Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

          

 

Ir a lista general de especies

1   2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22 

 

El caoba hondureño

Nombre científico: Swietenia macrophylla

Familia botánica: Meliaceae

A solicitud de: Carlos Alfredo Menjívar Rapalo, San Pedro Sula, Honduras.

Hermoso, corpulento y recto árbol nativo de las regiones bajas de Mesoamérica, desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación más o menos. Famoso y reconocido desde los tiempos de la colonización europea por su madera fina de extraordinarias propiedades físicas, muy semejantes a las de su congénere la caoba antillana (Swietenia mahagoni) considerada desde hace siglos como la Reina de las Maderas Tropicales. Una de sus características más llamativas son sus frutos, consistentes de unas cápsulas secas y leñosas del tamaño de dos puños juntos, que al madurar se abren en pétalos o gajos de abajo hacia arriba como un paraguas o sombrilla para liberar una gran cantidad de semillas aladas y grandes. Como es de suponer por poseer una madera preciosa, la población silvestre de la caoba hondureña se encuentra sumamente reducida en toda su área de distribución natural. Sin embargo es una especie muy fácil de reproducir y de cultivar y si los árboles se plantan en condiciones ambientales muy favorables, crecen y se desarrollan sorprendentemente rápido como el ejemplar de la fotografía con una edad de apenas 12 años.  Para mayor información acerca de esta especie,  visite Los Árboles del Corazón.

La caobilla

Nombre científico: Carapa guianensis

Familia botánica: Meliaceae

A solicitud del Sr. Gerardo Pérez. Costa Rica.

La caobilla o andiroba como también se le llama en otros países, es un hermoso árbol de las llanuras de la zona Atlántica al que le encanta crecer y desarrollarse en lugares muy húmedos, a tal punto que es común encontrar rodales o grupos de ellos en las orillas de las áreas pantanosas.  En estos lugares es fácil identificar si hay árboles cerca, ya que sus semillas son bastante grandes y poseen la característica que tienen dos  lados planos y uno curvo, debido a que en cada fruto  hay por lo general 4 semillas. Estas semillas tan especiales le brindan al embrión y posteriormente a la plántula, todo el alimento necesario para crecer por un periodo largo de tiempo, de ahí que se adapte tan  bien a lugares marginales para otras especies.  Por otro lado los árboles jóvenes llaman mucho la atención porque sus hojitas nuevas son de un color rojo brillante, como una estrategia que desarrolló el árbol para evitar que éstas se quemen por efecto del sol.

Siempre se va a encontrar a estos árboles llenos de grandes hojas verdes formadas por 4 a 10 pares de foliolos y puede llegar a crecer hasta más de 40 m y en su grueso y recto tronco desarrolla gambas o    raíces tabulares, que le ayudan a sostenerse mejor en suelos poco firmes.  Esta especie ha sido comúnmente utilizada por su madera, la cual es de un color rojizo y muy fácil de trabajar e incluso ideal para tornear. Con ella se elaboran puertas, marcos para puertas y ventanas, muebles, molduras y piezas torneadas como cortineros. También en otros países se le reconocen sus propiedades medicinales, las cuales  se encuentran en sus hojas, corteza y en especial en las semillas, de las cuales se obtiene un aceite para fabricar jabones, velas y repelentes de insectos.  Como dato curioso esta madera es utilizada por el mercado negro de la madera como escudo para el tráfico internacional de la valiosa caoba (Swietenia macrophylla) ya que no posee restricciones.

 

El capulín de comer

Nombre científico: Muntingia calabura

Familia botánica: Muntingiaceae

A solicitud de: David Bolívar Rivas, Costa Rica.

Se acabaron las excusas para no plantar árboles bajo el pretexto de que "sólo los nietos los van a poder disfrutar". Desde México hasta Brasil y Bolivia, así como en las Antillas mayores desde el nivel del mar hasta más arriba de los 1200 m de elevación, especialmente en orillas de bosques y caminos, charrales, potreros o en sitios que han sido alterados por directamente por el hombre o por incendios crece el capulín o como también le llaman capulincillo, puam, árbol de cereza o Jamaican cherry. En Costa Rica es una especie muy abundante en la vertiente Pacífica, aunque también se le puede encontrar en el lado Caribe.

Un árbol de porte bajo que no supera en la mayoría de los casos los 10 m de alto, pero no es raro a veces encontrar algunos unos metros más altos. Su tronco es delgado y ronda los 20 cm de diámetro pudiéndose dividir desde muy abajo en varios troncos más delgados que formarán ramas verticales muy largas y de las cuales nacerán ramas secundarias largas, delgadas y muy flexibles que le dan una copa un poco extendida y caediza, la misma nace desde muy abajo y es un poco densa. La corteza del tronco es delgada, de color grisácea y se puede desprender en largas tiras, de hecho en árboles viejos se desprende casi totalmente dejando el tronco expuesto, pero al poco tiempo la recupera.

Las ramitas son un poco pubescentes al final y en toda su superficie sobresalen muchas lenticelas de color claro. Las simples y alternas hojas con forma de lanza, base asimétrica, nervadura muy evidente por detrás y borde fuertemente aserrado son de color verde oscuro por encima y muy claras por detrás; cubiertas totalmente por una fina pubescencia que le da una delicada textura como seda, ello unido a que tienden a caer a ambos de las ramitas dan la apariencia como que estuvieran hechas de fina y suave tela. Su peciolo igualmente se encuentra cubierto con esta pubescencia. Las solitarias flores blancas evidentes durante casi todo el año y visibles perfectamente encima de las ramitas, miden unos 2 cm de diámetro, poseen 5 pétalos redondeados dispuestos en un mismo plano, exponiendo los estambres y el gineceo perfectamente, recordando un poco a las flores de las guayabas (Psidium guajava). En la mayoría de los casos se encuentran solas pero pueden encontrarse varias juntas en pequeños grupitos, las cuales atraen a muchas abejas, mariposas y pequeños insectos.

Los pequeños y redondeados frutos de cáscara delgada, lisa y brillante, de aproximadamente 1 cm de diámetro al madurar se tornan rojos y muy jugosos con un sabor dulce muy agradable por lo que se pueden comer directamente o utilizarlos para hacer jaleas, postres o refrescos. Los mismos presentan largos peciolos y mantienen en la punta restos de las flores. Nutricionalmente estos frutos poseen propiedades antioxidantes, fibra, vitamina C, calcio, fósforo, hierro, así como saponinas, flavonoides y taninos. Las semillas son de color oscuro y sumamente pequeñas, de hecho por fruto se pueden encontrar hasta 1000 y si se desea emplearlas para reproducir esta especie se pueden utilizar de dos formas, una es poniendo los frutos en agua y dejar macerar un rato, frotando los frutos entre ellos para liberar las semillas, las cuales luego se ponen a secar a la sombra, o una forma más sencilla es romper un poco los frutos bien maduros y colocarlos en un sustrato de tierra negra, carbón de granza o arena fina, en donde las semillas germinarán fácilmente a los pocos días. Es recomendable no almacenar las semillas porque pierden rápidamente su viabilidad.

Esta especie también se reproduce por medio de estacas e injertos. Su crecimiento es bastante rápido incluso árboles con apenas 1 año de edad ya tienen una amplia copa capaz de brindar una buena sombra y también producen una abundante cantidad de frutos que atraen a una enorme variedad de aves y mamíferos. La madera es suave, de color crema amarillenta y presenta algunas vetas anchas y se ha utilizado en algunas construcciones rurales, como pulpa para papel, leña, carbón y en la fabricación de utensilios caseros, teniendo presente que no es resistente a insectos, termitas u hongos. Por sus características de crecimiento en una amplitud de suelos es ideal para recuperar suelos malos, además de que es una excelente fuente de alimento y refugio para la fauna y su corteza es una buena materia prima como fibra sustituta de cordeles para amarrar alambres de cerca, postes, usos domésticos, hacer canastas, tendederos de ropa o cestería.

Por su tamaño, forma y textura del follaje, el capulín es una de las mejores opciones para ser utilizado como un excelente árbol ornamental de nueva generación para áreas urbanas principalmente. Sus usos medicinales se conocen desde hace muchísimos años, inclusive los nahuas lo utilizaban en los tratamientos de una serie de padecimientos y recientemente se han detectado en sus hojas propiedades antibacteriales. Al ser una especie pionera es amante del sol, aunque resiste bien la sombra y si no se maneja adecuadamente puede convertirse en una especie invasora. Como curiosidad cabe señalar que el género Muntingia fue dedicado al botánico holandés Abraham Munting y posee una especie. Más fotos en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.534385023269750.1073741830.194845613890361&type=3

 

El carambola

Nombre científico: Averrhoa carambola

Familia botánica: Oxalidaceae

Arbolito nativo de la India, Sri Lanka e Indonesia, pero muy difundido en los trópicos de todo el mundo principalmente por sus peculiares y comestibles frutos carnosos de sabor un tanto ácido y  de color amarillo; reconocibles fácilmente por las 5 grandes aristas en su superficie que forman una estrella cuando se parten, de ahí que le conozcan también  como star fruit. Estos frutos son ampliamente utilizados para preparar refrescos, salsas, postres o simplemente para decoración de diversos platos. Es un fruto muy nutritivo que puede ser consumido por cualquier persona, es rico en vitamina A y C, antioxidantes, en potasio y en calcio, así como en fibra lo que ayuda a una mejor digestión, recomendada para los que padecen de problemas cardiovasculares y la diabetes, por su bajo contenido de sodio y su escasa cantidad de grasa, así como aquellas que sufren deficiencias de vitamina A. Las personas con algún padecimiento en los riñones o de cálculos, diarreas, gastritis u otro mal digestivo deben abstenerse de su consumo, ya que por el contenido de potasio y calcio pueden verse afectadas negativamente. Otro dato interesante es que su alto consumo puede desarrollar en personas sanas deficiencias renales si se consume con el estómago vacío, producto de una intoxicación por los oxalatos que posee.

 

El carao

Nombre científico: Cassia grandis

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

Mejor conocido por el efectivo uso contra la anemia. Desde muy niños se puede escuchar a las mamás y abuelitas hablar de que no hay nada mejor para la anemia que la miel de carao con leche, pero son muy pocas las personas que conocen algo más de este maravilloso árbol nativo de México, Centroamérica, Suramérica y Las Antillas. Puede llegar a alcanzar los 25 m, aunque la mayoría  no crecen tanto, pero si logran desarrollar un tronco grueso y una hermosa, densa y amplia copa, formada por largas y gruesas ramas, cubiertas por miles de hojas compuestas de finos foliolos de color verde, que en la época seca le dan paso a los llamativos y grandes ramos de flores con diversos tonos rosados y a las nuevas hojas de color verde tierno, lo que le da un perfecto contraste. Los frutos son unas vainas o legumbres  muy largas de hasta 50 cm  con una cáscara leñosa muy dura de color café y textura rugosa y se pueden mantener unidas a las ramas por más de 2 años, por lo que es común ver estos árboles con flores y frutos al mismo tiempo. Dentro de los frutos se encuentran pequeñas semillas duras de color café claro brillantes, acomodadas en pequeñas cavidades individuales y cubiertas  por una especie de miel cafesuzca de olor muy fuerte, llamada sandal y es precisamente ésta la que se utiliza contra la anemia. 

Como especie melífera tiene gran reconocimiento por la gran cantidad de insectos y abejas que visitan sus flores en busca de néctar y polen, siendo sus principales polinizadores. Además de su tradicional uso como medicinal y en apicultura se le emplea en cercas vivas, forraje, atracción de fauna, formación de bosquetes, como leña, madera en construcción rural,  protección  de suelos y por ser semi caducifolia como sombra. En algunos lugares utilizan la ceniza resultante de la quema de la madera para fabricar jabones por su alto porcentaje de potasio. Se reproduce por medio de semillas, las cuales deben ser tratadas previamente con un tratamiento pregerminativo que pueda romper la cáscara dura y permitir que el embrión pueda germinar. Para ello se colocan las semillas en un recipiente y se les echa el agua hirviendo a borbollones y se dejan  enfriar en ella por 24 horas, luego todas aquellas que han aumentado su tamaño se siembran en un lugar adecuado con tierra suelta. Otro tratamiento es dejar las semillas en agua tibia por dos días, pero primero se realiza un corte a cada semilla en forma opuesta a donde está el embrión, para que el agua pueda penetrar fácilmente. Esta especie se le puede encontrar creciendo en las tierras bajas del Pacífico hasta aproximadamente los 1000 ó 1200 m de elevación, con mayor frecuencia en sitios más secos y abiertos, e incluso en bosques secundarios, aunque también le gustan las riberas de los ríos y los climas un poco más húmedos.

 

El carao amarillo

Nombre científico: Cassia moschata

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

Una especie poco común en nuestro país, a pesar de su belleza ya que como su nombre lo dice para muchos es un carao pero con flores amarillas en lugar de rosadas, de ahí que nunca  se le diera gran importancia.  Nativa de México, Guatemala, Belice, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Guyana y Brasil en donde se le conoce como caña fístola o caña fistol llanero y se encuentra creciendo en los bosques de galería o riparios, es decir cerca de los ríos.  En el país se le ha ubicado en la Cordillera Volcánica Central, en Puriscal, en el Pacífico Sur y Central, desde el nivel del mar hasta aproximadamente los 800 ó 1000 m de altitud, prefiriendo sitios con suelos bien drenados y ricos en materia orgánica. De unos 20 m de alto y delgado tronco cubierto de una corteza grisácea llena de marcadas lenticelas, las que le sirven al árbol para el intercambio gaseoso. Antes de los 10 m de altura se observan las gruesas ramas que le permite una hermosa y amplia copa, llena de ramas secundarias y ramitas verdosas muy pubescentes, las cuales sostienen sus múltiples y alternas hojas compuestas, formadas por pubescentes foliolos  de unos 2 cm. de ancho.

En la época de floración el árbol se cubre espectacularmente de cientos de grandes y colgantes ramos  de flores amarillas que contrastan fuertemente con sus tonalidades naranja; las cuales atraen a gran cantidad de abejas, mariposas, otros muchos insectos y aves insectívoras.  Los frutos son largas y cilíndricas legumbres que pueden llegar a medir hasta 40 cm de largo y entre 1 y 1,5 cm de ancho, de color oscuro brillante y con una textura muy rugosa, las cuales están al madurar no se  abren, característica que se denomina "indehiscente", por lo cual para liberar las semillas se deben quebrar, labor que realizan muy bien los animales como las vacas, caballos y ovejas, que las persiguen, especialmente en la época seca, que es cuando escasea el alimento;  para comerse la espesa miel que cubre las semillas,  que es sumamente rica en proteínas. Las   pequeñas, brillantes y lisas semillas de color amarillento se encuentran acomodadas dentro del fruto una sobre la otra, como una fila de monedas y  para acelerar su germinación se pueden someter a un tratamiento con agua hirviendo, para ello se colocan en un recipiente y se les agrega agua a borbollones, dejándolas en esa agua por unas 24 horas. Cuando las semillas se han almacenado mucho tiempo este tratamiento no es muy efectivo, de ahí que se han hecho estudios en donde se someten a una escarificación con ácido sulfúrico por unos 15 min, previamente se les cortó la punta opuesta al embrión para mejorar la penetración del líquido y durante; luego se dejan en agua por 4 día, cambiándola  todos los días.

Como otras de las especies de Cassia, posee reconocidas propiedades medicinales utilizadas en la medicina tradicional, y por su aporte en materia orgánica y la capacidad para fijar nitrógeno ayudan en la recuperación de suelos, también se usa como leña,  como  postes y es una excelente opción como ornamental.  Ver más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.198286290212960.46140.194845613890361&type=3

 

El carboncillo

Nombre científico: Acacia angustissima

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Mimosoideae

Aunque no es un árbol sino más bien un arbusto, esta especie posee méritos más que suficientes para formar parte de este álbum. Se le encuentra creciendo libremente en los potreros y los charrales de las zonas medianas - altas de Costa Rica, desde los 1.500 a 2.500 metros de elevación. Fácil de reconocer por sus hojas bipinadas pequeñas, su copa extendida y sus tallos múltiples, y por sus abundantes flores blancas que cubren la copa durante la estación seca del año. Sus principales atributos son su crecimiento asombrosamente rápido, y su capacidad de producir flores y frutos a partir de su primer año de vida. Las flores son aromáticas y muy atrayentes de las abejas. Es una especie ideal para recuperar terrenos degradados por el pastoreo intensivo ya que no solamente se reproduce masivamente sobre los potreros, sino que sus raíces fijan abundante nitrógeno y la renovación anual de todo su follaje incorpora gran cantidad de valiosa materia orgánica al suelo.

Cuando en Costa Rica los hogares campesinos dependían de la leña como única fuente de energía, los carboncillos eran aprovechados de manera racional y sostenible, pues al cortar las ramas de cada individuo y dejar sólo los troncos más gruesos, se podía obtener una abundante cantidad de leña muy duradera y de alto poder calórico. Al cabo de un año, estos mismos troncos ya habían producido una cantidad de leña igual o superior a la anterior, y la poda se podía repetir indefinidamente gracias al veloz crecimiento de este arbolito y a su alta resistencia a las podas intensivas. Con la llegada de la electricidad y el gas, el carboncillo dejó de tener valor para las familias y pasó de ser una planta de importancia estratégica, a una sin ningún valor y ya es poca la gente que conoce o recuerda su nombre.

 

El caregre

Nombre científico: Picramnia antidesma subsp. fessonia (sinónimo Picramnia quaternaria)

Familia botánica: Simarubaceae

Cuando toda el área que hoy ocupa la ciudad capital de San José estaba totalmente cubierta de bosques, uno de los arbolitos más abundantes bajo el dosel era precisamente el caregre con su copa densa, redonda y follaje color verde muy oscuro, que se llenaba de cientos de racimos de frutillos carnosos de color rojo como la sangre, y que servían de alimento a toda clase de animales vertebrados. Afortunadamente este arbolito aún es común en los remanentes de bosques en el Valle Central, y está esperando pacientemente a que alguien lo descubra, lo reproduzca y lo cultive como uno de los más prometedores ornamentales de nueva generación sobre todo para espacios pequeños, pues en realidad posee una apariencia general muy hermosa y equilibrada. Además, en los meses de la estación seca mantiene todo su follaje verde y no necesita riego.

 

El cas

Nombre científico: Psidium friedrichsthalianum

Familia botánica: Myrtaceae

A solicitud de: Darío Molina Di Palma, Costa Rica.

Árbol originario desde Guatemala hasta Panamá, y al igual que muchas otras especies, no se conocen individuos en estado silvestre, lo que hace sospechar que se trate de una variedad o cultivar desarrollada por los indígenas precolombinos a partir de alguna especie silvestre como el guayabo (Psidium guajava) o el güísaro (Psidium guineense). Es un árbol muy abundante y común en los jardines, parques, cercos, patios y fincas en todo el país, tanto en el Valle Central, Costas Pacífica y Atlántica, desde el nivel del mar hasta los 2500 metros. Puede llegar a ser un árbol de buen porte, y no son raros los individuos de hasta 10 metros de altura. Por lo general desarrollan un tronco recto y cilíndrico con muchas ramas muy delgadas que forman una copa de aspecto enmarañado. Inconfundible por su corteza lisa de color gris o café y exfoliante en láminas delgadas que al desprenderse dejan grandes cicatrices de color blanco de formas orgánicas. Además sus frutos carnosos, redondos, de color verde claro y ácidos, son muy conocidos y apreciados en todo el país.

¿Quién en Costa Rica no se ha tomado un exquisito fresco de cas? Si bien es cierto los frutos a veces son demasiado ácidos para comerlos al natural, con ellos se preparan refrescos, jugos, dulces y postres exquisitos. Actualmente en muchos viveros ya se consiguen variedades injertadas de cas de frutos mucho más grandes y muy dulces especiales para postres y ensaladas de frutas. Al igual que la gran mayoría de las especies de la gran familia Myrtaceae, el cas se puede reproducir muy bien por medio de semillas, pero es preferible cultivar variedades mejoradas por medio de técnicas de reproducción asexual como estacas vivas, acodos e injertos. Los árboles producidos por medio de semillas son de desarrollo muy lento y las primeras cosechas aparecen entre los 8 y los 12 años de edad, por lo que se hace imprescindible cultivas variedades injertadas que producen cosecha en un período de 2 a 3 años. Es árbol atractivo, tanto por su copa densa y enmarañada como por su tronco recto y corteza lisa y exfoliante. Se puede utilizar solitario o en combinación con otras especies para crear excelentes efectos paisajísticos.

 

El cascarillo, amarillo o piedrillo

Nombre científico: Lafoensia punicifolia

Familia botánica: Lythraceae

Presentamos a uno de los árboles nativos que fueron muy abundantes en los bosques que una vez cubrieron el Valle Central de Costa Rica y la ciudad capital San José. Actualmente es una especie muy rara de encontrar en estado silvestre. Es un árbol muy llamativo principalmente por su denso y atractivo follaje de textura áspera y aspecto brillante, conformado por hojas pequeñas, puntiagudas y de superficie ondulada, rosadas cuando están nuevas y varios tonos de verde las más viejas. Posee gran cantidad de atributos y cualidades por ejemplo, sumamente maleable lo cual significa que se puede podar para obtener formas y tamaños a discreción, como elegantes y atractivos setos o muros vegetales; su follaje denso y fino como un sarán protege los terrenos inestables susceptibles a erosionarse por la lluvia; también produce una atractiva y fina madera de color amarillo. Como dato curioso, de la corteza se obtiene un tinte negro intenso para los tejidos de algodón. Es una de las muy contadas especies de árboles sobre los que naturalmente nacen, viven y producen flores y frutos las pitahayas (Hylocereus costaricensis). Es una de las especies de árboles nativos de Costa Rica con las mejores cualidades para ser cultivado como bonsai y como ornamental urbano. Es una especie forestal muy fácil de reproducir por medio de semillas y requiere de plena exposición solar para desarrollarse bien.

 

Casco de venado u orquídea de palo

Nombre científico: Bauhinia purpurea

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

La orquídea de palo, pata de vaca o simplemente bahuinia como se le conoce es un hermoso árbol que todo el mundo conoce, porque es una de las especies más utilizadas en aceras y parques, especialmente por su bajo tamaño, su hermosa floración y que sus raíces no causan mayores daños, además de que no produce mucha basura. Es una especie originaria de Asia (India, Birmania, Vietnam) que ha logrado conquistar muchísimos países precisamente por su uso como ornamental. No es exigente en cuanto a condiciones para desarrollarse, le gustan los suelos ácidos y un poco arcillosos así como el sol directo, y aunque puede adaptarse a la media sombra su floración no será tan fuerte. En Costa Rica se le puede encontrar con más frecuencia en lugares entre los 600 y 1400 m de altitud.

Un árbol de tamaño bajo ya que en la mayoría de los casos no supera los 10 m de alto, de tronco corto y delgado cubierto por una corteza clara cuando es joven y se torna grisácea oscura y áspera cuando ya tiene mucha edad. Además este tronco es corto y bifurcado que da ramas largas y una copa redondeada y frondosa, en donde fácilmente se notan las hojas simples, alternas, bilobuladas con forma de pezuña de ahí que se le llame casco de vaca o de venado. Llama la atención los nervios de la nervadura que nacen desde un mismo punto en la base de la lámina donde se une al largo peciolo y los lóbulos doblados hacia arriba como las alas de una mariposa. Las hojitas nuevas presentan un hermoso tono rosado al igual que las ramitas nuevas. Otra característica interesante es que los brotes que nacen en la base del tronco pueden florear muy rápidamente. Las flores son grandes de color púrpura o lila conformadas por 5 pétalos con rayitas claras a todo su largo y el borde hermosamente ondulado, mientras que el pétalo central también de borde ondulado es un poco más grande y un tono en el centro más compacto y rojizo dando una apariencia como de orquídea. Las ligeramente aromáticas flores se presentan en pequeños racimos en ramas desnudas o llenas de verdes hojas con lo que dan un hermoso contraste y colorido. A pesar de permanecer gran parte del año con flores es durante los meses de diciembre a abril que logra una mayor cantidad.

Los frutos son vainas de más o menos 15 cm de largo y unos 2 cm de ancho, con una prominente punta y los bordes un tanto engrosados; al madurar se tornan café y se abren a lo largo de ambos lados para liberar las semillas. Una vez abiertos completamente quedan unidos a las ramitas y en la mayoría de los casos se enrollan como un colocho, por lo que pueden ser utilizados para hacer arreglos o manualidades. Las redondeadas semillas son planas de poco más de 1 cm de diámetro, de color crema claro y muy duras, las cuales pueden ser recolectadas de febrero a mayo y de octubre a noviembre. Poseen una alta germinación, especialmente si se siembran casi de inmediato sin necesidad de tratamientos pregerminativos. La madera de color rojiza es dura y muchos la comparan con la caoba, pero a pesar de estas buenas características poco se le aprovecha porque los troncos son muy delgados, básicamente se le emplea en la elaboración de mangos para herramientas y para leña. El resto del árbol si es más utilizado en la medicina popular por sus amplias bondades reconocidas para el tratamiento de una serie de padecimientos sobresaliendo sus propiedades antibióticas, saponinas, flavonoides, alcaloides, triterpenos, proteínas, glicoproteínas así como taninos utilizados también para curtir cueros y como tintes; además de sus semillas se obtiene un aceite, mientras que con sus hojas y frutos celes se logra un forraje de muy alta calidad para los animales por su alto contenido en proteínas. Otros usos son como sombra, como cerca viva, como rompevientos pero como relleno no como especie principal por su baja altura, como fijadora de nitrógeno y como melífera, pero a pesar de ello su mayor uso es como ornamental, ideal para aceras, parques, jardines grandes, orillas de caminos y senderos. Resiste podas por lo que es fácil mantenerlo con una forma adecuada pero no se puede abusar de este método ya que puede desgastar mucho al árbol.

Se reproduce por medio de semillas y brotes de raíces, crece rápido y tolera sequías no muy prolongadas, las plagas y las enfermedades. Como datos interesantes cabe mencionar que el género Bauhinia es en honor a los hermanos Bauhin, botánicos franco suizos y que la flor de la Bahuinia blakeana es la Flor Nacional de Hong Kong y una silueta de ella aparece en su bandera. Ver más fotografías en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.467232746651645.101268.194845613890361&type=3 

 

Casia de Java o lluvia rosada

Nombre científico: Cassia javanica

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

Este hermosísimo árbol procedente de la parte sudeste de Asia ha logrado conquistar el trópico por la belleza de sus grandes racimos de flores siendo uno de los elementos más llamativos de cualquier parque o gran jardín, el cual puede ser confundido con un carao (Cassia grandis) e inclusive con un malinche (Delonix regia) cuando se le logra desarrollar una copa baja y extendida. Para desarrollarse adecuadamente requiere de mucho sol, de suelos buenos con buen drenaje, y sobre todo abrigados ya que no resiste los vientos fuertes ya que sus ramas son muy quebradizas, tampoco logra resistir el efecto del fuego.

Naturalmente puede llegar a superar los 20 m de alto y su tronco no es muy grueso a no ser que sean individuos muy viejos, el mismo está cubierto por una corteza lisa de color grisácea que permite ver claramente las cicatrices de las ramas que se han caído. Las verticales ramas no son muy gruesas y pueden salir desde muy abajo, lo que le da una copa poco extendida, pero es común ver en parques y jardines árboles con copas más extendidas y achatadas, gracias a que ya existen en el mercado variedades desarrolladas para obtener árboles más bajos y con una mayor floración, además de que es una especie que soporta muy bien las podas, lo que ayuda a darle forma a la copa. Los árboles cuando son jóvenes tienden a dar un comportamiento simpodial recordando una pagoda china.

Las hojas son compuestas alternas y están formadas por foliolos de forma ovalada con la base y la punta redondeada, el borde entero ligeramente ondulado y de color verde brillante por encima y más claras por debajo con una fina pubescencia. En la base del peciolo hay una estípula con forma de una pequeña hoja lo que ayuda en su identificación. Los hermosos ramos de flores rosadas compuestas de 5 pétalos matizados cuya base se estrecha fuertemente antes de unirse a los otros pétalos en el cáliz son su mayor atractivo, las cuales unidas a los pequeños matices amarillos dados por sus partes sexuales y con los botones florales que son de un color rosado más intenso ofrecen un llamativo contraste con el verde del follaje. Los delgados y largos frutos que pueden permanecer mucho tiempo en el árbol son legumbres de más de 35 cm de forma cilíndrica que se tornan negras al madurar y pueden contener entre 50 y 70 semillas cada uno, acomodadas una encima de la otra a todo lo largo del fruto, separadas por un tabique y cubiertas por una pulpa de color marrón y textura viscosa, la que es muy buscada por animales como los monos. Estas semillas de color café claro a marrón pueden medir unos 7 mm de largo, son de forma ovalada, aplanadas y en el centro presentan una línea divisoria cubierta de una especie de pequeñas grietas superficiales perpendiculares de color claro.

La madera de color amarillo pálido que se oxida a más roja al secar y con los años se va poniendo de color marrón, es dura y fuerte, con textura media, grano entrecruzado y puede contener gotas de resina entre sus células lo que le ayuda a tener cierta resistencia natural a la humedad ambiente y en algunos países se le utiliza comercialmente para la elaboración de muebles, ebanistería y construcción en general. Además de ser una excelente especie ornamental y de sombra la cual por no ser tan densa no afecta mucho al zacate u otras plantas que crecen debajo, posee propiedades medicinales y taninos en la corteza aunque en poca cantidad. Se reproduce principalmente por medio de semillas las que deben tratarse antes de ponerse a germinar para romper la latencia, este tratamiento puede ser escarificándolas con una lija para quitarle un poco de la cáscara o testa que es muy dura y que el agua pueda entrar hasta el embrión, o con un corta uñas o cuchilla se le quita un pedacito de la punta. Los métodos asexuales algunas veces funcionan pero la probabilidad de éxito es muy baja. Esta especie posee la ventaja que puede ser cruzada con otras casias como la Cassia fistula y obtener hermosas variedades como la ducha arco iris (Cassia x nealie). Vea más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.652934928081425.1073741861.194845613890361&type=3 

 

Las casuarinas o pinos australianos

Nombre científico: Casuarina equisetifolia y Casuarina cunninghamiana

Familia botánica: Casuarinaceae

Originarios de Australia y de las islas de Oceanía, estos extraños árboles literalmente conquistaron el mundo desde hace varios siglos. Durante muchos años se creyó que eran una especie de pino o conífera similar debido a su forma perfectamente cónica, a la presencia de agujas o acículas en lugar de hojas, y a la presencia de pequeños conos o "piñas" por frutos. Luego se descubrió que se trataba de un auténtico árbol magnoliófito o angiospermo con flores y frutos verdaderos, más emparentado con el pino y el roble que con el pino y el ciprés. Entonces, lo que parecen ser agujas de pino en realidad son simplemente delgadísimas ramitas recubiertas de hojas largas y delgadas. La palabra casuarina se refiere a la gran semejanza que existe entre el follaje de estos árboles con el plumaje de los casuarios, extrañas aves terrestres de Australia e islas vecinas. Poseen una gran variedad de atributos, como el hecho de ser árboles extraordinariamente resistentes y tolerantes a la sequía, al calor, a la brisa marina, a los suelos arenosos y rocosos, y uno de los pocos árboles de tamaño grande capaces de nacer y desarrollarse normalmente sobre las playas tropicales y subtropicales del mundo. Crecen muy rápido y pueden alcanzar alturas de hasta 25 metros. Además producen grandes cantidades de madera con excelentes propiedades para ser utilizada como leña y carbón, y sus raíces son capaces de fijar valioso nitrógeno al suelo por medio de nódulos bacteriales. Su reproducción natural es muy agresiva y en algunas partes del mundo se han convertido en verdaderas plagas forestales incontrolables.

Estas dos especies fueron introducidas a Costa Rica allá por la década de los 60, y se promocionaron como árboles de muy rápido crecimiento, maderables, ornamentales y para crear cortinas tapavientos de rápido establecimiento, y en poco tiempo habían miles de casuarinas plantadas por todo el país, principalmente en zonas frías y ventosas. A pesar de todos sus grandes beneficios, en nuestro país las casuarinas no pudieron adquirir la popularidad que han logrado en otras latitudes, debido principalmente a que los árboles que fueron plantados muy juntos, al hacerse grandes adquirieron formas muy raquíticas y desagradables a la vista. Otro motivo que propició esta impopularidad es que su madera está llena de cristales de sílice y daña las herramientas de corte en los aserraderos y talleres en donde se procesa. El único motivo por el cual algunas personas aún plantan casuarinas en sus propiedades, es que el viento produce un sonido alucinante y muy relajante al pasar por entre su permeable follaje, lo cual también les ha valido a estos árboles el nombre de pinos silbadores.

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com