Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

          

 

Ir a lista general de especies

1   2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22 

 

El cebo

Nombre científico: Vochysia guatemalensis

Familia botánica: Vochysiaceae

Cebo, flor de mayo o palo de chancho son algunos de los nombres con los que se conoce al chancho blanco que es una especie nativa desde México hasta Colombia, en donde crece mayormente en la vertiente caribeña. En Costa Rica se le encuentra por lo general en ambas vertientes pero prefiere los sitios más húmedos como Zona Norte y el Atlántico, entre los 0 y 900 m de altitud, aunque no es raro verlos en los 1000 m, en sitios con suelos tan variados que van desde muy malos hasta muy buenos, pero prefiere estos últimos con buen drenaje. . Es una especie de crecimiento muy rápido perteneciente al gran grupo de especies "heliófitas" o amantes del sol, por lo que siempre va a estar creciendo en lugares recién abiertos ya sea por la caída de un árbol o por la intervención humana, como potreros, bosques secundarios, o a orillas de los ríos, siendo este uno de sus lugares favoritos. No es exigente en cuanto a tipos de suelos, ya que posee la característica de acumular mucho aluminio, por lo que no tiene problemas para crecer en suelos ácidos y pobres. En lugares muy húmedos puede llegar a desarrollar pequeñas gambas que le ayudan a sostenerse.

Un árbol siempre verde y de muy buena forma, típico por su tronco cilíndrico y muy recto que puede alcanzar los 45 m de altura con un diámetro de más de 1.5 m, con una corteza grisácea que exfolia en pequeñas placas que le dan una apariencia como de manchas. En rodales puros o en plantaciones muy cerradas tiende a desarrollar pocas ramas bajas lo que le permite tener una densa pero estrecha copa, mientras que en lugares abiertos logra una hermosa copa de forma piramidal muy densa. Inclusive desde muy joven presenta una densa copa y un fuste muy claro, lo que le permite reconocerlo sin problema. Su copa está formada por ramas gruesas, ramitas caracterizadas por tener lados planos y pequeñas aristas en los bordes que le da una apariencia como cuadrada y por las brillantes y lisas hojas simples de borde entero, opuestas o verticiladas en grupos de 3, de color verde fuerte por encima y más claras por detrás, que contrastan perfectamente con las hojas nuevas de color verde claro y menos gruesas que las más viejas lo que lo distingue de lejos cuando le pega el sol. Ellas por detrás presentan una fina pubescencia y una ligera tendencia a volcarse hacia arriba.

Durante marzo a junio los llamativos ramos de perfumadas flores amarillas cubren totalmente la copa, en una explosión coordinada de todos los árboles de alrededor, que ofrecen un verdadero espectáculo de color y movimiento gracias a los cientos de mariposas, abejas y colibríes que revolotean sobre ellas. Estos ramos erectos pueden llegar a medir entre 15 y 30 cm de largo y se presentan inclusive en individuos muy jóvenes.  Los frutos son cápsulas oblongas de unos 5 cm de largo con lados planos, muy buscados por pericos y loras que inclusive los devoran siendo aún muy tiernos; una vez que han adquirido una coloración café se abren por el extremo entre agosto y octubre para liberar 2 ó 3 semillas aladas que aprovechan el viento para dispersarse grandes distancias, en donde germinarán abundantemente y formarán rodales casi puros. Los restos de los frutos permanecerán en el árbol por mucho tiempo, luciendo las tres valvas en donde estaban las café y aladas semillas de poco más de 2 cm de largo incluida el ala.

La suave y liviana madera es de color amarillenta con ciertos tonos dorados, de grano entrecruzado, lustre regular y textura media, ofreciendo buena trabajabilidad para ciertos usos que no requieran resistencia a insectos ni que deban ser expuestos a la humedad porque su resistencia a los hongos es muy baja, como por ejemplo embalajes, muebles económicos, rodapiés, venillas, forros, formaleta, construcción rural, postes, formaletas, cajas, cajones, vigas, ventanas, puertas, juguetes, artesanías, contrachapado entre otros. Por su rápido crecimiento es ideal para enriquecer charrales y por la gran cantidad de materia orgánica que bota es un excelente mejorador de suelos, la cual también en forma molida se ha utilizado como fijador de tintes en telas de algodón. Una especie muy noble que permite ser reproducida por medio de semilla por su fácil y alta germinación si las semillas se plantan casi de inmediato porque pierden muy rápido su vigor, también se pueden trasplantar los arbolitos que crecen en el campo directamente a bolsas de vivero. Más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.528072740567645.1073741827.194845613890361&type=3

 

El cedro amargo

Nombre científico: Cedrela odorata

Familia botánica: Meliaceae

Este es probablemente uno de los árboles silvestres más familiares y mejor conocidos en Costa Rica por su madera y sus famosas flores de madera, pero a pesar de ello no son todas las personas que pueden identificar al árbol. Desde México hasta gran parte de los países de Suramérica y el Caribe se le puede encontrar desde casi el nivel del mar hasta los 1200 m de elevación, aunque en Colombia puede encontrarse hasta los 1400 m; en Costa Rica es común en ambas vertientes, ya sea en medio de potreros, formando parte de las cercas, a orillas de caminos, entre bosques secundarios y algunos en bosques más maduros, ya que es una especie que busca mucho el sol directo. El nombre común se debe a que todos los tejidos de este árbol, desde la corteza hasta las semillas, poseen un fuerte sabor amargo acompañado de un aroma muy característico y penetrante que recuerda al ajo o a la cebolla.

Un árbol de unos 40 m de alto y un tronco recto que puede tener entre  más de m de diámetro, inclusive árboles muy grandes pueden casi alcanzar los 2 m. Su corteza grisácea es gruesa y desde muy joven evidencia fisuras cafés las que se harán más profundas conforme aumenta la edad y separan la corteza en largas placas. Dependiendo de las condiciones de estabilidad del suelo en donde se desarrolle puede presentar pequeñas gambas para aumentar su apoyo ya que sus raíces no son muy profundas, pero por el contrario si los suelos son profundos y muy buenos sus raíces se desarrollarán más hacia abajo. La redondeada copa es densa y muy llamativa, formada por gruesas ramas gruesas que se desarrollan por lo general de la mitad del tronco para arriba en sitios muy abiertos y con presencia de  lenticelas en la corteza, así como por hojas compuestas, alternas y muy largas que pueden fácilmente superar los 50 cm, formadas por hasta 7  pares de grandes foliolos de color verde oscuro por encima pero más claros por detrás y con forma de lanza, que al estrujarlos despiden un fuerte olor a ajo. Los individuos que habitan la vertiente Pacífica y que se ven sometidos a varios meses de sequía botan las hojas como un mecanismo para ahorrar agua.

Las pequeñitas flores verdosas o amarillentas se presentan en racimos poco densos y al presentarse entre los meses de abril y junio totalmente se pierden o esconden entre el follaje  de ahí que no sean fácilmente visibles, únicamente se detectan por el fuerte aroma a ajo que desprenden las flores, el cual atrae  a muchos polinizadores. Los globosos frutos son leñosos y cuelgan de los racimos graciosamente, una vez maduros se abren en 5 gajos para liberar las muchas semillas aladas que contienen, quedando con una forma similar a una hermosa flor de madera, con un grueso centro y 5 pétalos oscuros por detrás con manchitas claras y de un claro color café por encima igual al centro, de ahí que mucha gente  considera que éstos son las flores, más que las verdaderas muy pocas personas las conocen. Se mantienen mucho tiempo en el árbol y son especiales para fabricar arreglos florales en seco, usándolos al natural o pintándolos. Las semillas son planas, delgadas de más o menos 2 cm de largo incluyendo su larga y fina ala, utilizada para transportarse con el viento y llegar a caer lejos del árbol padre, inclusive posee la capacidad de germinar en cualquier pequeño rincón como la horqueta de un árbol o fisuras entre las rocas. De muy alta germinación sin necesidad de tratamientos pregerminativos y rápido crecimiento por lo que es común encontrar arbolitos naturales en muchos claros donde hay cerca un árbol padre y si se les deja en poco tiempo habrá un pequeño bosquete. También se puede reproducir fácilmente por medio de estacas y estocones.

La madera ampliamente conocida y buscada para la elaboración de muebles finos, artesones, parquet, joyeros, pisos de carreta,  instrumentos musicales especialmente guitarras, modelos a escala, moldes para vaciado, baúles, chapa y contrachapados, cajas de puros, artículos deportivos, herramientas de precisión, fósforos, partes de embarcaciones marinas, mesas de billar, estuches, vigas, puertas, chapas, artesanías, decoraciones y construcción de barcos, tablillas o cualquier otro uso de carpintería; en general, no solo por su hermoso aspecto sino por la alta resistencia natural  ante el ataque de los insectos, gracias a su olor y amargo sabor. Una madera moderadamente pesada de color pardo, de textura media, grano recto, fácil de trabajar y de secar, que logra dar excelentes acabados y un inigualable lustre que resalta la figura y reflejos propios de la madera. Belice fue uno de los países que durante la época colonial fue ampliamente explotado por los ingleses que con el aval de los españoles exportaron grandes cantidades de cedro hacia Europa para construir casas de lujo. Además de su madera se le emplea como leña, en cercas vivas, postes de cerca, en apicultura, ornamental, medicina tradicional, recuperación de suelos así como en protección de suelos y nacientes.

Uno de los mayores problemas con el que se topa está especie al igual que todas las demás de la familia Meliaceae es el ataque de una palomilla llamada Hypsiphylla grandela que pone los huevos en sus hojas y las larvas al nacer penetran los tallos jóvenes e impiden que se desarrolle. Este problema se presenta los primeros años cuando los árboles tienen menos de 2,5 a 3 m de alto, ya que ese es el rango de vuelo de esta palomilla que los ubica fácilmente por su fuerte olor,  por ello muchas personas tienden a plantar estocones o arbolitos lo más altos posibles para sobrepasar ese rango rápidamente. La recomendación para reducir su impacto es plantar menor número de árboles por área y mezclados con otras especies de olores fuertes como el orégano europeo (Origanum vulgare), la ruda (Ruta graveolens), el ajillo (Thulbaghia violaceae), la reina de la noche (Brugmansia x candida), el huele de noche (Cestrum nocturnum), etc.  Así mismo mantener el monte un poco alto entre ellos para esconderlos, únicamente se puede hacer una rodajea para que no se ahoguen. Además si  se ven los tallitos afectados se deben podar los árboles quitándoles todo lo afectado y estar revisando constantemente las hojas para detectar los huevos de las palomillas y así evitar que la larva entre a los; brotes de las ramas.

Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO y como datos curiosos están que es el Árbol emblemático del estado de Barinas en Venezuela y que el nombre “cedro” proviene de la relación que establecieron los españoles con el cedro europeo (Cedrus sp) por la similitud de olores. Ver más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.425450067496580.90568.194845613890361&type=3

 

El cedro bateo

Nombre científico: Cedrela salvadorensis

Familia botánica: Meliaceae

Uno de esos árboles que engruesan la lista de especies en vías de extinción y que actualmente su explotación en Costa Rica está regida por decreto ejecutivo. Aunque su nombre más común es cedro bateo muchos lo llaman cedro cóbano, cedro dulce o simplemente cedro (pero no hay que confundirlo tampoco con el verdadero cedro dulce que es el Cedrela tonduzii), otros lo conocen como flor de madera,  así como cedro campanilla, cedro macho, nogal y cuachichile en otros países como en El Salvador y México. Es una especie nativa desde México hasta Panamá,  en donde crece desde casi el nivel del mar hasta los 1100 m e inclusive hay sitios en donde puede llegar a desarrollarse arriba de los 2000 m de elevación. Le gustan las lomas, las orillas de los ríos y las quebradas, así como los suelos bien drenados y en Costa Rica los pocos que quedan se les puede ubicar en el Valle Central hacia el Oeste así como en las faldas de la Cordillera de Tilarán.

Puede llegar a crecer unos 25 m de alto y desarrollar un tronco corto y grueso con un diámetro máximo de 80 cm, en ocasiones puede ser un poco torcido; su corteza es grisácea un tanto oscura y presenta profundas grietas verticales con un cierto tono naranja, que ocasionan que la misma se vaya desprendiendo en forma de placas.  La ramificación inicia desde muy abajo, logrando una densa e irregular copa, formada por hojas de unos 80 cm de largo,  compuestas por grandes foliolos de color verde y por debajo  además de ser más claros están cubiertos por una muy fina pubescencia. Al llegar la época seca se caen quedando las ramas del árbol totalmente descubiertas (árbol caducifolio). Las pequeñas flores blancuzcas o levemente rosadas no poseen casi pedicelo y se presentan en racimos (panículas) de poco menos de 20 cm de largo que nacen en las axilas de las hojas; los leñosos frutos son de color café muy oscuro y algunos un poco verrugosos, son muy grandes en relación a las otras especies de Cedrela, ellos pueden llegar a tener hasta 15 cm de largo y su pedúnculo unos 10 cm. Al madurar se abren en 5 gajos obteniendo la forma de una flor, de ahí que la gente le llame a este árbol “Flor de madera” y se diga que estas son las flores, igual a como sucede con los otros cedros, por lo general se mantienen pegados al árbol durante mucho tiempo, lo que facilita la identificación de los mismos.  Al abrirse liberan gran cantidad de semillas aladas, las cuales son de color café y de unos 5 a 6 cm de largo; su ala es mucho más clara y muy fina, lo que le permite ser fácilmente ser transportada por el viento.

La madera es muy pesada, con un peso de 0.75 g/cm3 y para los conocedores es más fina que el cedro amargo pero la mayoría de la gente la confunde con ésta, motivo por el cual se le explotó indiscriminadamente a tal punto de que ya casi no se ven árboles.  Se le utilizó en construcción en general, ebanistería, yugos para yuntas de bueyes, muebles y carpintería. Su reproducción es muy sencilla únicamente se requiere tomar los frutos antes de que se abran y ponerlos al sol para que abran; las semillas germinan muy bien sin necesidad de tratamientos pregerminativos, alcanzando un 90% de germinación, inclusive luego de un par de años de almacenamiento en frío conserva muy alta su viabilidad. Por su gran tamaño no requiere de almácigo sino que se pueden colocar de una vez en las bolsas.

 

El cedro de la India o mundani

Nombre científico: Acrocarpus fraxinifolius

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

El cedro rosado o mundani conocido también como cedro rojo, cedro de la India, o como le llaman en México lazcar en honor al presidente Lázaro Cárdenas que fue un gran impulsador de este árbol en ese país. Después de la teca (Tectona grandis), el cedro rosado es probablemente el segundo árbol más popular y más intensivamente plantado en las regiones tropicales de Asia en donde existe plantaciones de millones de individuos. Es originario de la India y de Birmania, pero desde hace muchas décadas se introdujo a todas las regiones tropicales de Asia, África, América y Oceanía, gracias a sus múltiples bondades.

Se le ha plantado en el país desde zonas bajas hasta los 1400 m, en lugares donde no haya un periodo fuerte de sequía y con suelos con buen drenaje, aunque puede soportar suelos compactados. Es una especie heliófita por lo que necesita de mucha luz para crecer y desarrollar su recto tronco de unos 30 m de alto y hasta 1 m de diámetro en promedio aunque puede llegar a superar los 2 m en condiciones muy propicias. La corteza es clara y está llena de delgadas manchas que forman bandas horizontales que le una serie de tonalidades. La raíz es profunda y pivotante y tiene la capacidad de fijar nitrógeno lo que ayuda a mejorar los suelos.

Las ramas son largas, la copa estrecha y rala gracias a que las ramas bajas se auto podan, quedando únicamente las de más arriba, de ahí que el árbol sea empleado como maderable al disponer de un largo y cilíndrico tronco muy limpio. Las ramitas son delgadas y presentan muchas lenticelas blancas, las hojas bipinnadas son alternas, caducifolias y muy largas que caen por el peso; además están formadas por foliolos grandes de forma lanceolada y muy delgados con la nervadura muy evidente, pero lo que más llama la atención son los raquis y peciolos totalmente rojizos así como las hojitas nuevas que sobresalen entre el verde de las demás. Los grandes y erectos racimos de flores de hasta 50 cm de largo, incluido su largo y grueso peciolo son una hermosa mezcla de sépalos y pétalos verdes con gruesas y largas anteras rojas que de largo asemejan delgados pétalos como pelitos, que en conjunto le dan al racimo una apariencia como mechuda. Las flores se abren de abajo hacia arriba dándole una particular forma como de cono alargado o “pirucho”. Otra característica de estos ramos de flores es que de un solo punto nacen varios en direcciones opuestas. Los frutos son vainas leñosas aplanadas y delgadas de unos 10 cm de largo, las que permiten el paso de la luz solar a través de ellas cuando están tiernas, permitiendo ver las semillas, igual a los que ocurre con la leucaena (Leucaena leucocephala), pero al madurar se tornan leñosas y de un color café oscuro. En promedio pueden tener unas 10 semillas oscuras con el borde lleno de manchitas más claras dando la apariencia de que están sucias, son además curvas en un extremo y en el otro poseen una pequeña punta, que la une a la parte interna del fruto.

La madera es de rojiza veteada, muy durable, pesada, dura, de fácil secado y trabajabilidad por lo que se emplea para fabricar muebles, en carpintería en general, para piezas torneadas y talladas, así como en tarimas, cajas de embalaje, construcciones rurales y celulosa. Por otro lado el árbol se utiliza como leña, carbón, soporte para plantar trepadoras como la vainilla y la pimienta negra, formación de barreras tapavientos, cercas vivas, sombra de cultivos como el café y el té, recuperador de suelos, forraje producción de abundante materia orgánica y excelente árbol atrayente de abejas. Se reproduce por medio de semillas que deben ser tratadas previamente porque tienen una testa muy dura y en forma natural pueden durar hasta 4 años en germinar; de ahí que se recomienda escarificarlas con ácido sulfúrico por unos minutos o limarlas hasta producirles una abertura por donde entrará el agua, o bien con un tijera, cuchilla o corta uñas hacerles un pequeño corte en el extremo redondeado para exponer su interior. Otra forma de reproducirlo es por medios asexuales ya sea con acodos, injertos o estacas, aprovechando su gran capacidad de rebrote, el cual se evidencia en los tocones que han quedado luego de un aprovechamiento de su tronco, desarrollando nuevos troncos que pueden ser aprovechados al corto plazo.

A pesar de tantas virtudes, cuando por primera vez se comenzó a plantar este árbol en Costa Rica a mediados de los años 70, fue víctima de una enfermedad ocasionada por un hongo nativo que ocasiona la marchitez del árbol desde las puntas de las ramas hacia abajo, luego el ataque de termitas y por último la muerte del árbol, por lo que nunca más se volvió a plantar esta especie en nuestro territorio. ¡Imagínense nada más si esta enfermedad nativa por desgracia llegara a la India! El término fraxinifolius se le designó a esta especie porque sus hojas se asemejan a las hojas del fresno (Fraxinus), “hojas como las del fresno”. En este blog hay una buena experiencia sobre esta especie.  http://jardin-mundani.blogspot.com/2011/11/acrocarpus-fraxinifolius-un-arbol-para.html  Más fotos se pueden ver en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.528071250567794.1073741826.194845613890361&type=3

 

El cedro dulce

Nombre científico: Cedrela tonduzii

Familia botánica: Meliaceae

A solicitud de: Donald Bolaños

Otro de los árboles que a pesar de tener su propias características y personalidad es totalmente confundido con el famoso cedro amargo (Cedrela odorata), pero la mayor diferencia es que el cedro dulce es una especie de altura y el amargo de bajura, teniendo presente ese dato ya no es tan difícil confundirlos. Únicamente se le encuentra en forma natural desde México hasta Panamá y en Costa Rica se concentra en las faldas de las cordilleras de Guanacaste y de Talamanca así como en el Valle Central en lugares arriba de los 1200 y hasta más allá de los 3000 m de altitud, donde abunda la humedad y los suelos profundos con buen drenaje. Es una especie amante del sol de ahí que sea fácil observarla en las orillas de los caminos, en cercas, cerca de fuentes de agua, en bosques secundarios y charrales, así como árboles muy viejos en bosques primarios en donde han quedado en forma rezagada. 

Es un árbol grande que fácilmente llega a los 40 m o más de alto, con un tronco grueso de alrededor de unos 80 cm de diámetro y si las condiciones le favorecen y el mismo tiempo puede llegar a superar el metro y en suelos inestables puede presentar fuertes gambas. Estos cortos troncos están cubiertos por una gruesa corteza grisácea muy irregular que exfolia en pequeñas placas exponiendo franjas internas de color café claro, además de que permanece cubierta por pequeñas plantas, orquídeas, musgos y líquenes que aprovechan sus características para desarrollarse. Los mismos tienden a bifurcarse desde abajo produciendo ramas gruesas y largas que crecen hacia arriba, mientras que las ramas secundarias buscan los lados de ahí que el árbol tenga desde muy abajo una amplia, densa y redonda copa perfectamente diferenciable desde lejos. Las compuestas hojas que se caen en la época seca se agrupan al final de las ramitas que se observan fácilmente desde mucha distancia son alternas y pueden medir hasta 50 cm de largo y están formadas por hasta 9 pares de foliolos grandes con la nervadura muy evidente y de color verde oscuro por encima y claros por debajo además de pubescentes, los cuales por su peso caen a ambos lados de la vena central o raquis, dándole a la copa un aspecto plumoso.

Las pequeñitas flores blancuzcas o amarillentas presentes entre marzo y mayo se pueden ver en grandes racimos de poco más de 40 cm de largo naciendo al final de las ramitas (terminales), las mismas pueden ser masculinas o femeninas y ambas se encuentran en el mismo árbol, atrayendo con su delicado aroma insectos y abejas que se encargan de la polinización, para que a partir del mes de junio y hasta diciembre produzca sus leñosos frutos, los que al igual que las otras especies de Cedrela son confundidos cuando se abren por su forma con flores de madera. Éstos en estado inmaduro son globosos y color verde, tornándose café oscuro casi negros con muchas lenticelas similares a manchas blancas en su superficie y al madurar totalmente se abren en 5 gajos, exponiendo su centro y liberando las delicadas y aladas semillas de color café claro de unos 4 a 5 cm de largo tomando en cuenta el ala. Cabe indicar que los frutos se abren estando todavía unidos a las ramitas con lo cual las semillas pueden fácilmente ser dispersadas por el viento, pero aún así a veces se pueden encontrar frutos en el suelo aún con semillas. A pesar de la gran cantidad de semillas la regeneración no es tan abundante posiblemente por la alta defoliación por parte de insectos y pequeños animales que se los comen.

La madera del cedro dulce no es de tan buena calidad como la del cedro amargo por lo que su comercio no ha sido tan fuerte; la misma es suave y moderadamente liviana, de color pardo rojiza, grano recto, textura media, muy buen lustre y un peculiar sabor dulce con cierto aroma. Es fácil de secarla y de trabajarla; a pesar de tener cierta resistencia natural es atacada por insectos y por los aceites que presenta internamente es difícil preservarla. Se utiliza para carpintería, gabinetes, instrumentos musicales, mangos de herramientas, artesanía, cajones, cercas vivas, construcción, leña, platones, moldes, talla, muebles económicos y escultura, así como en la medicina tradicional.

Se reproduce fácilmente por medio de semillas, únicamente se necesita recoger los frutos directamente del árbol entre diciembre y febrero, ponerlos a secar en un lugar protegido del viento. Las semillas no requieren de ningún tratamiento pregerminativo y se pueden poner a germinar sobre una cama de arena o tierra fina, cubriéndolas con una pequeña capa del mismo sustrato y asegurándose que se mantengan siempre húmedas pero que no haya presencia de saturación para evitar el desarrollo de hongos. Los arbolitos crecen rápido pero si están a media sombra crecerán aún más rápido, lo mismo ya en la plantación. Por su buena capacidad de rebrote podría intentarse reproducirse por medio de estacas. Es una especie amenazada que en muchos lugares del país ya se encuentra protegida, de ahí la importancia de que los viveros la reproduzcan más e igualmente que se fomente su plantación en las zonas de altura. En otros países se le conoce como cedro real, cedro macho o simplemente cedro.  Vea más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.426951270679793.90935.194845613890361&type=3

La ceiba

Nombre científico: Ceiba pentandra

Familia botánica: Malvaceae subfamilia Bombacoideae

Presentamos con mucho orgullo al Árbol Nacional de la hermana República de Guatemala. Los antiguos y misteriosos Mayas adoraban a este árbol al cual llamaban yax-che y era absolutamente sagrado porque creían que mantenía unido y a la vez separado a todo el Universo, creencia que compartiría cualquier persona al contemplar de cerca a alguno de los individuos más grandes de esta especie, los cuales pueden alcanzar hasta 80 metros de altura y más de 4 metros de diámetro en la base de su tronco. Una sola rama puede llegar a ser más grande y corpulenta que la mayoría de las especies de árboles, y en su extensa copa habita un complejo ecosistema de plantas y de animales. Se reconoce fácilmente por su tronco recto y cilíndrico de corteza lisa, con enormes y corpulentas gambas o contrafuertes en su base las cuales evitan que estos gigantes se desplomen bajo su propio peso de varias decenas de toneladas en los árboles más grandes. Es la única especie de árbol pantropical o sea, que naturalmente se le encuentra en las regiones tropicales de América, África, Asia y Oceanía. A pesar de todo esto, lamentablemente las ceibas se podrían considerar como las ballenas forestales pues son frecuentes víctimas de la codicia humana ya que de un solo árbol se obtienen miles de pulgadas cúbicas de madera para la construcción. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO. El nombre ceiba es una muy antigua palabra de origen antillano pero se desconoce su significado exacto.  Ver más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.410116845696569.87195.194845613890361&type=3

 

El ceibo o ceibo barrigón

Nombre científico: Pseudobombax septenatum

Familia botánica: Malvaceae subfamilia Bombacoideae

A solicitud de: Francisco Javier Martín Escobedo,Yucatán, México.

Existe una confusión popular entre la ceiba y el ceibo, por lo cual hemos incluido a las dos especies juntas para establecer las diferencias. Efectivamente se trata de dos especies diferentes de la misma Familia botánica Bombacaceae, pero muy parecidas a simple vista. Sin embargo, el ceibo es muy fácil de reconocer porque su corteza es lisa y presenta unas inconfundibles bandas verticales de color verde esmeralda con una delgada línea amarilla central. Además el ceibo no alcanza ni la mitad de las gigantescas proporciones de la ceiba. Adicionalmente la ceiba casi siempre presenta abundantes aguijones en la base del tronco, mientras que el ceibo casi nunca posee aguijones. Por último, el ceibo es una especie que habita principalmente en áreas marginales en donde los suelos son muy inhóspitos, como las sabanas, las orillas de los humedales y bermas arenosas que corren paralelas a las playas arenosas, lo cual lo convierte en una muy valiosa opción para reforestar áreas en donde la mayoría de los árboles no es capaz de sobrevivir. Esta especie requiere de mucha investigación pues su población actualmente se encuentra muy reducida a causa del auge de la actividad de la construcción justo sobre sus habitats naturales. Ver más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.199859453388977.46714.194845613890361&type=3

 

El cenízaro o genízaro

Nombre científico: Samanea saman

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Mimosoideae

A solicitud de: Ana María Castillo, Costa Rica.

Hablar del cenízaro es hablar de un venerable árbol, con su grueso y bajo tronco de corteza de color casi negro, y sus enormes ramas que pueden tener una longitud de hasta 30 metros o sea, 3 veces más que la altura total del árbol. Durante la estación seca produce una gran cantidad de atractivas flores de largos y abundantes estambres rojizos, de las cuales nacen abundantes legumbres de hasta 10 cm  de largo, en cuyo interior encontramos una especie de miel espesa y dulce de olor y sabor muy penetrantes, que a algunas personas les resulta muy agradable y a otras les produce trastornos digestivos. Su corteza áspera y sus enormes ramas, lo convierten en un árbol perfecto para establecer jardines colgantes a base de orquídeas, bromélias, pitahayas y toda clase de plantas epífitas. Es una especie de muy rápido crecimiento y su madera oscura y pesada se ha utilizado desde hace mucho tiempo para la fabricación de muebles lujosos. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.

 

El cerillo o cafecillo

Nombre científico: Xylosma sp.

Familia botánica: Salicaceae

Este árbol propio del bosque secundario de las regiones bajo los 1000 m de elevación en ambas vertientes,  es de porte pequeño alcanzando en condiciones favorables los 12 m de elevación con un tronco delgado de alrededor de 20 cm  de diámetro; caracterizado por tener espinas tanto en el tronco como en sus ramas largas y delgadas, en las cuales se aprecian al final unas pequeñas estípulas de forma triangular. Sus hojas simples y alternas, con el borde aserrado y la lámina levemente ondulada, son de color verde fuerte y cuelgan en las ramitas hacia abajo, como cayendo y al verlas a  trasluz presentan puntos y rayas translúcidas muy visibles a simple vista. Las pequeñas flores con sépalos de color verde claro y sin pétalos, están agrupadas axialmente a lo largo de la rama y poseen una suave fragancia, muchas veces poco sentida.  Sus frutos ovalados se tornan amarillentos a rojizos al madurar y al abrirse en tres valvas, se puede observar una semilla lisa de color naranja cubiertas por un arilo anaranjado muy fuerte casi rojo. Se le encuentra desde México hasta Venezuela.

 

El champaca

Nombre científico: Michelia champaca

Familia botánica: Magnoliaceae

A solicitud de: Alex Carmiol, Costa Rica.

Un hermoso y aromático árbol procedente del continente asiático especialmente de la región Indomalaya, de la zona meridional de China y de la India en donde se le considera como un árbol sagrado por los hindúes y los budistas, por lo que es común verlos en los templos y junto a las casas. Naturalmente se encuentra en los bosques sagrados en el estado de Tamil Nadu, en el suroeste de la India, sirviendo como una conexión directa entre los pobladores, sus dioses y la naturaleza, por lo que dentro de estos bosques hay pequeños templos.Puede crecer en sitios calientes hasta muy fríos, ubicados entre los 600 y los 2000 m de elevación, pero requiere que estos lugares tengan suelos húmedos, fértiles y profundos, así como una muy buena exposición a la luz solar.

Es un árbol de rápido crecimiento que puede llegar a tener unos 50 m de alto y desarrollar un tronco recto y cilíndrico de hasta 2 m de diámetro si tiene las condiciones apropiadas. La corteza que cubre su tronco es grisácea y lisa con gran cantidad de lenticelas en toda su superficie, las cuales también se observan en ramas y ramitas. Por su densa y redondeada copa el árbol es empleado como árbol de sombra, lo que unido al intenso y brillante color verde de sus hojas ofrece una sensación de frescura muy intensa. Las hojas son simples, alternas de forma lanceoladas con el ápice alargado pueden medir entre 12 y 20 cm de largo, el borde es ondulado y presenta muchos nervios secundarios; el grueso peciolo es corto y está cubierto por una fina pubescencia; las hojas tienden a agruparse al final de las grisáceas y lenticiladas ramitas, las cuales en su parte más tierna se tornan verdosas y pubescentes. La gruesa y pubescente yema apical está protegida por estípulas caedizas que dejan una cicatriz al desprenderse.

Las llamativas flores anaranjado amarillentas o amarillas presentes casi todo el año pueden ser solitarias o estar acompañadas por otra y a diferencia con otras magnoliáceas no son terminales sino que nacen entre las hojas. Por ser un miembro de una familia tan antigua sus flores no poseen diferenciación entre pétalos y sépalos, los cuales se denominándose tépalos y en este caso se presentan 12 tépalos en 3 filas de 4 según el tamaño de sus tépalos, quedando los más pequeños dentro junto a un alargado y grueso receptáculo y a muchos estambres cortos ubicados en la base. Además de su color lo más llamativo de estas flores es su exquisito y fuerte aroma, que puede ser sentido desde lejos y es parte de los ingredientes de uno de un perfume muy caro llamado Alegría, por lo que ocasionalmente se le llama a esta especie “el árbol del perfume alegría”. Por este mismo aroma las flores se llenan de gran cantidad de insectos y en especial de escarabajos que buscan los estigmas, el polen, el néctar y otras secreciones con lo cual logran una efectiva polinización.

En la India las flores son ampliamente utilizadas ya sea para ofrecerlas a los dioses, para colocarlas en tazones con agua y aromatizar las estancias, como detalles en las camas de las novias o en guirnaldas que se cuelgan en los salones o las casas, aunque para este caso se usan unas poquitas flores por lo fuerte .de su perfume. También las flores se colocan en el cabello de las niñas o en el pecho de las mujeres como adorno, o bien en collares tipo leiss. Durante casi todo el año el árbol estará con frutos, los cuales se caracterizan por ser de tipo apocárpico, es decir, que parecen un ramo de frutos de alrededor de 15 cm de largo, pero en realidad es un solo fruto formado por varios carpelos de unos 3 cm de largo cada uno. Estos carpelos presentan pequeñas manchas blancas en toda su superficie las que al madurar el fruto sobresalen aún más, al tornarse éste leñoso y de color café. Al abrirse los carpelos se observan las semillas, una por cada carpelo, envueltas en una membrana o arilo carnoso de color rojo muy llamativo para los diseminadores, los cuales lo buscan por ser muy rico en grasas.

La madera de color marrón con pequeñas vetas verdosas es fuerte y moderadamente durable, , con buen acabado por su grano recto a ligeramente entrecruzado y textura fina a moderada. Se utiliza en la fabricación de muebles y en ebanistería en general, tornería y talla, en tableros y contrachapados, juguetes, cajas de embalaje y de té, bolas para artesanías y cadenas, construcción naval, decoraciones y paneles de puertas.

Se reproduce por medio de semillas a las cuales se les debe eliminar totalmente el arilo, ya que el mismo impide que germinen, ya sea porque crea una barrera impermeable que evita que entre el agua o por la presencia de algunas sustancias inhibidoras. Una desventaja de reproducir esta especie por medio de semillas es que los árboles que nacen de ellas duran casi 10 años para florecer pero si se utilizan estacas, las que rebrotan muy bien, en menos de 3 años los árboles estarán dando sus primeras floraciones.

Además de su uso como aromatizante esta especie posee muchos otros usos, sus hojas son alimento de los gusanos de seda y por lo denso de su copa sirve como árbol de sombra y ornamental, su madera es una leña de muy buena calidad, su corteza, flores, semillas y raíces poseen propiedades medicinales, especialmente el aceite de las semillas que posee es antibacterial. Puede recuperar suelos muy deteriorados, aumentando no solo la materia orgánica sino que logra fijar nitrógeno, aumentar el pH, el carbono orgánico, y el fósforo disponible. Sus frutos secos son ideales para la confección de artesanías y arreglos en seco y sus flores se pueden colocar en los closet para perfumar la ropa. Es una especie también utilizada en la elaboración de bonsai y su corteza que es aromática a veces se mezcla con la canela para adulterarla; así mismo las hojas sirven para elaborar fungicidas naturales.

En algunos países a especies de plumeria (Plumeria sp.) e ilán ilán (Cananga odorata) les llaman champaca por el perfume de sus flores. Hay variedades de champaca con flores blancas (Magnolia champaca alba) o con hojas matizadas con blanco (Magnolia champaca variegada) las cuales son muy ornamentales. Etimológicamente el término Michelia es dado en honor a Peter Michel, un botánico italiano mientras que champa tiene su origen en el sánscrito Champaka o Dipapushpa que quiere decir flor de la lámpara, en alusión a su color, aroma y a su delicada forma. Ver más fotos en www.facebook.com/media/set/?set=a.751007304940853.1073741871.194845613890361&type=3

 

 

El chaperno negro

Nombre científico: Lonchocarpus salvadorensis

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Faboideae

Uno de los grandes y hermosos desconocidos para la gran mayoría de las personas, divisado únicamente pocos días al año, cuando engalana los campos con su espectacular floración púrpura. El chaperno negro es un árbol nativo desde Guatemala hasta Panamá y se le puede encontrar desde los 500 m hasta  los 1000 m de altitud, especialmente en la vertiente Pacífica y alrededores del Valle Central, en donde se le observa creciendo en sitios marginados, cañones de ríos u orillas de caminos. En el sector de Cambronero en San Ramón se pueden observar concentraciones de estos árboles, por lo que son muy fáciles de identificar si están floreados.

Un árbol de tamaño medio que no supera los 20 m de alto, posee un tronco no muy grueso, cubierto por una  lisa corteza de color café con líneas amarillentas y manchas formadas por líquenes; desde muy abajo el tronco empieza a ramificarse y sus largas ramas forman una copa extendida, lo que lo hace más atractivo para su uso como ornamental al tener poco tamaño pero una buena superficie de floración.  Sus hojas  compuestas  poseen entre 5 y 7 gruesos foliolos de color verde muy brillante, con una textura que recuerda las hojas de plástico, siendo común encontrar en ellas muchas verrugas producto de la acción de una avispa o mosca. A principios de año bota sus hojas y se cubre totalmente de cientos de densos ramos terminales de pequeñas flores púrpuras, las cuales cambian a tonos más pálidos conforme envejecen; por su delicado aroma atraen gran cantidad de abejas y muchos otros insectos, los que a su vez atraen por supuesto a las aves insectívoras.

Los verdes frutos son vainas muy delgadas que permiten ver fácilmente las semillas, al madurar se tornan cafés y muy quebradizos, con lo cual liberan las oscuras semillas con forma de frijol aplastado, muchas de las cuales germinan fácilmente en la base de los árboles, y los arbolitos pueden ser trasplantados sin mayor problema, eso si su desarrollo es lento y cuidadoso, especialmente se les debe proteger del viento y el sol directo.  En cuanto a su madera, a pesar de tener buenas características de dureza presenta el problema de que su aserrín es muy irritante y no es resistente al ataque de insectos, por lo que no se le utiliza. Por sus características es una especie ideal como ornamental para lucirse en parques, jardines amplios, orillas de carreteras y cercas de fincas; además  posee un buen potencial como abono verde y fijación de nitrógeno así como en la formación de rodales de protección de ríos y nacientes.  Y como dato curioso el 13 de Octubre del 2009, el Concejo Municipal de Poás de Alajuela aprobó unánimemente declarar como "Símbolo del Cantón de Poás, al árbol de Chaperno Negro", un inigualable ejemplo que ojalá muchos otros cantones lo pudieran seguir, identificando aquel árbol que mejor los represente.

 

La chaya o chayamansa

Nombre científico: Cnidoscolus aconitifolius (sinónimo Cnidoscolus chayamansa)

Familia botánica: Euphorbiaceae

A solicitud de: María Alejandra Cevallos Centeno.

Aunque no alcanza las dimensiones de un árbol propiamente dicho, la chaya es un arbusto muy vigoroso y de buen porte que no se puede dejar de lado. Se reconoce de inmediato por la gran cantidad de ramas largas y gruesas que desarrolla la planta, y por sus grandes hojas lobuladas que nos recuerdan mucho a las de la vid. Produce flores todo el año las cuales son pequeñas y blancas, agrupadas en racimos pequeños al extremo de pedúnculos muy largos y erectos de hasta 30 cm  de largo. Las hojas de la chaya poseen una gran reputación en países como México y Guatemala por sus ampliamente aprovechadas propiedades culinarias, alimenticias, medicinales y terapéuticas. Basta decir que también se le conoce como la espinaca Maya y que se consume de manera abundante para aliviar problemas de hipertensión y azúcar en la sangre. Aunque existe un gran debate acerca de la correcta clasificación botánica de esta planta, lo único que de verdad vale la pena saber es que se trata de un arbusto de muy rápido crecimiento y desarrollo, capaz de adaptarse a casi cualquier condición ambiental, y las hojas se pueden comenzar a cosechar y a aprovechar a los pocos días de plantado. Por los anteriores motivos constituye una opción alimentaria ideal para ser reproducida y plantada masivamente en todas aquellas comunidades rurales o urbano-marginales en donde las condiciones ambientales son precarias y los alimentos son escasos. Para información más detallada acerca de esta especie, visite La chaya.

 

El chicasquil

Nombre científico: Cnidoscolus aconitifolius

Familia botánica: Euphorbiaceae

Hace menos de 100 años, en los patios, cercos o huertos de cada casa existente en Costa Rica, ya sea en las ciudades, pueblos o campo, había plantado al menos un árbol de chicasquil y la razón era muy lógica, pues si en algún momento por desgracia los alimentos escaseaban, las hojas de este árbol se podían cocinar y comer como si fueran espinacas, proporcionando a las personas las proteínas, fibras, vitaminas y minerales necesarias para mantenerse sanas y vigorosas hasta que se pudieran conseguir otros alimentos. Además, la savia blanca y espesa de este árbol se agregaba a la leche para cuajarla rápidamente y hacer requesones que eran una comida infaltable en la dieta de los costarricenses de antaño junto con el arroz, el maíz y los frijoles. En una época en la que no existían ni el alambre de púas ni los postes de cemento, las cercas de las fincas se trazaban plantando muchas ramas vivas de chicasquil, las cuales en menos de un año se convertían en otros tantos nuevos y vigorosos árboles.

El chicasquil se reconoce de inmediato por la perfecta y muy ornamental forma semiesférica de su copa, la cual produce una sabrosa sombra permanente aún durante los días más soleados del año. Posee crecimiento tripodial, lo cual significa que de la punta de los tallos o ramas se forman tres nuevas ramas, y así sucesivamente. Produce una gran cantidad de flores blancas y pequeñas muy fragantes, las cuales se agrupan en ramos esféricos que nacen en el extremo superior de largos pedúnculos de hasta 50 centímetros de longitud que hacen posible que las flores sobresalgan por encima del follaje para ser visitadas sin problema por los insectos polinizadores. Hoy en día en Costa Rica los árboles de chicasquil son conocidos solamente por los campesinos de mayor edad. ¿Acaso estamos tan seguros de que nuestro país jamás será víctima de una hambruna o carencia de alimentos básicos? Mucho cuidado...

 

El chilamate colorado

Nombre científico: Ficus tonduzii

Familia botánica: Moraceae

Una de esas especies de árboles típicos de cualquier finca, en donde todo él es digno de contemplarse y de ser plasmado en cualquier fotografía, no solo por la belleza de su conjunto sino por ser uno de esos árboles que ha participado en el desarrollo de este país. Cualquier persona queda encantada al poner sus ojos ya sea de lejos  o de cerca sobre uno de estos árboles, especialmente al ver sus múltiples y poderosas raíces superficiales.  Los chilamates se  diferencian en primera instancia del resto de los Ficus, porque ellos nacen directamente del suelo y no sobre otros árboles como las demás especies de este grupo, llamadas "matapalos o higuerones".

Es una especie nativa propia desde Honduras hasta Ecuador y en el país se le puede apreciar desde el nivel del mar hasta alrededor de los 800 m o 1000 m de elevación en ambas vertientes y especialmente en el Valle Central, donde se le encuentra en los bosques húmedos. Dependiendo de las condiciones en donde esté creciendo pueden llegar a crecer entre 10 y más de 25 m de altura, desarrollando un fuerte tronco, con ramas largas y gruesas, que forman una copa extendida y semi esférica.  Sus coriáceas hojas son simples y alternas, de color verde por encima y más pálidas por detrás, con nervaduras muy evidentes,  su tamaño varía mucho tanto en lo ancho como en lo largo, ya que se pueden encontrar hojas de unos 10 cm de largo mientras que otras son mayores a 20 cm, sucediendo lo mismo con las estípulas u hojitas que cubren las yemas. Como todo Ficus posee un látex blanco en todas sus partes, tronco, ramas, ramitas, hojas, raíces, él cual puede causar algún tipo de alergia o irritación en las pieles sensibles.

Durante la mayor parte del año se pueden encontrar árboles con frutos llamados síconos que quiere decir en griego "higos", los cuales realmente son frutos múltiples, es decir dentro de cada uno de ellos se desarrollan las flores que serán polinizadas por una diminuta especie abeja, la cual además es  propia de esta especie,  posteriormente se desarrollarán los frutos verdaderos, denominados "frutículos".  Estos higos de forma redondeada y de  1,5 cm de diámetro, son muy llamativos por su intenso color rojo al madurar y por la gran cantidad que se presentan por árbol, están cubiertos por muchas manchitas claras, más evidentes cuando los frutos están verdes. En la base de cada hoja y a lo largo de las ramitas, se puede ver un solo higo, a diferencia de los matapalos en donde nacen dos por hoja, lo que le ha permitido al árbol desarrollar frutos más grandes, más carnosos y con mejor sabor, para atraer a los murciélagos, que son sus mayores dispersores, así mismo algunas especies de aves, monos, saínos, tepezcuintles y demás animales que gustan de este tipo de frutos. Cabe también señalar que en la época de polinización, estos árboles son muy visitados por pájaros que buscan a las pequeñas abejas que llegan en abundancia.  Por su amplia copa se le utiliza como sombra en potreros en donde además sus higos sirven como alimento para el ganado,  para atraer fauna, en la protección de suelos y ríos, en la medicina tradicional, y por su facilidad para pegar por estacón como cerca viva.

 

El chilamate de río

Nombre científico: Ficus insipida

Familia botánica: Moraceae

Como su nombre lo indica, este árbol crece natural y espontáneamente a la orilla de los ríos y quebradas del país desde el nivel del mar hasta los 1000 metros aproximadamente, a veces formando agrupaciones cuyas poderosas y extendidas raíces superficiales crean diques y gaviones naturales que protegen las orillas y vegas de los ríos de la muy dañina y perjudicial erosión. Este árbol además es muy importante porque produce grandes y carnosos higos silvestres de los cuales se alimentan ávidamente las iguanas, los garrobos, los peces de agua dulce y muchas especies de aves y mamíferos silvestres, y aunque no tienen ningún sabor como su nombre científico lo indica, con ellos se pueden elaborar dulces y conservas si se cocinan adecuadamente. Es muy fácil de reproducir por medio de semillas o por medio de postes vivos, y crece muy rápidamente. Los arbolitos pequeños son capaces de crecer y desarrollarse sin ningún problema sobre bancos de piedra o arena, en ausencia total de tierra. Aunque también se le conoce como higuerón de río, en Costa Rica los verdaderos higuerones o matapalos son todos aquellos árboles del género botánico Ficus que nacen y se desarrollan en los troncos o copas de otros árboles o palmeras, a los cuales estrangulan y matan conforme crecen, mientras que los chilamates nacen directamente sobre el suelo.

 

El chilemuelo o quiebramuelas

Nombre científico: Drymis granadensis

Familia botánica: Winteraceae

En las zonas más altas y frías de nuestro país, vive un auténtico "ornitorrinco" del reino forestal ya que posee la forma de un ciprés (Cupressus lusitanica), la corteza de un sauce (Salix), las hojas de una magnolia (Magnolia), las flores de una camelia (Camellia japonica), los frutos de un olivo (Olea europaea), las semillas de un cítrico (Citrus) y la madera de un pino (Pinus). Esta curiosa mezcla de características se debe a que el chilemuelo es un verdadero fósil viviente pues hace millones de años evolucionó a partir del mismo primitivo grupo vegetal del cual surgieron los primeros árboles con flor por un lado, las primeras coníferas por el otro, y otro gran grupo de plantas que ya se extinguió durante las eras glaciales posteriores. Es uno de los árboles ornamentales más atractivos del país con su copa densa y follaje brillante, y se le utiliza mucho para establecer cortinas tapavientos y cercas vivas pues se reproduce muy fácilmente por medio de postes vivos.  Las aves de las zonas altas se pelean sus frutos carnosos de color morado, y su curioso nombre común se debe a que al morder o masticar sus hojas gruesas y carnosas, se libera un aceite esencial muy concentrado que ocasiona una fuerte sensación picante y de adormecimiento de la lengua y de las encías. Cuentan los viejos campesinos de la zona que antaño, cuando alguien necesitaba de una extracción de dientes o muelas, primero se le daba a masticar un puñado de estas hojas y luego las piezas dentales salían con mucha facilidad y sin dolor.

 

La chirca

Nombre científico: Thevetia peruviana

Familia botánica: Apocynaceae

La chirca es un arbolito siempreverde muy llamativo por su atractivo follaje verde  que contrasta fuertemente con las flores amarillas en forma de campana, las cuales se presentan casi todo el año. En otros países se le conoce como campanilla de oro o codo de fraile por la forma particular de sus semillas. Es originario de América Tropical y fue identificada inicialmente en Perú, de ahí que su nombre sea peruviana y el Thevetia se le otorgó como un reconocimiento a un misionero franciscano francés llamado André Thévet que dedicó parte de su vida a recolectar y estudiar muestras vegetales y animales en Brasil, mayormente. Se desarrolla bien en lugares a pleno sol hasta los 1500 m de elevación, inclusive en lugares con suelos malos. Puede llegar a crecer entre 5 y 8 metros o un poquito más, por lo que es una especie utilizada como ornamental en parques y aceras.  Pero se debe tener cuidado con esta especie, ya que casi todas sus partes poseen una savia lechosa que es muy TÓXICA

Sus hojas son delgadas, un poco gruesas y pueden llegar a medir hasta 15 cm  de largo  y sus flores que en la mayoría de los casos son amarillas, aunque a veces se pueden presentar con un tono más anaranjado, miden aproximadamente 5 cm  de largo y se encuentran en toda la copa junto con los frutos, los cuales poseen una forma triangular muy particular, lo que es una tentación para los niños que se los encuentran, junto con las dos semillas que se están dentro, ideales para ser usados como juguetes.  Pero ATENCIÓN !!! a pesar de que la pulpa de los frutos maduros es comestible y muy buscada por aves, las semillas son TÓXICAS ya que poseen sustancias químicas (glucósidos) que actúan como estimulantes cardíacos, y curiosamente en la medicina popular estas semillas se han empleado para diversos tratamientos, lo cual puede resultar muy peligroso.  La chirca se reproduce muy fácilmente por semilla, incluso en los alrededores de los árboles se pueden encontrar arbolitos creciendo, los cuales se pueden sacar con cuidado y plantarlos en otros sitios.  Otra característica de esta especie es que soporta las podas, lo que le favorece en el desarrollo de una copa más redondeada y con ella una mayor superficie para la producción de flores.

 

El chirraco o bálsamo

Nombre científico: Myroxylon balsamum

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Faboideae

Durante la era precolombina, este árbol aparentemente fue una de las especies forestales más abundantes y grandes de la porción occidental del Valle Central de Costa Rica, desde Santa Ana hasta la costa Pacífica. Sin embargo, hace ya muchos siglos se descubrió que la savia resinosa de este árbol alivia muy eficazmente una gran variedad de problemas del sistema respiratorio: catarros, asma, bronquitis, tuberculosis, tosferina, etc. A esta resina se le conoce como bálsamo del Perú, bálsamo de El Salvador o bálsamo de Tolú, y para extraerlo se realizan sangrados en una serie de cortes a la corteza por donde fluye y se colecta la savia. Esta técnica ocasiona la muerte de los árboles por inanición o por el ataque de plagas y enfermedades que penetran las grandes heridas. Además, posee una madera preciosa y veteada de color anaranjado intenso, la cual también se utiliza para extraer colorantes de excelente calidad para teñir telas de algodón, cuero en incluso madera. La explotación durante tantos siglos de la resina, de la madera y de los tintes, ha llevado a esta especie a ubicarse en un alto riesgo de extinción. Aunque la especie es de crecimiento relativamente lento, los árboles jóvenes y pequeños son muy atractivos gracias a sus hojas pequeñas y de un color verde claro muy brillante.  Para mayor información acerca de esta especie,  visite Los Árboles del Corazón.

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com