Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

         

 

Ir a lista general de especies

AB  CD  EF  GH  IJ  KL  MN  ÑO  PQ  RS  TZ

 

El laurel

Nombre científico: Cordia alliodora

Familia botánica: Boraginaceae

Humilde pero importantísimo árbol que encontramos en casi todo el territorio nacional desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación más o menos. Se reproduce y crece sobre los potreros y abandonos como si fuera una hierba, formando bosques o rodales puros en muy pocos años. Esta forma de "reforestación" natural ha sido aprovechada desde hace muchos siglos por los finqueros del país para obtener madera en forma constante. La madera del laurel posee excelentes propiedades desde todo punto de vista y desde hace muchos años siempre ha sido una de las especies de mayor consumo por parte de la industria de la construcción y de la mueblería. Aparte de su madera, los árboles de laurel -principalmente los que se desarrollan en la región del Pacífico Norte y Valle Central de Costa Rica- poseen una corteza muy áspera y rugosa que resulta excelente para "pegar" y cultivar plantas ornamentales epífitas o trepadoras, como bromélias, orquídeas, cactos, helechos, vainilla, pimienta, etc., de tal manera que en un espacio muy reducido y con la presencia de unos pocos árboles de laurel, se podría crear magníficos jardines colgantes con plantas ubicadas en varios estratos a lo largo de los troncos de los laureles. ¿Cuánto costaría una estructura similar construida con hierro, cemento o varilla? Ver más fotos en http://www.facebook.com/media/set/?set=a.196353273739595.41597.194845613890361&type=3

 

El laurel de la India

Nombre científico: Ficus benjamina

Familia botánica: Moraceae

Árbol originario de la India e islas Filipinas, pero intensiva y extensivamente plantado en las regiones tropicales y subtropicales del mundo entero. Puede alcanzar alturas superiores a los 30 metros de altura, con troncos gruesos y ramas macizas. Desarrolla una copa muy densa y compacta de espeso follaje verde muy brillante durante todo el año.  Conforme el árbol crece va desarrollando nuevos troncos desde su base que se engruesan rápidamente hasta formar una masa o cepa que en los árboles más viejos puede llegar a medir hasta 5 metros de diámetro. Muy fácil de reconocer por sus hojas pequeñas y por la gran cantidad de frutillos carnosos y redondos color verde, rojizo o amarillo que cubren el suelo bajo la copa. En Costa Rica este árbol fue introducido y plantado por primera vez como ornamental y de sombra durante los años 60, y desde entonces se plantó abusiva y excesivamente en todas las zonas las zonas urbanas de nuestro país, sin considerar que en muy poco tiempo produce un poderoso y muy extenso sistema de raíces superficiales capaz de destrozar cualquier obra de infraestructura que se encuentre cerca. La falta de información y de conocimiento a la hora de plantarlo años atrás, es la causa de que actualmente este árbol se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza por lo daños y problemas que está ocasionando, pues ya muchos individuos se hicieron enormes y les falta mucho más aún por desarrollarse.

A pesar de estos inconvenientes, el laurel de la India se podría aprovechar en zonas rurales para producir toneladas de materia vegetal para elaborar abono orgánico y para enmendar, enriquecer y cubrir suelos empobrecidos y volverlos productivos. Otro de los beneficios de esta especie es que sus frutos son muy atrayentes de aves y de murciélagos, los cuales arrojan en sus excretas miles de semillas al suelo, creando verdaderos viveros de una gran variedad de plantas bajo la copa de cada árbol. Es uno de los árboles más fáciles de reproducir por medio de estacas, postes vivos y acodos aéreos o subterráneos, y de un solo individuo joven se pueden obtener cientos de clones a un costo muy bajo, lo cual explica por qué este árbol se propagó tan rápida y extensivamente como una plaga. En Costa Rica existe la creencia de que hay varias especies de laurel de la India que se diferencian por la forma de la copa, el color y tamaño de los frutos, y por la coloración del follaje, pero la realidad es que se trata de variedades o cultivares de una misma especie, las cuales también se han introducido al país desde el extranjero.

 

El laurel muñeco

Nombre científico: Cordia eriostigma

Familia botánica: Boraginaceae

A solicitud de: Teresa Oreamuno, Santa Ana, Costa Rica.

Esta especie es probablemente uno de los más hermosos y a la vez más desconocidos e ignorados árboles florales nativos del Valle Central de Costa Rica. Se reconoce fácilmente a la distancia por su copa estratificada, lo cual quiere decir que forma amplias capas de follaje como alas gigantes en todas direcciones. Durante la estación seca la copa se cubre de miles de flores blancas y muy aromáticas sobre todo en horas de la mañana. Cualquier fotografía de esta floración tomada contra el cielo, evoca la imagen de un árbol conífero de las zonas templadas cubierto de una espesa capa de nieve. Las blancas flores ceden su espacio a los frutos, miles de bayas carnosas pequeñas de color rojo o naranja brillante que atraen y alimentan a una gran variedad de aves frugívoras que ocasionan un verdadero alboroto sobre estos árboles. El árbol crece muy rápido y en cosa de 8 a 10 años comienza a producir sus primeras flores y frutos, por lo que bien vale la pena destinar un rincón en cualquier parque, jardín o arboreto para plantarlos y disfrutarlos a plenitud.

 

El laurel negro

Nombre científico: Cordia gerascanthus

Familia botánica: Boraginaceae

Una especie que engalana las tierras desde el sureste de los Estados Unidos hasta Bolivia y las Antillas. Y específicamente en Costa Rica a Guanacaste, aunque ya es una especie muy poco común, se puede observar concentrándose mayormente en sitios con suelos calcáreos y rocosos pero con buen drenaje, dentro de áreas silvestres protegidas y uno que otro olvidado en los potreros y remanentes de bosque, por lo que es preciso reproducirla e introducirla en todos los sitios posibles, en donde pueda llegar a desarrollarse, incluyendo aquellos con influencia pacífica y hasta los 1000 ó 1200 m de elevación. Es un árbol de tamaño mediano, alcanzando unos 10 a 20 m de altura, tronco  delgado y recto, que puede desarrollar unos 40 cm  de diámetro, cubierto por una corteza oscura, agrietada y de textura muy áspera; su copa es poco densa, formada por ramas delgadas y hojas simples de color verde, siendo común que en una misma rama hayan hojas muy grandes y otras muy chiquitas, pero todas se caen en la época seca. 

Los racimos de flores blancas, grandes atrayentes  de colibríes, mariposas y abejas por su delicado aroma y su abundante cantidad de néctar, son un gran atractivo, convirtiendo a esta especie en una excelente opción como ornamental, las cuales posteriormente se quedarán unidas al pequeño fruto, de una sola semilla carnosa con forma de perita, para ayudarle a moverse con el viento. Los pétalos cambian su hermoso color blanco por un fuerte color café y su suave textura por una consistencia como de papel. Uno de los principales factores por los que esta especie se encuentra dentro de la lista de especies vedadas, es decir que su corta está prohibida, es por lo valiosa que es su madera, la cual fue ampliamente explotada para diversos usos como la fabricación de muebles finos y acabados de construcción, por su dureza, textura, grano fino, hermoso jaspe y color café oscuro fuerte casi negro con vetas muy oscuras que resaltan con el acabado. Además se le utilizó en ebanistería, chapa, contrachapado, implementos agrícolas, artesanía, construcciones rurales, en  medicina tradicional y en la fabricación de marimbas. Su reproducción por semilla es muy sencilla y al cabo de unas dos semanas se inicia la germinación, otro método es por medio de estacas de unos 40 cm  de largo y unos 3 cm  de grueso. Aparentemente  posee la ventaja que rebrota muy bien, por lo que hay que intentar esta otra opción.

 

La leucaena

Nombre científico: Leucaena leucocephala

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Mimosoideae

La leucaena o como lo llaman en México su país natal "guaje", es un árbol que  llega a alcanzar unos 10 m de alto, posee una copa rala con ramas largas cubiertas de pequeños y finos foliolos. Sus flores  en forma de mota blanca le dieron origen a su nombre en griego, el cual hace referencia a una cabeza blanca o leucocephala, siendo leuko blanco y cephala cabeza; sus frutos son grandes vainas  muy delgadas, que a simple vista dejan ver en el centro sus  múltiples semillas, las que una vez maduras son de un fuerte color café  brillante.  Se adapta bien a lugares marginales pero con buen drenaje, especialmente en zonas  secas bajo los 1200 ó 1400 m  de elevación. Posee crecimiento muy rápido y se reproduce muy fácilmente por medio de semillas lo que le permite llegar a cubrir toda un área si se le permite.

El valor de este árbol no radica tanto en su atractivo físico sino en los innumerables beneficios que ofrece tanto a los animales, al suelo y al hombre mismo. Al ser una leguminosa aporta grandes cantidades de nutrientes al suelo, especialmente nitrógeno tanto por medio de sus raíces como por la mucha hojarasca que bota y  es ideal para restaurar zonas degradadas, inclusive en Hawaii utilizan aviones para regar sus semillas en este tipo de áreas. Muy utilizada como medicinal, como forraje para animales, como leña y los árboles adultos pueden brindar madera para aserrío y pulpa para papel. Pero uno de los mayores aportes que esta sencilla especie forestal ofrece es que tanto sus retoños u hojas tiernas, flores, frutos y semillas se comen y la gastronomía mexicana es el mejor ejemplo de ello,  especialmente la de Oaxaca,  siendo uno de los estados que más la consume; de hecho su nombre viene del vocablo “Uaxin”, que significa “lugar donde crecen guajes”. Las semillas, que poseen mucha proteína pueden consumirse frescas, crudas o asadas en un comal con un poco de sal, o bien asarlas, molerlas con chile, tomate y sal, o preparar un mole con chile guajillo conocido como guaximolli. También se puede hacer una pasta seca con la que se forman tortitas, que se guardan para poderse comer a lo largo del año.

 

El liquidámbar o estoraque

Nombre científico: Liquidambar styraciflua

Familia botánica: Altingiaceae

Originario del este de los Estados Unidos y México, el liquidámbar es probablemente uno de los árboles ornamentales más hermosos de todo el continente americano. Posee una gran cantidad de características sobresalientes que lo diferencian de cualquier otra especie de árbol, entre las cuales se destacan sus hojas simples de 5 ó 7 lóbulos puntiagudos, su corteza gris profundamente fisurada, y la forma perfectamente cónica de su densa copa. Durante el otoño de las regiones templadas, el follaje se marchita y adquiere diferentes tonalidades de rojo, amarillo, dorado y rosado, creando soberbio espectáculo visual antes de caer. Es un árbol interesante porque los individuos producen flores masculinas y flores femeninas por aparte, y al ser polinizadas, las flores femeninas generan unos frutos redondos cubiertos de apéndices puntiagudos semejantes a armas medievales. En muchos lugares del mundo se cultiva comercialmente pues su madera posee excelentes propiedades para la fabricación de muebles modernos y artículos de precisión. El nombre liquidámbar significa ámbar líquido, lo cual revela la principal propiedad y beneficio de este árbol, cual es su espesa y aromática resina conocida comercialmente como estoraque, con antiquísimas y reconocidas propiedades químicas, industriales y medicinales. En Costa Rica los primeros árboles de liquidámbar se introdujeron y se plantaron como ornamentales en el Valle Central, pero muy rápidamente mostraron una gran intolerancia a los rigores del calor y de los fuertes vientos propios de la estación seca de fin y principio de año, y además las raíces de los árboles jóvenes son muy delicadas y requieren de suelos con propiedades muy particulares. A pesar de lo anterior, los árboles de liquidámbar que han logrado sobrevivir y desarrollarse bien en nuestro país, son verdaderamente hermosos.

 

El llama del bosque o tulipán africano

Nombre científico: Spathodea campanulata

Familia botánica: Bignoniaceae

A solicitud de: Maleny Murillo M., Costa Rica.

Atractivo y majestuoso árbol nativo de las regiones húmedas del África Occidental, hoy día plantado abundantemente en los países tropicales y subtropicales del mundo entero. Es un árbol que ofrece la particularidad de desarrollar un tronco alargado y esbelto libre de ramas en sus dos tercios inferiores, y con una copa elevada muy amplia de formas redondeadas. Es uno de los árboles ornamentales favoritos del mundo entero a causa de sus abundantes ramos de enormes flores color rojo brillante en forma de campanas, visibles desde larga distancia. En Costa Rica este árbol fue muy popular como un ornamental infaltable en todos los parques del país, e incluso los niños utilizaban sus flores carnosas como pistolas de agua y las cáscaras leñosas de sus frutos como barquitas para jugar en el agua. Lamentablemente este árbol ha perdido mucha popularidad debido a que una enfermedad del suelo ataca y mata a los árboles a partir de los 5 años de edad en adelante. ¡ATENCIÓN! Al caer, sus grandes flores carnosas permanecen frescas en el suelo muchos días, y pueden ser tan resbalosas y peligrosas para los transeúntes como cáscaras de banano, por lo que se recomienda jamás planta árboles de esta especie sobre calzadas o aceras.

 

El limoncillo

Nombre científico: Zanthoxylum limoncello

Familia botánica: Rutaceae

El limoncillo o zorrillo como algunos lo llaman es un arbolito de no más de 8 m de alto y la mayoría de las veces pasa desapercibido, mezclado entre la vegetación de bosques secundarios, charrales u orillas de bosques. Es nativo desde México hasta Panamá y por lo general se concentra en lugares entre los 1300 y los 2200 m de elevación. Su tronco es delgado y un tanto ramificado desde abajo, ya que desarrolla brotes laterales muy bajos, los cuales además de crecer muy rectos presentan una corteza muy clara que fácilmente llama la atención. Tanto el tronco como las ramas y ramitas presentan aguijones con forma curva como si fueran garras, que cuando son viejos se tornan de color café oscuro o marrón contrastando fuertemente con el verde de las ramitas.

Las hojas son trifolioladas alternas y sus foliolos de un intenso color verde brillante por encima y más pálidos por detrás pueden medir en promedio unos 5 cm de largo, presentan además el borde ligeramente crenado o entero, así como puntos translucidos muy evidentes a simple vista, siendo los de de mayor tamaño los que se concentran en el borde. El peciolo es acanalado y tanto las hojas, las ramitas y los frutos poseen un fuerte y desagradable olor, de ahí su nombre de zorrillo. Las pequeñas flores blancuzcas con estambres dispuestos hacia afuera alternando en dirección con los pétalos y tallitos rojos se agrupan en pequeños racimos o panículas terminales o axilares.

Los frutos secos y de forma redondeada miden alrededor de 0.5 cm de diámetro y pasan de un color rojizo a café leñoso al madurar, momento en que se abren para exponer la única semilla de unos 3 mm de diámetro que poseen, siendo esta de forma redonda y de un intenso color negro brillante muy llamativo para los pájaros, los cuales la desprenden del fruto en donde se mantiene unida por un pequeño arilo. Por su similitud con otras especies de Zanthoxylum se podría esperar que la germinación de sus semillas sea baja, por lo que se pueden utilizar tratamientos pregerminativos para aumentar el porcentaje, ya sea por medio de la eliminación del aceite que rodea la semilla mediante el uso de agua jabonosa así como el dejarlas en agua por 24 horas antes de sembrarlas. Por sus características se le puede encontrar en setos vivos o en cercas, así como en su utilización como hospedero de ciertos lepidópteros. Los Zanthoxylum en general se caracterizan por el color amarillo de su madera de ahí que etimológicamente este género posee su origen en los términos griegos “xanthon xylon” que quieren decir madera amarilla. … son hospederos de algunas clases de lepidópteros. https://www.facebook.com/media/set/?set=a.541864202521832.1073741840.194845613890361&type=3

 

 

El lorito

Nombre científico: Cojoba arborea

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Mimosoideae

Árbol grande y corpulento más o menos abundante en Costa Rica sobre todo en las regiones central y sur de la Vertiente Pacífica. Su principal característica son sus frutos, unas legumbres carnosas, largas y retorcidas de color rojo brillante que al madurar se abren longitudinalmente para exponer su parte interna blanca, y sus semillas de color negro brillante con apariencia de aceitunas. Como dato muy curioso, los monos cariblancos o carablancos (Cebus capucinus) tienen la extraña costumbre de pintarse la cara de color rojo restregándose las cáscaras de estos frutos en la piel. En los años 70, el lorito se comenzó a reproducir comercialmente y a promocionar de manera irresponsable en los viveros locales como una especie ornamental para plantar en aceras, jardines y parques, sin tomar en cuenta que 30 años después estos árboles se iban a hacer enormes y a causar estragos en las aceras, calles y construcciones, y sin tomar en cuenta que la especie arroja al suelo gran cantidad de frutos, semillas, hojas y flores que obstaculizan el tránsito y los drenajes. Sin embargo, el lorito es hoy por hoy una de las mejores opciones en proyectos forestales cuyo objetivo es la recuperación pronta y eficaz de la cobertura vegetal sobre pendientes fuertes para la protección de los suelos y de las nacientes de agua.

 

El lorito o arrayán

Nombre científico: Weinmannia pinnata

Familia botánica: Cunoniaceae

El lorito o arrayán como también se le conoce, es típico de las zonas altas, especialmente entre los 1500 y menos de 3000 m de elevación, en donde la humedad y el frío son fieles compañeros de los bosques muy húmedos y nubosos, desde México hasta Bolivia, Perú y Venezuela. Se le puede encontrar entre robledales (Quercus costaricensis)  y en sitios con suelos ácidos y profundos, gracias a la cantidad de materia orgánica presente. Por lo general es un árbol que puede llegar a crecer  unos 15 a 20 m de altura con troncos de alrededor de unos 50 a 60 cm  de diámetro, aunque en el Parque Nacional los Quetzales superan fácilmente esos tamaños. 

Su copa no es muy amplia y está conformada por ramas largas cubiertas de hojas verde oscuro compuestas por pequeñas hojitas o foliolos unidas a un eje central alado llamado raquis y que se tornan rojizas al envejecer, lo que le da un lindo atractivo; sus flores blancas están agrupadas en pequeños racimos de unos 10 cm  de largo, que sobresalen al final de las ramitas. Los frutos presentes casi todo el año,  son pequeños y al madurar se ponen rojos y son muy apetecidos por una gran cantidad de aves que se mueven constantemente entre su copa.

Su madera es resistente a insectos y hongos, es pesada, rojiza, de textura fina, grano entrecruzado y lustre medio, lo que le permite ser  trabajada sin problemas y obtener un acabado excelente. Se reproduce fácilmente por semillas lo que aumenta su gran capacidad para colonizar sitios, de ahí que sea una especie ideal para la recuperación de terrenos y el control de la erosión. Tradicionalmente se ha empleado para la fabricación de carbón, cajas, carpintería en general, construcción interior, muebles de calidad, chapa decorativa, contrachapado, medicinal y como ornamental. 

ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com