente en aquellos sitios en donde se desea establecer un proyecto de reforestación con fines ambientales para la recuperación de suelos, aguas, cobertura vegetal y fauna silvestre. ¡A los monos de todas las especies les encanta comer sus frutos!

 

El yuco

Nombre científico: Bernoullia flammea

Familia botánica: Malvaceae subfamilia Bombacoideae

Adivina adivinador,  ¿cuál árbol es igual a una ceiba, pero tiene del poró gigante la flor?

Efectivamente, en la Vertiente Pacífica de Costa Rica podemos encontrar una especie de árbol que a pesar de su gran tamaño, generalmente pasa desapercibido pues su apariencia es casi igual a la de una ceiba y su vistosa floración de color anaranjado encendido se confunde con la del poró gigante. Se le conoce como yuco ya que los árboles adultos generalmente presentan ramas gruesas que se estrechan  abruptamente adoptando formas que recuerdan mucho a los tubérculos de la yuca o casava (Manihot). Se le encuentra con cierta abundancia en la porción suroeste del Valle Central, y los árboles adultos se pueden apreciar fácilmente desde grandes distancias cuando producen su vistosa floración naranja durante los meses de octubre y noviembre de cada año, como anunciando la proximidad de la estación seca. La especie presenta severas dificultades para reproducirse naturalmente pues sus semillas y plantulitas son muy susceptibles al ataque de los hongos patógenos del suelo. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.

 

El yuplón

Nombre científico:  Spondias dulcis

Familia botánica: Anacardiaceae

A muchos les sorprenderá el saber que el yuplón no es una especie nativa sino que es originaria de la región de Polinesia y aunque formó parte del patio de los abuelos en los viejos tiempos y de los recuerdos de infancia, en donde tanto grandes como chicos se encaramaban en las ramas a bajar sus frutos o bien tirarles palos para bajarlos con la mejor de las punterías, no logró apropiarse de un espacio permanente en las fincas de la actualidad, por lo que se encuentra engrosando la lista de las especies culturalmente desplazadas. En otros  países lo conocen como jobo indio o manzana dorada y en otros lo llaman jobo pero no se debe confundir con el jobo verdadero (Spondias mombin) que es una especie nativa. Le gusta crecer en zonas húmedas con mucha lluvia como la zona Norte y el Caribe, no es exigente en cuanto a suelos pero si deben mantener buen drenaje, teniendo presente eso si que en suelos alcalinos puede sufrir deficiencias.

Es un árbol de tamaño mediano que puede llegar a alcanzar entre 10 y 12 m de alto con un tronco delgado y recto, con ramas delgadas y ascendentes, las cuales pueden nacer inclusive desde muy abajo. En la base del tronco pueden verse unas pequeñas gambas que le ayudan a mantenerse en suelos con alta humedad. La corteza es de color claro y lisa que puede llenarse de manchas blancas producto de líquenes o verdes por musgos. La copa es estrecha y para los pocos experimentados puede confundírseles con el cedro amargo (Cedrela odorata), especialmente cuando está joven por la forma de sus hojas y la disposición de sus ramas. Las hojas que se agrupan al final de las ramitas y que crecen en forma de espiral son compuestas, alternas e imparipinnadas, las cuales son bastante largas y poseen muchos foliolos de forma lanceolada, de color verde intenso, que se diferencian por ejemplo del cedro amargo por presentar el borde ligeramente crenado y tener muchos nervios secundarios dispuestos en forma paralela entre ellos. Las hojas tiernas son de un verde claro muy brillante y los foliolos se ponen amarillos antes de caer lo que ayuda a reconocerlo.

Las pequeñas flores crecen en racimos terminales y en cada uno de ellos se encuentran flores femeninas, masculinas y perfectas, las mismas poseen un centro amarillo y unos pocos estambres así como 5 pétalos terminados en punta de color blanco. Los frutos se presentan en racimos colgantes de alrededor de 10 a 12 frutos ovalados con pedicelos largos y gruesos para que puedan soportar su peso. De cáscara delgada y por lo general llena de pequeñas manchas, raspaduras y protuberancias que los caracterizan, y cuando maduran cambian de color verde oscuro a amarillo y su pulpa se torna jugosa e igualmente amarilla, que recuerda a un mango pero de sabor muy diferente. El cual para unos es como el de la piña; aunque cabe resaltar que el mismo en la zona cercana a la cáscara es más ácido mientras que en el centro es mucho más dulce, de ahí que se recomienda comerlo cuando está bien maduro y haya caído en forma natural al suelo, aunque el problema de esperarse tanto es que en su centro hay una serie de fibras que nacen del hueso y conforme pasa el tiempo se van volviendo más largas y duras, lo que dificulta el comer la pulpa, por estas fibras es que se dice que tiene una semilla mechuda, la cual realmente no es la semilla, ya que dentro de este hueso hay 5 semillas delgadas las cuales se pueden apreciar cuando el fruto se parte por la mitad y pueden verse acomodadas en forma de estrella.

Los frutos tiernos se parecen a los jocotes verdes y en ellos se notan ligeramente unos finos bordes a todo su largo dando la impresión de que por allí se abrirán y es normal encontrar frutos verdes de buen tamaño caídos. En otros países el aprovechamiento de los frutos es muy común, ya sea verdes con sal o pelados y conservados en agua de azúcar o agua de raíz de regaliz, para acompañar pescados con arroz blanco, o camarones con chile. O bien se pueden cocinar en rebanadas con agua, azúcar, canela o vainilla hasta que suavicen y adquieran un sabor dulce similar a la salsa de manzana, así mismo también se emplean verdes en encurtidos, salsas o sopas. Los frutos maduros además de comerlos directamente se usan en la preparación de jugos, licores, aderezos, salsas, mermeladas y helados por su agradable y dulce aroma. Es un fruto muy nutritivo que aporta sodio, hierro, fósforo, zinc, cobre, potasio, magnesio, manganeso, calcio, pectina y vitamina C. Por otro lado las hojas tiernas también se pueden comer crudas como las del jocote (Spondias purpurea) o se pueden cocinar como verdura y en Indonesia se acostumbra utilizarlas como acompañantes de pescados y arroz. También en estos países de Asia colocan unos pedacitos de pulpa con las carnes para ayudar a que ablanden, o hacen un puré para acompañar la carne de cerdo. En Costa Rica se le utilizó más como árbol frutal en las fincas campesinas o como poste vivo en las cercas y ocasionalmente como ornamental, pero independientemente de donde estuviera siempre sería una buena fuente de alimento para la fauna.

La cáscara según la medicina tradicional posee propiedades para el tratamiento de diversos padecimientos gracias a sus taninos. La madera de color marrón claro ha sido empleada en el Pacífico Sur en la construcción de las canoas. A América el yuplón llegó gracias al capitán Bligh el cual lo trajo a Jamaica, junto con muchas otras especies de árboles y plantas para alimentar a los esclavos en el nuevo Mundo,  de donde pasó al resto del continente con las inmigraciones jamaiquinas. Etimológicamente el nombre yuplón proviene del término jamaiquino jew-plum. Se puede reproducir por medio de semillas, estacas, estacones, acodos e injertos, por lo que no se justifica que sea una especie tan poco frecuente y que se encuentre entre las desplazadas culturalmente con tendencia a la desaparición del territorio nacional. Es de rápido crecimiento y puede llegar a crecer hasta 2 m en un año, aunque cuando es muy joven requiere de sombra parcial y si sufre estrés por falta de agua puede perder las hojas. No es resistente a los vientos fuertes por lo que se debe plantar en lugares abrigados y por lo general empieza a cosechar alrededor de los 4 y 5 años aunque ya han desarrollado variedades enanas que inician mucho antes. Ver más fotos en https://www.facebook.com/media/set/edit/a.633995913308660.1073741860.194845613890361/

 

El zapote

Nombre científico: Pouteria sapota

Familia botánica: Sapotaceae

Un gran árbol nativo de México a Suramérica desde el nivel del mar hasta los 900 m pero se le ha plantado en lugares un poco más altos con buen desarrollo. Le gustan los sitios donde no tenga problemas de agua porque es muy sensible a la sequía; así mismo no tiene problemas para crecer en suelos malos pero que le ofrezcan muy buen drenaje. En condiciones adecuadas puede llegar a crecer 45 m de alto y tener un tronco muy recto de casi 1 m de diámetro cubierto por una corteza café y áspera, ramas gruesas, copa redondeada y muy compacta, las ramitas igualmente son bastante gruesas y todo el árbol posee una espesa savia lechosa que puede ser irritante y dañina si cae en los ojos o en pieles muy sensibles. En ciertos ambientes es propenso a que las bromelias se desarrollen entre sus ramitas.

Las grandes y anchas hojas verde oscuro semejantes a las del espavel (Anacardium excelsum) poseen una forma como de espátula y sus nervaduras secundarias son muy evidentes, lo que le da a la lámina cierto abultamiento. Ellas se encuentran agrupadas al final de las ramitas y no es raro que el árbol bote una parte de ellas antes de brote de las hojitas nuevas. Las amarillentas y pequeñas flores atrayentes de abejas e insectos poseen 5 pétalos y nacen directamente en las ramitas en el lugar en donde antes había una hoja; salen en racimitos de unos 6 individuos y su peciolo es tan pequeño que parece que no tienen.

Los frutos son una de las mayores características que posee este árbol, ya que a través de estos es una especie conocida, ellos son de forma ovalada, la cáscara es de color café claro y áspera; su tamaño es bastante grande midiendo entre 10 y casi 25 cm de largo y pueden llegar a pesar hasta 2,5 k, lo que justifica el grosor de las ramitas, las cuales deben poder sostenerlos por mucho tiempo, más tomando en cuenta que son muchos frutos por ramita.

Estos grandes frutos sobresalen muy bien entre el follaje por lo que son visibles desde cierta distancia, y para poder cosecharlos ya maduros se necesitan casi dos años, por lo que es común observar árboles llenos de flores, con pequeños frutos desarrollándose, con frutos de un año y frutos ya maduros. Cada fruto posee de una a cuatro semillas alargadas de entre 6 y 10 cm de largo, muy duras, con textura muy lisa y brillante de color café oscuro por encima y por debajo o en su sección ventral posee una franja de color claro y con cierta rugosidad. Ellas se encuentran envueltas en una pulpa bastante aromática, gruesa y fibrosa de color anaranjado y sabor muy dulce, que es comestible y muy nutritiva la cual aporta proteínas, vitamina A, riboflavina, tiamina, niacina, hierro, fósforo, calcio y fibra. Los frutos se encuentran maduros cuando al cortarles un poquito la cáscara se puede ver la pulpa ya de un fuerte color anaranjado y sin brote de savia; los mismos se recolectan y se dejan un par de días para que se suavicen un poco, proceso similar al que se sigue con los aguacates o paltas (Persea americana).

La madera de color marrón y que se va tornando rojiza con el tiempo es de muy buena calidad, resistente, dura y pesada, de grano fino y fácil de trabajar, por lo que se emplea en construcciones rurales, la fabricación de muebles, estantes, gabinetes, carretas, marcos de casas, ventanas y puertas, plataformas, escaleras, mangos de herramientas agrícolas, cachas de armas, tacos para billar, decoraciones internas y construcción en general. Aunque el valor dado a sus frutos es tan alto que muy pocos tienen el deseo de cortar los árboles para aprovechar su madera, inclusive los nativos americanos siempre dejaban estos árboles en los terrenos que limpiaban para cultivar cacao y demás cultivos o bien si requerían alguna construcción.

Se puede reproducir fácilmente por medio de semillas, las cuales se deben sembrar en el menor tiempo posible una vez sacada del fruto ya que pierde su viabilidad muy rápido, ella germinará como al mes, aunque podría llevarse más tiempo, por lo que se recomienda quitarle un poco su cáscara dura para que penetre mejor el agua y despierte al embrión; y se debe tener cuidado de poner las semillas con la punta más fina hacia arriba quedando un poquito fuera del sustrato y sobretodo protegidas de los ratones, los cuales las buscan ansiosamente. Otra forma de reproducción y una de las que más se utiliza es el injerto, el que garantiza no solo la calidad del fruto sino que en unos 4 años los árboles ya estarán dando frutos. La pulpa se puede comer en forma directa o en helados, postres, batidos, barras, jaleas, mermeladas, salsas, pudines, tartas, en ensaladas de frutas o como sustituto del puré de manzana. De las semillas se saca un aceite que además de ser comestible es usado en cosmética y es conocido como aceite de sapayul, siendo excelente para el cuidado del cabello y el control de la caspa. Esta curiosa semilla antiguamente y muy posiblemente todavía se use como instrumento de costura para arreglo de las medias o calcetines rotos. Como especie medicinal posee muchas propiedades empleadas en la medicina popular para el tratamiento de la caída del cabello por dermatitis, en afecciones de la piel, problemas en los ojos, reumatismo y control de hongos en la piel. Muchas de estas propiedades han sido estudiadas por científicos con muy buenos resultados.

Etimológicamente Pouteria se basa en el nombre dado por los nativos a este fruto y sapota a su nombre común zapote derivado del vocablo azteca tzapotl.

 

El zapote negro

Nombre científico: Diospyros nigra sinónimo Diospyros digyna

Familia botánica: Ebenaceae

El zapote negro o como también se le conoce en otros países  zapote prieto, zapote de mico, matasano de mico o  caqui negro es pariente no del zapote que conocemos sino más bien del famoso y reconocido ébano  (Diospyros), pero ésta es una especie nativa  desde México hasta Colombia y se encuentra también presente en las Antillas. En Costa Rica se le puede ver en la vertiente pacífica y parte de la Zona Norte entre los 100  y los 1600 m de altitud, aunque en otros países hay en lugares cercanos a los 2000 m de elevación, pero por lo general se concentra con un mejor desarrollo bajo los 1000 m.  Es una especie de lento crecimiento que prefiere lugares abrigados,  con suelos fértiles y con buen drenaje, pero crece aceptablemente en suelos deficientes.

Puede llegar a alcanzar los 25 m de altura aunque lo normal es que ronde los 10 m, especialmente si se encuentra en lugares abiertos en donde desarrolla una copa redonda y densa, favoreciendo una mayor producción de frutos. El tronco es grueso y está cubierto por una corteza que además de tener lenticelas (pequeños poros para el intercambio de gases) es acanalada y de un color muy oscuro, casi negra. Sus ramas  en la parte alta tienden a colgar lo que le da un atractivo aspecto a la copa; las grandes hojas de hasta 30 cm de largo son simples y alternas, de textura dura y de un fuerte color verde brillante por encima y más pálidas por debajo,  en donde además en algunas de ellas se pueden encontrar cerca del pecíolo unas pequeñas glándulas similares a unas manchas. En las axilas de las hojas se pueden observar las pequeñas flores tubulares ya sean solas o en  racimos de unas 5 a 7 unidades, al ser una especie dioica las flores masculinas y femeninas se encuentran separadas y son fácil de reconocer porque las masculinas poseen muchos estambres y tienen una mayor fragancia que las femeninas. Los carnosos frutos son grandes bayas redondas de unos 5 a 10 cm de diámetro que mantienen el cáliz adherido a ellos,  son  de color verde brillante con cáscara lisa y muy delgada; al madurar el único cambio visual que presenta es un amarillamiento en la base y posee la ventaja que si se recoge ya bien sazón en un par de días está maduro igual que los aguacates (Persea americana); la pulpa al madurar es suave, de color negra y de un sabor agridulce pero casi no posee olor.   Cada fruto posee unas 5 a 10 semillas grandes de unos 2,5 cm de largo, lisas,  de color café brillante y duras,  aunque no es raro encontrar frutos sin semillas.

La madera es dura y de buena calidad, con características similares al ébano y se utiliza en ebanistería, artesanías, muebles finos, enchapados, mangos de herramientas, cabezas de palo de golf y teclas de piano entre otros usos. Los frutos son ampliamente comercializados en México en donde se comen como fruta de mesa o se utilizan para preparar helados,  licores, conservas, mermeladas, pasteles y dulces;  así como diferentes postres como en el que se mezcla la pulpa con jugos de cítricos o el que lleva además de la pulpa, vino y canela.  La pulpa además se utiliza como laxante e hipoglucemiante y es rica en carbohidratos, calcio, fósforo, vitamina C, y minerales. Las semillas sin cáscara, picadas y molidas se cocinan en Guatemala para extraerle un aceite llamado zapuyul con fines medicinales. Esta especie se reproduce muy bien por medio de semillas y en unos 5 o 6 años dará la primer cosecha, también se puede injertar en el caso de variedades para mantener la calidad de los frutos, utilizando para ello patrones de la misma especie silvestre. Como curiosidad los más atrevidos pueden morder las hojas para sentir un ligero sabor picante.

 

El zorrillo de comer

Nombre científico: Cestrum racemosum

Familia botánica: Solanaceae

A todas aquellas personas interesadas en el importante tema de la seguridad alimentaria, les agradará saber que en nuestro país tenemos una especie forestal extraordinaria a la que también podríamos llamar con mucha justicia el árbol espinaca. Pertenece a la misma familia botánica del tomate y el chile, y es nativo de todos los países de Mesoamérica. En Costa Rica crece como el monte en el Valle Central desde los 500 hasta los 1200 metros de elevación más o menos y también se le puede encontrar en ambas vertientes aunque con menos frecuencia; le gustan los potreros, orillas de bosques y donde haya mucha luz.

Llega a ser un árbol hecho y derecho de hasta más de 10 metros de altura y se desarrolla muy rápidamente logrando una amplia y densa copa con ramas largas y un poco gruesas, sobre un tallo recto o a veces ramificado desde no muy arriba y cubierto por una corteza de color café muy claro casi crema con muchas lenticelas. Las delgadas y y largas ramitas pueden estar o no cubiertas por una fina pubescencia, las mismas son muy flexibles lo que le permite al árbol tener una copa más baja. Estas a todo su largo presentan hojas simples y alternas, de color verde oscuro por encima y glaucas por detrás con nervaduras muy evidentes en ambas caras y un ápice muy agudo (larga punta), las cuales al estrujarlas despiden un fuerte olor como a zorrillo de ahí su peculiar nombre que no hace honor a su mayor uso como planta comestible y por lo cual las familias campesinas lo apreciaban tanto. Las pequeñas flores nacen en pequeños racimos (panículas) en las axilas de las hojas y tienen forma de campanitas tubulares de color verdosas compuestas por 5 delicados pétalos como si fueran hechas con porcelana fría para la decoración de un queque; y aunque individualmente no llaman la atención su gran cantidad a lo largo de las ramitas es algo que no puede pasar desapercibido. Durante el día no producen ningún tipo de aroma pero en la noche se lucen con su delicado perfume que se puede sentir a cierta distancia, aunque no es tan fuerte como el huele de noche (Cestrum nocturnum) pero atrae pequeños insectos y mariposas nocturnas, pero también en el día también pueden ser visitadas por mariposas y colibríes.

Los redondeados y carnosos frutos lisos y como de 1 cm de largo dispuestos en racimos poco densos, pasan de un color verde claro a blanco para terminar de un color negro brillante cuando maduran atrayendo a muchas aves se presentan casi todo el año, lo que le da gran importancia como fuente de alimento para la fauna. No es raro encontrar estos frutos cubiertos de una capa negruzca llamada fumagina que en realidad es un hongo que se produce en los orines azucarados de algunos insectos que son atraídos por lo dulce de estos frutos. El hongo como tal no le causa un daño directo al fruto pero si en forma indirecta ya que afecta su apariencia y reduce el área de captación de la luz necesaria para la maduración. Las semillas son muy pequeñas como de unos 3 mm de largo y por fruto puede haber unas 7 a 10, poseen un alto porcentaje de germinación, inclusive bajo el árbol padre se encuentra mucha nacencia.

Tradicionalmente el zorrillo se ha utilizado en la cocina costarricense para la elaboración de famosos picadillos ya sea con papa, con carne, con verduras o simplemente con huevos, acompañados por supuesto de tortillas calientes, y es considerado como un alimento funcional. Su sabor es un poco amargo por lo que no es del agrado de todas las personas pero por sus propiedades nutritivas es muy recomendado su consumo, ya que aportan mucha fibra, antioxidantes y sobre todo mucho hierro por lo que en la zona del Cantón de Mora y Puriscal es ampliamente recomendado para el tratamiento de la anemia, especialmente en niños y mujeres embarazadas. Se pueden comer crudas pero ahí si son muy amargas. Son fuente de proteínas similares a las de las leguminosas y fortalece el sistema inmunológico. Una característica importante es que a pesar de ser miembro de una familia con muchas especies con elementos muy venenosos, el zorrillo no posee esas propiedades. El sabor amargo se le puede reducir (no eliminar del todo) si se cocina por unos minutos 12 a 15 min en agua con sal y una cebolla partida a la mitad, pasado ese tiempo se le cambia el agua y se deja que hierva otros 10 min más o menos. Una buena receta se puede ver en http://recetasdecostarica.blogspot.com/2010/08/zorrillo.html

Ideal para los amantes de las mariposas de la familia Sphingidae ya que sus hojas son una buena fuente de alimento para las larvas. Por sus gran aporte de materia orgánica se le puede emplear como recuperadora de suelos, para atraer aves, para proteger suelos y orillas de ríos, como ornamental y sus hojitas tiernas son ideales para los monos, ya que ellos las buscan porque son menos amargas que las más viejas (indicador de cuales hay que tomar para los picadillos si no se quiere muy amargo). www.facebook.com/media/set/?set=a.446661248708795.96606.194845613890361&type=3

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com