Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

          

 

Ir a lista general de especies

1   2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22 

 

El cabello de ángel

Nombre científico: Calliandra houstoniana 

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Mimosoideae

Un pequeño arbolito nativo que pasa desapercibido cuando no esta floreado, típico de las zonas medias a altas y de los bosquetes. Sus hojas bipinnadas son de un fuerte color verde y sus llamativas flores de largos estambres rojos nacen en racimos y se van abriendo de abajo para arriba, dándole al mismo un aspecto como si estuviera despeinado. Las mismas son un buen atrayente de abejas e insectos. Sus tallos son delgados y desde muy abajo pueden crecer varios, en muchas ocasiones obedeciendo a su alta capacidad de rebrote, por ello y por la excelente calidad de su madera se ha utilizado desde siglos atrás como leña por excelencia.  Su follaje muy rico en proteínas es un buen forraje de animales y como recuperador de suelos por la gran cantidad de materia orgánica que produce. Se reproduce fácilmente por semillas y estacas por lo que se puede aprovechar para emplearla como ornamental en pequeños jardines, patios y aceras.

 

El cacao

Nombre científico: Theobroma cacao

Familia botánica: Malvaceae

Históricamente conocido como el mangar de los dioses el cacao es nativo de América en donde se le daba un alto grado de importancia social y económicamente. Un pequeño árbol de tallos delgados que salen desde abajo dándole el aspecto de arbusto, grandes hojas simples y alternas que le dan una copa poco densa. Sus pequeñas flores nacen a lo largo de los tallos y ramas, inclusive casi desde la base y gracias a las abejas e insectos al cabo de los días se empiezan a formar los grandes frutos tan llamativos por sus diversos tonos de amarillo y rojo conforme van madurando.

Dentro de los frutos se encuentran las múltiples semillas de gran tamaño y forma obaladas, textura lisa y color  café envueltas en una deliciosa pulpa color blanco y sabor dulce que puede ser consumida directamente. De estas semillas se obtiene el tan conocido cacao materia principal de los tan afamados y buscados chocolates, que a través del tiempo se han convertido en una excelente fuente de energía y estímulo para las hormonas, especialmente la dopamina u hormona de la felicidad, gracias a la acción de una sustancia llamada feniletilamina que está relacionada con las anfetaminas,  un verdadero tónico que fortalece el sistema defensivo, el circulatorio y aumenta la resistencia; estimula el apetito y el cerebro, reduce la depresión y la ansiedad.

Excelente tónico para el corazón con propiedades antibacteriales, así como alcaloides como la cafeína y la teobromina que son estimulantes del sistema nervioso, permitiendo que las personas estén más alertas. Su gran relación de lípidos y azúcares son los que le otorgan su poder energizante, aportando además, aunque en menor grado, proteínas, magnesio, potasio y fósforo. La gran cantidad de calorías que tiene un pedazo pequeño de chocolate en barra son producto de todos los demás ingredientes que le agregan a la mezcla especialmente azúcar o espesantes como harinas, que pueden llegar hasta el 50%, de ahí la recomendación de consumirlo en forma pura, además de que sus propiedades y más de 30 compuestos altamente antioxidantes se ven reducidos por efecto de la leche. Este es un producto que debe consumirse en forma controlada, aunque la sensación y el placer sean irresistibles así como el placer del recuerdo de todos los buenos momentos que despiertan con su sabor. 

 

 

El cacao de ardilla

Nombre científico: Herrania purpurea

Familia botánica: Malvaceae subfamilia Byttnerioideae

Allá en la zona atlántica, oculto bajo la sombra tropical de los bosques muy húmedos caribeños, de vez en cuando aparece un arbolito de verdad muy curioso, pues además de que posee un tronco largo y muy delgado casi sin ramas que nos recuerda mucho a una papaya (Carica papaya), sus frutos agridulces son una verdadera delicia al paladar. Se trata del cacao de ardilla, de la misa Familia botánica del cacao común (Theobroma cacao), y de frutos idénticos a éste pero en miniatura de apenas 10 ó 15 centímetros de largo, los cuales también nacen en los troncos y ramas, con muchas semillas cubiertas de un arilo o pulpa blanca, esponjosa y de un exquisito sabor dulce-acídulo que se puede comer así al natural. De las semillas tostadas del cacao de ardilla se obtiene el más dulce, cremoso y delicioso chocolate del mundo entero. Y allí está la especie, esperando a que alguien la reproduzca y cultive en los espacios a la sombra de bosques secundarios o de plantaciones de árboles maderables, frutales u ornamentales. ¡Enorme potencial!

 

El cachá o espino blanco

Nombre científico: Abarema idiopoda

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Mimosoideae

Una de esas especies que urgentemente debe reproducirse y plantarse por todo lado, no solo por su belleza sino porque está en riesgo de extinción.  Se le conoce como cachá, espino blanco, cashá o dormilón y es una especie nativa desde México hasta Panamá, a excepción de El Salvador. En Costa Rica se le encuentra en sitios bajos, húmedos, nublados, así como en los semideciduos (que pierden parcialmente las hojas en la estación seca) e incluso en los inundados como los presentes en la Zona Atlántica, encontrándose además en el Pacífico Sur, desde el nivel del mar hasta más o menos los 1500 m de altitud. No presenta problemas para crecer en lugares expuestos al sol directo y aunque le gustan los suelos buenos acepta bien otros tipos más pobres.

De largo y para los poco expertos podría confundirse con un guanacaste y en el Atlántico algunos viendo únicamente su tronco piensan en surá, pero viéndolo bien no se parece a ninguna de las dos especies. Puede llegar a crecer unos 25 a 30 m de alto con un tronco delgado y corto que dependiendo de las condiciones donde esté puede desarrollar entre 25 y unos 75 cm. de diámetro o un poco más pero ramifica desde muy abajo, permitiendo que sus largas ramas formen una hermosa y tupida copa ancha muy baja, formada por miles de hojas compuestas por finos y muy verdes folíolos de pocos milímetros, que le otorgan una exquisita sensación de suavidad. Su tronco y ramas están cubiertos por una delgada corteza de color crema amarillenta muy característica por su forma de desprenderse, en placas cuadradas dejando evidente una nueva corteza muy llamativa por su color claro.

Las delicadas flores blancuzcas se presentan al final de las ramitas y están formadas por muchos largos estambres agrupados en una cabezuela, estilo pompón, las que atraen a muchos insectos y colibríes. Los frutos son unas pequeñas legumbres de unos 10 a 12 cm. de largo y 1 cm. de ancho, de color marrón brillante, con la particularidad de que evidencian las 6 a 8 semillas  que poseen porque se estrechan entre cada una de ellas, otra característica  interesante es que se retuercen totalmente formando una espiral; en su interior hay una ligera sustancia dulce, estilo miel que atrae a ciertos animales, los que posteriormente se encargarán de llevar sus semillas a otros sitios. Las semillas son pequeñas, duras, semi aplastadas  y muy lisas, de color crema oscuro y presentan una banda más clara de forma circular en su superficie, las cuales son fáciles de germinar mediante un tratamiento con agua hirviendo, para ello se les agrega el agua a borbollones y se dejan en ella unas 24 a 48 horas, luego se plantan con un buen sustrato.  También se ha reproducido por medio de estacas jóvenes.   Por su fina madera catalogada como semidura se le ha utilizado para los acabados en la decoración de interiores y en la fabricación de muebles finos, además por su resistencia  natural es ideal para postes y durmientes de ferrocarril, los que pueden durar hasta más de 30 años sin deteriorarse; mientras que otros usos menores que se le han dado han sido como leña, en la fabricación de mangos para herramientas y de artesanías, sin olvidar su alto potencial como ornamental y como sombra de café.  Sus raíces aparentemente poseen propiedades insecticidas. Ver más fotos en  http://www.facebook.com/media/set/?set=a.210667018974887.50811.194845613890361&type=3

 

El cachimbo o cristóbal de Guanacaste

Nombre científico: Platymiscium parviflorum

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Faboideae

Magnífico y vigoroso árbol de copa compacta conformada por muchas ramas gruesas y largas. Produce una de las maderas más finas y hermosas de América y del mundo entero. Actualmente su población silvestre es muy escasa debido a que ha sido cruelmente diezmada en los sitios en donde habita, no para explotar su madera preciosa sino para picar y extraer leña, la cual posee la triste reputación de ser la mejor de todas la leñas ya que arde durante mucho tiempo y produce buena braza y calor casi sin producir humo (en Costa Rica se le llama cachimba o cachimbo a cualquier cosa que es muy caliente o que produce mucho fuego). Más o menos a partir de los 8 a 10 años de edad, los jóvenes árboles comienzan a producir sus primeras flores las cuales son muy atractivas y de un hermoso color amarillo intenso. Además, el tronco tiende a ser muy recto y cilíndrico con una corteza áspera y gruesa, lo cual lo convierten en un árbol perfecto para ser utilizado como tutor para "pegar" plantas trepadoras y/o epífitas como orquídeas, pitahayas, helechos, bromélias, etc.  Para mayor información acerca de esta especie,  visite Los Árboles del Corazón.

 

El cachito o lechero

Nombre científico: Tabernaemontana litoralis sinónimo Stemmadenia littoralis)

Familia botánica: Apocynaceae

Podríamos decir que este árbol "siempre estuvo allí", creciendo y desarrollándose sin pena ni gloria en el patio, el cerco, el cafetal o el potrero, pero no es sino hasta ahora que se le está dando la importancia que merece. Produce unas hermosas y aromáticas flores blancas de tamaño mediano, las cuales despiden un aroma exquisito e inigualable. Los frutos son pequeños y compuestos de dos segmentos iguales y puntiagudos semejantes a un par de cuernos o cachos gruesos, lo cual explica el nombre común de este árbol. Lechoso es el otro nombre vernáculo con el que se conoce a este árbol debido a la gran cantidad de savia blanca, espesa y pegajosa que brota de la corteza o ramas cuando se quiebran o podan, y al igual que todas las demás especies de árboles con savia blanca o leche, ésta brota en mucha mayor cantidad durante los días de luna llena.  Siempre se le confunde con su congénere el bijarro o huevos de caballo (Tabernaemontana donnell-smithii) pero las flores de éste último son amarillas y mucho más pequeñas y los frutos mucho más grandes.

Debido a su rápido crecimiento y a que no requiere de mayores atenciones, en los últimos cinco años esta especie se ha vuelto muy popular en los parques y jardines del Valle Central de Costa Rica, y francamente es un árbol poseedor de una belleza muy singular. Junto con la reina de la noche (Brugmansia), la pitahaya (Hylocereus costaricensis) y la reseda (Lawsonia inermis), el cachito conforma un selecto grupo de plantas tropicales de flores embriagadoramente aromáticas. Una de las grandes ventajas del cachito es su notable tolerancia a la sombra, y se desarrolla y florece muy bien bajo la copa de otros árboles de mayor altura. La pulpa de los frutos maduros atrae y alimenta a muchas especies de aves silvestres. Se habla mucho acerca de las propiedades casi místicas y legendarias de las flores de árboles exóticos como la champaca (Magnolia champaca) o el ilán-ilán (Cananga odorata), con las que se elaboran muy caros y famosos perfumes de marca, pero estos aromas sinceramente podrían considerarse ordinarios en comparación con el embriagador perfume de nuestro muy humilde y criollo cachito. Vea más fotos en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.541484362559816.1073741836.194845613890361&type=3

 

El caimitillo

Nombre científico: Capparis indica

Familia botánica: Capparaceae

Este pequeño árbol que no llega a superar los 7 m de altura es otro de los desconocidos del bosque seco, presente en los remanentes de bosques y bosques secundarios de la vertiente pacífica, en donde se esconde entre el resto de la vegetación para evitar la plena exposición al sol, pero a pesar de ello no soporta la sombra total, por lo que se puede clasificar como una especie de media sombra. No es exigente en cuanto a suelos, de ahí que no tenga problemas para desarrollarse en suelos pobres y rocosos presentes desde el nivel del mar hasta poco más de los 800 m de altitud. Se le encuentra desde México hasta Venezuela y Colombia así como en Las Antillas. De aspecto nada extraordinario más bien muy común, el achiotillo es un arbolito de no más de 7 m de altura, de tronco retorcido y grisáceo,  con ramas delgadas que nacen desde muy abajo, lo que le da una copa estrecha y rala. Pero lo que llama la atención son sus ramitas, los pecíolos (tallito de la hoja) y las hojas mismas por el envés, que se encuentran cubiertos totalmente por una especie de escamas que le dan una apariencia brillante con tonalidades cobrizas o plateadas. La corteza posee un fuerte y desagradable olor.

Las delgadas hojas son simples, alternas y de forma alargada, de color verde claro y cobrizas o plateadas por detrás,  lo que le da un hermoso aspecto desde cierta distancia y lo hace un poco fácil de reconocer, ello combinado a el hecho de que las hojitas nuevas salen unidas entre sí, mostrando su color cobrizo. Los racimos de pequeñas y blancas flores, nacen al final de las ramitas o en la unión de las hojas con las ramitas (en la axila) y están formados por poco más de 10 flores, que van reventando de abajo hacia arriba. Estas aromáticas florecitas de poco más de 1 cm  tienen largos estambres y son muy visitadas por insectos, abejas y mariposas.   Los frutos son largas y delgadas vainicas que pueden alcanzar los 25 cm , de color cobrizo o con ciertos tonos plateados porque también  están cubiertos por las mismas escamas que las ramitas y el envés de las hojas. Son del grupo de los frutos secos y al abrirse exponen entre 6 y 25 pequeñas semillas, cubiertas por una delgada pulpa rojiza, que atrae a ciertas especies de aves, las que ayudan a su diseminación. A pesar de su escaso tronco posee  una madera dura, de apariencia rosada y con un fuerte olor, siendo utilizada como leña. Pero por sus características también podría utilizarse para protección de suelos, atracción de fauna y mariposas, así como ornamental, aprovechando que su reproducción por medio de semillas es muy sencilla, ya que no requiere de tratamientos pregerminativos, aunque su crecimiento es un poco lento.

 

El caimito

Nombre científico: Chrysophyllum cainito

Familia botánica: Sapotaceae

El caimito es un hermoso árbol frutal nativo de las Antillas Mayores y del Sur de México hasta Venezuela, al que le gusta crecer en sitios hasta los 1000 y en ocasiones se le encuentra plantado en los 1200 m de elevación, en climas tanto secos como húmedos, en los cuales puede llegar a crecer 20 m o más y desarrollar un tronco de más de 50 cm  de diámetro e inclusive si las condiciones son muy favorables puede alcanzar el 1 m. Su tronco está cubierto por una  corteza grisácea, áspera y acanalada y en su base desarrolla delgadas gambas para ayudar a sostenerse en terrenos poco estables.  Muy característica es su extensa y redondeada copa, formada por ramas largas que la hacen caer suavemente, observándose las ramitas nuevas de un color cobrizo, así como sus hermosas y grandes hojas simples de color verde fuerte brillante por encima y doradas o ferrugíneas por debajo, característica  que da origen a su nombre de "Chrysophyllum u hoja dorada", ello  gracias a la presencia de una fina y densa pubescencia; al envejecer el color verde del haz cambia a un tono rojizo brillante, lo que le da al árbol una magnífica apariencia, especialmente cuando son balanceadas por el viento y se forma un hermoso matiz de colores y texturas.  Otra de las características propias de las Sapotáceas es que en casi todas sus partes presentan una sabia lechosa que puede ser irritante al contacto con la piel o los ojos, por lo que hay que tener cuidado.

Las pequeñitas flores de color amarillo pálido o crema con pedúnculos o tallitos cobrizos igualmente pequeños  nacen en la base de las hojas, donde luego crecerán grandes y carnosos frutos redondos como de 7 cm  en promedio de diámetro  que al madurar tendrán un color morado fuerte o púrpura muy brillante,  los cuales curiosamente al madurar por lo general no caen al suelo, de ahí que para poder disfrutarlos hay que textualmente "bajarlos" pero eso si deben estar bien maduros, para no sentirlos manchosos. La pulpa es de un agradable sabor dulce y de color blanco en el centro y conforme se acerca a la cáscara se torna más lila, siendo esta parte de un sabor menos agradable.  A la hora de partir los frutos se debe tener cuidado de que el látex no toque la pulpa, para ello una buena forma de abrirlos es hacer un corte diametral y con ambas manos hacer giros a ambos lados, de esta forma una de las secciones se desprenderá de la cáscara.   Hay dos variedades de caimito uno que da frutos de un color más verde con menos sabor pero mucho más aromático y el de frutos más morado con un sabor más dulce pero de menos aroma, ambos ricos en fósforo, calcio, hierro y niacina, por lo que debe aprovecharse la época de cosecha para consumirlos en bastante cantidad.

Dentro de los frutos se pueden encontrar entre 7 y 10 semillas acomodadas en forma de estrella, de ahí que en otros países se le conozca como "star apple";   ellas son como de 1 cm  de largo de color café claro brillante, duras, con forma de almendra y una sección más clara y rugosa, lo que las hace muy llamativas para artesanías. Por su gran aprecio como árbol frutal, muy pocas personas conocen las características de su fina madera y de sus múltiples usos; ella es dura, con buen peso, grano fino y de un lindo color rosado a morado, aunque es difícil de trabajar y al secarse  puede generar torceduras y rajaduras, posee una alta durabilidad natural, pero con buenas técnicas se logran grandes resultados en construcción, carpintería, muebles de lujo, construcciones marinas, construcción pesada, traviesas de ferrocarril, pisos de alto tránsito, mangos de herramientas agrícolas y leña de muy buena calidad.  Además del consumo directo de sus frutos, los cuales son de exportación, con ellos se hacen helados, ensaladas de frutas, dulces y bebidas, como la que preparan en Jamaica con naranja  agria y a la cual llaman "matrimonio" y con las semillas se preparan reposterías, así como también preparaciones medicinales para diferentes dolencias. Este ejemplar árbol se reproduce por semilla, aunque el porcentaje de germinación es bajo, por lo que también se pueden utilizar los acodos e injertos.  

 

El camíbar

Nombre científico: Copaifera aromatica

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

Árbol grande y muy atractivo nativo de las tierras bajas y muy húmedas en ambas vertientes del país pero actualmente se encuentra muy escaso. Tradicionalmente se la ha explotado por su madera de regulares propiedades para la construcción, y por la resina espesa y muy aromática que emana por el tronco cuando la corteza se corta con cuchillos; esta resina se conoce como aceite de camíbar y se le ha utilizado como barniz natural para la madera y para elaborar una amplia variedad de ungüentos medicinales. Varios fenómenos naturales muy complejos afectan a la población de este árbol y le impiden reproducirse normalmente. Todos estos factores han colocado a esta especie en la lista roja de los árboles de Costa Rica en mayor peligro de extinción.

 

El candelero, palo de velas o árbol de candelas

Nombre científico: Parmentiera cereifera

Familia botánica: Bignoniaceae

 

Esta es una de esas especies que no pueden faltar en los arboretos dedicados los árboles extraños, insólitos o misteriosos. Se trata de un árbol de tamaño relativamente pequeño, nativo de las zonas bajas y húmedas de Panamá, que posee muchas características interesantes, siendo la más notable de ellas sus frutos largos, carnosos y cilíndricos que nacen directamente del tronco y de las ramas, creando la falsa impresión de que alguien se encargó de colgar al árbol varias docenas de candelas o velas en una especie de ritual o culto religioso. Estos frutos son de color verde al inicio y amarillo pálido al madurar, y aunque son carnosos poseen una pulpa muy fibrosa y amarga al paladar, que sin embargo se utilizan para alimentar cabras y cerdos. Otra característica curiosa es que sus flores son de color verde amarillento y también nacen en grandes cantidades sobre el tronco y ramas más gruesas. Los individuos se pueden reproducir fácilmente por medio de semillas y con cierta dificultad por medio de esquejes y de estacas vivas. Debido al pequeño tamaño y forma de cruz de sus hojas, así como a sus ramas largas y delgadas en disposición horizontal, esta especie se utiliza mucho en la confección y formación de hermosos bonsáis.

 

El candelillo de Guanacaste

Nombre científico: Cassia emarginata  

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

Una de las tantas especies que se pueden distinguir en el paisaje únicamente cuando florean, ya que su simplicidad la camufla con su entorno. Esta especie propia de las bajuras del Pacífico Seco, puede encontrarse creciendo hasta alrededor de los 500 m de elevación  o un poco más en lugares totalmente expuestos al sol, ya que no le gusta la sombra;  es nativa del sur de México hasta Colombia,  Venezuela y las Antillas. Se caracteriza por su bajo tamaño que puede llegar a alcanzar los 10 m de altura y por su grisáceo, delgado, torcido y liso tronco, el cual es común que se ramifique desde la base; en árboles viejos los troncos se fusionan y dan forma a un solo fuste lleno de abultamientos, engrosamientos, depresiones y demás formas peculiares. La copa es extendida pero no muy tupida, formada por largas ramas sumamente  resistentes y delgadas así como de hojas compuestas por dos o tres pares de foliolos, siendo el par superior más grande que el anterior. Estos foliolos de forma ovalada y color verde oscuro por encima y grisáceas por debajo, están cubiertos por una fina pubescencia, que es sumamente agradable de tocar, pero si se estrujan mucho desprenden un fuerte olor a frijol, el que  para muchas personas es desagradable. Otro de los detalles que llaman la atención de estos arbolitos son sus plateados brotes foliares que cubren la copa semejando pequeñas y delicadas plumas. 

Durante la época de floración es un lindo espectáculo ver las orillas de los caminos vecinales de muchas fincas de Guanacaste engalanadas con cientos de flores de un color amarillo intenso que cubren totalmente las copas de los árboles que han logrado mantenerse a través del tiempo formando parte de las cercas. Estas flores se presentan en pequeños racimos distribuidos a lo largo y ancho de la copa, por dentro y por fuera, dando un hermoso aspecto al árbol, porque contrastan fuertemente con el verde de las hojas y una curiosidad que presentan estas flores es que no logran abrirse del todo por lo que mantienen una forma como de cascabel y son muy visitadas por insectos y abejas. Los frutos son largas y delgadas vainas de color negro que cuelgan de las ramas por mucho tiempo; las mismas son muy duras por lo cual hay que quebrarlas para poder sacar las pequeñas y ovaladas semillas. La madera es dura y de un color amarillenta, pero por lo delgado de sus troncos no se le ha dado mayor uso en construcción, aunque  se le puede encontrar como horcones y vigas de algunas construcciones rurales por sus formas esculturales. Dentro de los pocos usos que se le dan fuera de postes vivos en las cercas, están producción de leña, abonos verdes, fijación de nitrógeno, medicinal, obtención de colorantes de su madera y como un ornamental.

La reproducción de esta especie es sencilla, únicamente se requiere exponer las semillas  a un tratamiento con agua hirviendo o bien una vez quebrados los frutos mezclar todo este material con el sustrato y esperar unas dos semanas a que empiece la germinación. Desde casi el inicio los arbolitos desarrollan rápido y  empiezan a desarrollar sus múltiples y característicos tallos.  

 

El candelillo de Santa Ana

Nombre científico: Senna spectabilis

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

Un árbol con grandes atributos como especie ornamental y de alta importancia ecológica, muy característica y representativa de la porción occidental del Valle Central. Es muy notable por su copa extendida gracias al hecho de que el tronco se ramifica a muy baja altura. Produce unos enormes ramos de flores de color amarillo fuerte que se forman exactamente en las puntas de cada rama, por lo que la floración se desarrolla libremente por encima del nivel del follaje, y a diferencia de casi todos los árboles de flores ornamentales nativos de Costa Rica, la espectacular floración amarilla del candelillo de Santa Ana se produce en el mes de agosto en plena estación lluviosa. Los frutos son unas legumbres largas, delgadas y negras repletas de semillas en su interior, y son ávidamente devorados por el ganado. Es una de las pocas especies forestales capaces de establecerse y desarrollarse sin ningún problema en los suelos degradados y desprovistos de rizósfera en donde durante muchos años hubo una intensa actividad ganadera.  Cuando no tiene flores ni frutos, este árbol se confunde fácilmente con el jocote (Spondias purpurea).

 

El canelo

Nombre científico: Ocotea veraguensis

Familia botánica: Lauraceae

En Costa Rica, los árboles de la familia Lauraceae  a la que pertenece el conocido aguacate o palta (Persea americana) son muy abundantes y muy variados en las regiones bajas, medianas y altas en donde se presenta una elevada humedad ambiental durante todo el año. Sin embargo, una sola especie de esa gran familia logró "escaparse" de los bosques húmedos y encontró su hábitat en las regiones bajas del Pacífico Norte del país en donde se presenta una estación muy seca y muy caliente durante casi la mitad del año. Efectivamente el canelo es el único árbol lauráceo que podemos encontrar en esa zona, y se caracteriza porque los individuos adultos poseen un tronco recto y cilíndrico con una copa redonda y densa que de lejos recuerda mucho a un aguacate. Otra característica notable es que su corteza se desprende en grandes láminas que dejan marcas en el tronco. Los frutos son del tamaño y forma de aceitunas, verdes al inicio y de color negro o azul oscuro cuando están maduros, y poseen una especie de copa o sombrero de color rojo muy vivo (foto) que sirve para atraer a las aves que se alimentan del fruto y dispersan las semillas, como los tucanes. El nombre de canelo se debe a que la corteza seca de las ramas más delgadas posee un aroma casi idéntico al de la verdadera canela (Cinnamomum verum).

 

El caña fístula

Nombre científico: Cassia fistula

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

El caña fístula es una de las especies más elegantes de la temporada de floración, originaria del Sudeste de Asia y actualmente presente en todos las regiones tropicales y subtropicales del planeta. En el país se le puede encontrar muy comúnmente en jardines, parques, aceras y fincas, desde el nivel del mar hasta los 1200 m de elevación, especialmente en la zona Pacífica en donde florece espectacularmente. Prueba de ello es el frente del cementerio de Cañas,  Guanacaste, el cual se engalana todos los años con una serie de árboles que muy sabiamente plantaron hace décadas. De tamaño pequeño no más de 10 m, copa muy densa y redondeada, tronco chaparro y grueso cubierto por una corteza verduzca y muy lisa en árboles jóvenes pero grisácea, muy rugosa y dura en los árboles viejos. 

Sus hojas compuestas de hasta 40 cm  de largo, están formadas por foliolos verde oscuro y más claros por debajo, caracterizados por nervaduras transparentes y  brotes foliares casi plateados similares a plumas.  Los enormes racimos de flores amarillas son su mayor atractivo, no solo porque son muy largos sino muy gruesos, los cuales por su propio peso caen elegantemente. Posteriormente el árbol se llenará de largas y delgadas vainas de color negro, lisas y muy duras, con muchas pequeñas semillas igualmente duras de color café brillantes y lisas, cubiertas por una especie de sustancia pegajosa muy espesa de color negro, muy apetecida por vacas y caballos;  los que se encargarán posteriormente de diseminar las semillas en sus boñigas, con la ventaja de que ya las semillas habrán recibido un adecuado  tratamiento pre germinativo dentro del sistema gástrico de estos animales.

De rápido crecimiento y alta capacidad de rebrote lo que aumenta su copa y su área de floración y por ende su mayor atractivo. Otra ventaja que tiene esta especie es que no bota sus hojas, aún en las épocas más secas, por lo que se le ha utilizado como árbol de sombra. Se usa también como alimento de animales silvestres, ganado, caballos y chanchos entre otros, como atracción de abejas, madera de construcción, artesanía, ebanistería,  leña, carbón, medicina tradicional, control de erosión y protección de suelos. Tailandia muy acertadamente lo declaró como su "Árbol Nacional".

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com