Página principal

 Especies nativas e introducidas al país, presentadas por:

         

 

Ir a lista general de especies

AB  CD  EF  GH  IJ  KL  MN  ÑO  PQ  RS  TZ

 

La macadamia

Nombre científico: Macadamia integrifolia

Familia botánica: Proteaceae

Otro miembro de la gran legión forestal australiana que conquistó al mundo, junto con los eucaliptos, casuarinas, gravilias, etc. La macadamia es originaria de la costa este de Australia, y es mundialmente famoso y muy apreciado por las exquisitas semillas comestibles que produce en grandes cantidades, reconocidas como uno de los alimentos más completos y nutritivos de todo el mundo. Es un árbol mediano de no más de 15 metros de altura, de muy denso y brillante follaje compuesto de curiosas hojas simples y alargadas con apéndices espinosos a todo lo largo del borde. En los extremos de las ramitas produce largos ramos colgantes de flores pequeñitas de color blanco verdoso, las cuales a su vez producen racimos de frutos verdes y esféricos muy duros, cada uno de los cuales contiene una sola semilla o nuez de macadamia. A Costa Rica la macadamia fue introducida en los años 60 y llegó para quedarse, pues actualmente hay varias plantaciones comerciales para la producción de nueces que mantienen a una activa y muy vigorosa industria que las procesa en los más diversos productos como turrones, aceites, galletas, repostería, cajetas, granolas, helados, panes, chocolates rellenos, o al natural solas o en combinación con otras semillas comestibles.

 

El madero negro

Nombre científico: Gliricidia sepium

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Faboideae

Es probablemente el árbol nativo más intensamente reproducido y plantado en todo el país desde tiempos inmemoriales. Aparentemente tiene su origen en la zona Atlántica en donde los indígenas aprendieron a cultivarlo hace miles de años para dar sombra a sus valiosos cacaotales. Durante la época colonial comenzó a propagarse abundantemente por todo el país debido a su gran facilidad de reproducirse por postes vivos para establecer sombra y cercas vivas a las fincas, pues de un poste o rama grande se puede obtener un árbol bien establecido y formado en tan solamente 3 años (foto). Es un árbol pequeño que raramente excede los 10 metros de altura, y posee una forma muy irregular con el predominio de ramas muy largas y delgadas sin ninguna disposición ni orden definido. Los árboles más viejos que se han desarrollado a partir de postes vivos desarrollan troncos con una superficie muy irregular y sinuosa excelente para "pegar" y cultivar plantas epífitas y trepadoras como bromélias, orquídeas, cactos, filodendros, vainilla, pimienta, etc. Su madera dura, pesada y de color café oscuro es una de las fuentes de leña más reconocidas del país. Además, sus raíces poseen la virtud de incorporar nitrógeno al suelo lo cual beneficia directamente a otros cultivos y durante la estación seca produce una muy atractiva floración de color púrpura intenso.

 

El madroño o sálamo

Nombre científico: Calycophyllum candidissimum

Familia botánica: Rubiaceae

Bellísimo árbol ornamental nativo de las zonas bajas del noroeste de Costa Rica en donde se presenta una estación seca bien definida de más de 4 meses al año. Inconfundible por su copa amplia y su corteza de color rojo herrumbre que al secarse se vuelve de color gris claro y se desprende en grandes escamas formando una combinación de colores única y muy atractiva. Cada año el árbol anuncia la llegada de la época navideña cubriendo toda su copa de un denso manto de flores blancas y muy aromáticas que recuerdan mucho la fragancia de las flores de los cafetos (Coffea). Es el Árbol Nacional de Nicaragua, país en donde las festividades religiosas de diciembre se celebran decorando los templos, iglesias y altares con las aromáticas y vistosas flores de este extraordinario árbol.

 

Las magnolias ticas

Nombre científico: Magnolia poasana y Magnolia sororum

Familia botánica: Magnoliaceae

Al hablar de las magnolias, siempre pensamos en los majestuosos árboles de flores hermosas y gigantes que son todo un símbolo y orgullo de los pueblos y ciudades del sureste de los Estados Unidos. Sin embargo, dos miembros de esta exótica y muy primitiva familia de árboles con flores, hace muchos millones de años se escaparon y se vinieron por las cordilleras de México y de América Central hasta llegar y quedarse en las zonas altas y templadas de Costa Rica para formar dos nuevas especies endémicas. Las flores de nuestras dos magnolias criollas no son tan grandes ni tan espectaculares como las especies y variedades norteamericanas, pero se defienden muy bien. Sometidas a un cultivo y manejo adecuados, estas dos especies podrían llegar a ser una de las mejores opciones de porte, follaje y floración ornamental para los parques y jardines de la muy difícil zona de los 2000 metros de elevación en adelante. Recordemos que las magnolias fueron los primeros árboles que produjeron flores verdaderas en la historia evolutiva de este planeta, así es que se podrían considerar como fósiles vivientes, de hecho sus grandes flores fueron diseñadas para ser polinizadas por escarabajos ya que en esa época no habían abejas, por eso sus pétalos y estructuras internas son tan carnosos como una medida de protección. Realmente los pétalos no se llaman pétalos sino tépalos porque no hay diferencia real entre los pétalos y los sépalos lo cual es otra característica de su antigüedad de millones de años.

Específicamente el candelillo (Magnolia poasana)  se encuentra presente en Costa Rica y Panamá creciendo de los 1600 m y hasta arriba de los 3000 m en donde abunda la humedad y el frío característicos del bosque pluvial montano, siendo una especie de bosques en recuperación y poco común en bosques primarios, crece en suelos malos y con mal drenaje. No es un árbol muy grande y su altura puede rondar los 10 a 20 m, su grisáceo y cilíndrico tronco se ramifica desde muy abajo lo que le da una densa y elegante copa redondeada, compuesta por ramas largas y grandes hojas coriáceas de unos 12 a 15 cm de largo y unos 5 cm o más de ancho; éstas son simples y alternas, de color verde brillante por encima y más claras por debajo. Las flores son solitarias y se desarrollan al final de las ramitas, por lo que son fácilmente observables entre la copa, están presentes de diciembre a junio y son de un fuerte color blanco y de gran tamaño, aunque más pequeñas que las especies norteamericanas; sus 6 pétalos son carnosos y poseen un fuerte y agradable aroma que fácilmente llena cualquier espacio. Sus característicos botones en forma de llama de candela han sido el motivo de que popularmente se le llame a estos árboles “candelillo”.

Los frutos que son en realidad una infrutescencia, es decir un conjunto de frutos que se unen para formar una sola estructura con forma de botón floral; los cuales al madurar se ponen de color café y cada sección se abre independientemente liberar una la semilla que es dura, lisa y de color marrón de aproximadamente 1 cm de largo. Los mismos empiezan a ser visto entre marzo y julio. La madera es de castaño, moderadamente pesada con un peso específico de 0.45 gr/cm3, de textura fina, grano entrecruzado, moderadamente fácil de secar sin que se den deformaciones significativas. Su durabilidad natural es moderada y se puede trabajar fácilmente y lograr un buen acabado que le permite ser usada para decoraciones, muebles finos, gabinetes, bastidores de ventanas y puertas, persianas venecianas, paneles para paredes, pulpa para papel, construcción en general, plywood y chapas. Se puede reproducir por medio de semillas, para ello los frutos se colectan directamente del árbol antes de que abran y se ponen a secar por varios días bajo techo, al abrirse las semillas deben sacarse manualmente y aunque la germinación es baja, puede adelantarse con tratamientos pregerminativos como el dejarlas en agua por 2 días, cambiándoles el agua varias veces al día o bien echándoles agua hirviendo a borbollones y dejándolas en esa agua por un día.

 

La magnolia grandiflora

Nombre científico: Magnolia grandiflora

Familia botánica: Magnoliaceae

Una de esas especies de árboles que con solo oír su nombre inspira grandeza “la magnolia”… Un árbol nativo del sur de Estados Unidos, pero que por la belleza de su follaje y sus impresionantes flores ha sido utilizado en muchos otros países como ornamental. En Costa Rica se le ha plantado generalmente en sitios arriba de los 2000 m como en la zona del Empalme, Santa María de Dota, Tapantí, aunque no es raro verla en lugares mucho más bajos como el Centro de Cartago, en donde el cementerio luce un buen ejemplar, que puede ser observado desde la calle principal. Le gusta crecer en sitios con buenos suelos, ricos en materia orgánica, con buen drenaje y un poco ácidos.

Este hermoso árbol puede crecer unos 25 m de alto y desarrollar un corto tronco de poco menos de 1 m de diámetro, el cual está cubierto por una grisácea corteza llena de pequeñas lenticelas y muy propensa a que en ella crezcan muchas bromelias, especialmente claveles de aire (Tillandsia spp.) y líquenes. Sus ramas empiezan a aparecer desde muy abajo, lo que le permite tener una copa muy densa de forma piramidal, cuando tiene mucho espacio a su alrededor. Sus raíces son superficiales por lo que se debe tener cuidado de no plantarlo en lugares expuestos a fuertes vientos, ni muy cerca de aceras, calles, tuberías ni demás infraestructuras, por el peligro de que se caiga con un golpe de viento o que vaya a dañar las mismas. Las hojas son simples y alternas de un intenso color verde brillante por encima y ferrugíneas por detrás en donde se les nota una fina pubescencia, las mismas se agrupan en puños al final de las ramitas y pueden llegar a medir entre 15 y 20 cm de largo por unos 10 cm o más de ancho.

Las hojas tiernas resaltan entre las demás por su color verde claro que contrasta fuertemente con el verde intenso de las hojas más viejas. Naturalmente tienden a enrollar sus bordes hacia atrás y entre ellas se puede observar una delgada hojita grande enrollada llamada estípula involucral que protege a la nueva hoja, igual a la que se presenta en los higuerones (Ficus). Esta estípula al igual que los peciolos de las hojas y las ramitas tiernas están cubiertas de una fina pubescencia ferruginosa. Las hojas secas mantienen un color marrón brillante muy llamativo por lo que podrían utilizarse para hacer decoraciones aprovechando que son hojas gruesas. Las hermosísimas flores blancas en condiciones adecuadas pueden llegar a más de 30 cm de diámetro de ahí que se le haya dado como especie el nombre de “grandiflora”. Éstas presentan estambres con una tonalidad morada y sus pétalos se caracterizan por ser ligeramente carnosos, delgados en la base y muy anchos en la punta que recuerdan la forma de una paleta. A pesar de que las flores son de poca duración, el periodo de floración es muy largo por lo que el árbol se mantendrá con flores mucho tiempo. Las abejas son actualmente las principales polinizadoras, a diferencia de hace millones de años que ese papel lo cumplían los escarabajos cuando no existían éstas.

Los frutos de unos 10 cm de largo, de color verde claro o amarillento cuando están tiernos y tornándose más naranjas al madurar hasta llegar a un color café al estar las semillas listas para salir. Este tipo de fruto en realidad es un conglomerado de frutos o una infrutescencia, en donde cada carpelo o cavidad es un fruto que al secarse libera una semilla plana y lisa de color rojo brillante. Al ser el periodo de fructificación igualmente muy largo, el árbol presenta una magnífica combinación de colores y tonos, dados por los diferentes estados de madurez de los frutos, que combinan perfectamente con las verdes hojas y las blancas flores. La madera es empleada para construcción, ebanistería, puertas, molduras, virutas, artesanías entre otras, su mayor uso es como ornamental ya que por su lento crecimiento no es un árbol muy rentable para fines maderables. También popularmente se le ha utilizado como ingrediente en la medicina popular para el tratamiento de distintas dolencias y padecimientos. Sus flores se han aprovechado para darle aroma a los dulces y a ciertas bebidas. Se puede reproducir por medio de semillas teniendo presente que poseen baja germinación y los tratamientos pregerminativos únicamente lo que harán es adelantar la germinación, pero comercialmente se reproduce por medio de acodos, injertos y estacas. Se debe plantar en lugares a media sombra y fertilizarlos cada cierto tiempo con fórmulas que incluyan al molibdeno.  Más fotos se pueden ver en: http://www.facebook.com/ElMundoForestal#!/media/set/?set=a.420905221284398.89435.194845613890361&type=3

 

El majagua o clavelón de playa

Nombre científico: Hibiscus pernambucensis

Familia botánica: Malvaceae

No se sabe con exactitud, pero aparentemente este árbol de porte arbustivo tuvo su origen genético en las costas del sureste asiático, desde donde sus frutos y semillas se distribuyeron por las costas tropicales del mundo entero flotando en el mar hace millones de años. Es muy notable porque más bien parece un arbusto muy grande con troncos y ramas muy irregulares, y son muy comunes los individuos que crecen y se desarrollan postrados sobre los suelos arenosos y pedregosos de las playas y esteros, su hábitat natural. Posee hojas muy grandes y suaves con la forma de un corazón perfecto, y las flores son grandes como los clavelones comunes, y muy atractivas, de color amarillo intenso recién abiertas, tornándose de color rojo encarnado antes de marchitarse y caer. El follaje es muy denso y es muy resistente a los vientos fuertes. En Costa Rica es muy abundante en ambas costas, y en algunas playas forma rodales puros que marcan la línea de la marea alta. En los últimos años la majagua se ha comenzado a plantar y a cultivar lentamente como un ornamental de nueva generación en los parques y jardines de todo el país, y se está volviendo muy popular, con la enorme ventaja de que es muy fácil de reproducir por medio de estacas vivas. Es una especie ideal como ornamental para espacios pequeños en zonas residenciales y urbanas que debe ser protegida de los vientos porque sus raíces son superficiales.

 

El malinche o flamboyán

Nombre científico: Delonix regia

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

A solicitud de: Rocío Coronado, Costa Rica.

Desde la exótica y misteriosa isla de Madagascar, hace varios siglos llegó al continente americano este magnífico árbol, en donde encontró un ambiente ideal para quedarse y naturalizarse. Durante la estación seca de inicios de año, ¿quién no se ha quedado con la boca abierta cuando la copa de este árbol explota en miles de grandes flores de color rojo brillante? Y es que al menos en Costa Rica, ninguna otra especie de árbol grande produce flores de color rojo brillante en cantidades tan enormes, por lo que se le planta intensamente en parques y jardines. ATENCIÓN. Se recomienda muy enfáticamente no plantar árboles de esta especie a menos de 5 metros de distancia de construcciones y demás obras de infraestructura, pues sus raíces son grandes y muy poderosas y se desarrollan muy superficialmente. ORIGEN DEL NOMBRE: Aunque mundialmente este árbol recibe el nombre de flamboyán, en Mesoamérica se le conoce como malinche en alusión directa a Doña Marina "La Malintzin", la famosa mujer indígena que participó en la conquista española de México y quien siempre vestía un manto de brillante color rojo.

 

El mamey

Nombre científico: Mammea americana

Familia botánica: Clusiaceae

Quien aún no ha tenido la suerte de saborear la carnosa pulpa agridulce y exquisita de un fruto maduro de mamey, de verdad que se ha perdido de toda una experiencia. El mamey es originario de las Antillas y de Colombia y Venezuela, y en Costa Rica lo encontramos principalmente en los jardines, fincas y parques de la Zona Atlántica. Es un árbol de verdad hermoso, notable desde lejos por u copa densa, compacta y de forma a veces alargada y a veces cónica. El follaje es muy brillante y muchas veces llega hasta el suelo. Las hojas son gruesas como un cartón y de color verde muy oscuro, casi negro. Una vez al año todas las ramas se llenan de flores carnosas de pétalos blancos que despiden un exquisito aroma. Los frutos son perfectamente redondos y pueden pesar hasta 1 kilogramo, de cáscara o piel granulosa, con una o dos semillas carnosas. La pulpa es de color naranja y perfuma toda la casa, y posee una textura al paladar que recuerda mucho a la manga, y su sabor es indescriptible. La madera es dura, pesada y muy fina, con un gran parecido al almendro de lapa o de montaña (Dipteryx panamensis). A pesar de todas estas bondades, hemos comprobado con mucha tristeza que la población de estos árboles es cada vez más escasa ya que su amplia copa ocupa mucho espacio en los predios y en los jardines y simplemente los cortan. ¡Así es que, a plantar mameyes!

 

El mamón

Nombre científico: Melicoccus bijugatus

Familia botánica: Sapindaceae

El mamón es una especie nativa de América Central, las Antillas, Colombia y Venezuela pero se le ha estado introduciendo en otros países tropicales de África y de Asia para producción de frutos.   En el país no es una especie muy común, por lo que se le puede encontrar ocasionalmente en alguna finca o potrero hasta aproximadamente los 1000 m de elevación, en donde se le ha dejado o plantado para aprovechar sus frutos y aunque se puede desarrollar en gran parte del país, prefiere las condiciones que predominan en las zonas bajas del Pacífico Norte. Es un árbol de tamaño mediano y corpulento que puede alcanzar los 20 metros o más de altura con una copa densa y perfectamente redonda formada por cientos de hojas compuestas, la cual se llena de pequeños y hermosos ramos de delicadas y muy aromáticas florcitas de color blancuzco, que atraen gran cantidad de abejas, colibríes e insectos. 

Tal vez lo más representativo de esta especie son sus redondeados y carnosos frutos sin los cuales este árbol puede ser confundido con muchas otras especies ya que carece de detalles anatómicos contundentes. De color verde claro y como de 2 centímetros de diámetro los frutos  poseen una  cáscara muy delgada y suave, la cual se rompe fácilmente para dejar ver en la mayoría de los casos 1  semilla en su interior cubierta por un tejido amarillento como gelatina y de exquisito sabor agridulce, muy ricos en hierro y potasio. Éstos se producen en gruesos y abundantes racimos y son muy buscados por los chiquillos que pasan cerca de un árbol en cosecha, desobedeciendo las recomendaciones de sus mamás, las cuales les han advertido del peligro de tragarse una de estas resbaladizas semillas y ahogarse.  

Además consumir los frutos frescos, éstos se emplean también para hacer bebidas, conservas, cervezas y sus semillas tostadas se consumen como cualquier otra semilla de marañón (Anacardium occidentale) o maní (Arachis hypogaea) e incluso como sustituto de la yuca (Manihot esculenta). Su madera aunque no es muy durable se usa en carpintería por su buena apariencia y trabajabilidad. En medicina tradicional esta especie posee varias aplicaciones para el tratamiento de diversas afecciones. Durante muchos años se acostumbraba plantar este árbol en las fincas y en los cafetales por su abundante sombra y exquisitos frutos, pero hoy día ya no se valoran estas cualidades y por el contrario su población disminuye de manera alarmante día con día. La reproducción por medio de semillas es muy fácil para ello se toma un puñado de estos frutos, y sin extraer la semilla se colocan en el área de germinación, se cubren con una delgada capa de tierra y se riegan constantemente. En un período de 15 a 30 días las semillas germinarán y del interior del fruto saldrá un nuevo arbolito; su crecimiento es de moderado a lento y se requiere de al menos unos 5 años para desarrollar un individuo de unos 2 metros de altura en el mejor de los casos. Insustituible ya que se trata de uno de los pocos árboles del país capaz de desarrollarse sin ningún problema sobre suelos arenosos y pedregosos, proporcionar una densa sombra durante todo el año y además, producir grandes cantidades de exquisitos frutos. Puede ser considerado como uno de los más hermosos y a la vez menos preciados árboles del país.

 

El mango

Nombre científico: Mangifera indica

Familia botánica: Anacardiaceae

El mango es probablemente el árbol originario de la India más y mejor conocido, y los motivos sobran. Se podrían escribir enciclopedias completas acerca de la historia, propiedades, beneficios, usos y cultivo de este árbol, pues ya muchos siglos antes de la colonización europea, se escribieron elaborados y muy completos textos acerca del cultivo y beneficios del árbol y de los atributos de sus frutos, lo cual permitió la distribución de esta especie hacia otros países y reinos muy cercanos de entonces como China, Siam y Burma. Tantos siglos de cultivo, selección y mejoramiento, han permitido el desarrollo hasta la fecha de unas 200 variedades diferentes que producen frutos adecuados para diferentes necesidades: fruta de mesa, jaleas, conservas, encurtidos, ensaladas de frutas o de vegetales, refrescos, vinagres, dulces, néctares, postres, helados, confituras, licores, cosméticos y hasta medicamentos. El mango es prácticamente la única fruta comestible en el mundo que se puede consumir en cualquiera de sus estados de madurez: verde o cele, medio maduro o pintón, maduro y sobremaduro. Las variedades conocidas en Costa Rica como "mangas" producen frutas grandes y carnosas, de cáscara o piel roja y pulpa amarilla dulce y no fibrosa, de delicioso sabor que la han hecho merecedora del título de la Reina de las Frutas Tropicales. Aparte de sus frutos, el mango es un árbol muy valioso como ornamental, protector de ríos, quebradas y nacientes, atrayente de fauna silvestre mayor como monos, loras, pizotes, saínos, tepezcuintles, etc. Su denso follaje siempreverde lo hacen ideal como árbol de sombra y para establecer cortinas tapavientos de comprobada eficacia. Los árboles más grandes conocidos en el país son muy corpulentos y alcanzan alturas de hasta 25 metros.

 

El mangostán.

Nombre científico: Garcinia mangostana

Familia botánica: Clusiaceae

El mangostán también llamado mangostina es considerado como el fruto más delicioso del mundo y para muchos es la reina de las frutas que salió del Sureste de Asia para conquistar al Mundo. En Costa Rica no es una especie muy común pero se le ha plantado mayormente en la zona Atlántica, desde el nivel del mar hasta más o menos los 1500 m de elevación, en donde predominan condiciones calientes y húmedas, con buenos y profundos suelos, buen drenaje y ricos en materia orgánica. No se desarrolla bien en zonas con sequías prolongadas más bien prefiere lugares frescos como las orillas de los ríos, pero sin que sus raíces toquen el agua y en especial que estén protegidos de los fuertes vientos fuertes.

Es un hermoso árbol que puede llegar a los 20 m de alto si las condiciones en donde se desarrolla son muy apropiadas, pero por lo general ronda los 10 m con un tronco no muy grueso cubierto por una oscura corteza que emana una savia amarillenta. Su densa copa con forma triangular o piramidal deja ver las grandes y brillantes hojas verdes muy coriáceas (duras) contrastando con las delicadas y rojizas hojitas nuevas. Las flores tienen la particularidad de que a pesar de que la especie es dioica (flores femeninas y masculinas por separado) mayormente solo presenta flores femeninas, por lo que no se da el proceso de fecundación sino que las semillas solo poseen la información genética de la madre. Las carnosas y rojizas flores son grandes de unos 5 cm de diámetro, formadas por 4 pétalos y se pueden presentar solas, en parejas o en pequeños racimos al final de las ramitas.

El redondeado fruto mide como 6 cm de diámetro, su cáscara es lisa y mantiene los 4 sépalos remanentes de la flor, lo que le da un peculiar aspecto como si fuera un sombrerito. Al madurar se torna de un color morado muy oscuro y su capa externa que es muy gruesa y fibrosa llamada pericarpio se vuelve suave lo que permite abrirlo fácilmente para encontrar en su interior una deliciosa y aromática pulpa blanca con forma de gajos y dispuestos como una mandarina sin cáscara. Cada uno de estos gajos es considerado un platillo gourmet por lo que estos frutos casi no se ven en los mercados nacionales y si se logran encontrar tienen un elevado precio. El fruto verde utiliza su gran cantidad de taninos ubicados en el pericarpio para mantener un sabor bastante astringente que le permite defenderse de insectos, hongos, bacterias, virus y demás depredadores. Al cosechar estos frutos se debe tener el cuidado de que ya estén maduros, porque al ser no climatéricos, es decir no siguen madurando luego de arrancados como los aguacates (Persea americana) no se podrán consumir. La manipulación de los frutos puede causar manchas en la ropa y las manos si no se hace con cuidado. Dentro de cada fruto se pueden encontrar únicamente 2 o 3 semillas aplanadas de poco más de 2 cm de largo y forma ovalada, que deben sacarse de la pulpa y lavarse muy bien antes de plantarse, cabe señalar que se deben utilizar solo las más grandes y deben sembrarse casi de inmediato una vez sacadas del fruto porque pierden muy rápido su viabilidad. Para adelantar su germinación se pueden dejar en agua de un día para el otro. Otra forma de reproducir esta especie es por medio de injertos sobre otras especies de Garcinia, que permiten tener árboles grandes en menor tiempo, tomando en cuenta que es una especie de lento crecimiento que para poder lograr que empiece a cosechar se requieren más o menos 8 años.

Los frutos se pueden consumir como fruta de mesa o en mermeladas, jugos, almíbares o jaleas aunque en estas preparaciones pierden mucho de su sabor. En el pericarpio se concentra un compuesto orgánico anticancerígeno y antitumoral llamado xantona que es empleado en la prevención de padecimientos como la arterosclerosis, los problemas cardíacos, la depresión, la fatiga, la ansiedad, las infecciones bacteriales o de hongos, parásitos intestinales, en el control del colesterol y del azúcar en la sangre; además el fruto como tal aporta potasio, vitamina C, calcio, magnesio, cobre, manganeso y ácido fólico. Por otro lado la oscura y dura madera es utilizada en construcción y en la elaboración de muebles mientras que las semillas asadas o hervidas se comen y dentro de otros usos que se le dan está la elaboración de pigmentos para arte y medicina con la resina o savia amarillenta de su corteza y de su fruto. Como dato curioso se dice que en el pasado esta fruta era tan apreciada tanto o más que ahora, que inclusive la misma Reina Victoria de Inglaterra, ofreció el título de caballero a quien le trajera frutos de mangostán. Ver más fotografías en http://www.facebook.com/media/set/edit/a.474407672600819.102483.194845613890361/

 

El manú plátano

Nombre científico: Vitex cooperi

Familia botánica: Verbenaceae

A solicitud de: Fabián Sibaja

El manú plátano o como también se le conoce cuajada es un árbol nativo de Guatemala hasta Colombia, y en Costa Rica se le puede encontrar casi desde el nivel del mar hasta más o menos los 1200 m de elevación en ambas vertientes, tanto en lugares a pleno sol como a la sombra. Un árbol de lento crecimiento que puede llegar a crecer entre 10 y 30 m de alto desarrollando un tronco recto de entre 60 y 100 cm de diámetro, aunque no son raros los árboles de troncos cortos y torcidos, especialmente si han crecido en potreros o lugares abiertos en donde hay mucha luz solar. La corteza es clara, fisurada y exfolia en pequeñas y delgadas placas, las delgadas ramas ascendentes que pueden nacer desde abajo dan forman a una amplia copa que esconde miles de ramitas cuadrangulares llenas de lenticelas y una fina pubescencia.

Las hojas opuestas están formadas por 3 foliolos y se caracterizan porque el del centro es muy grande y de forma redondeada, mientras que los otros dos foliolos se quedan muy pequeños, aunque también se pueden encontrar variantes en ellas, ya sea que tengan solo un foliolo o bien que el central sea mucho más grande y de forma alargada terminando en una larga punta.  Los foliolos poseen borde entero y la nervadura muy evidente, son de color verde claro brillante por encima y un poquito más claras por detrás con una leve pubescencia. Los peciolos son muy largos y los peciolulos, que son los que unen a los foliolos con el peciolo, presentan un canalito muy evidente. En la vertiente Pacífica puede comportarse como caducifolio en la época seca.

Durante gran parte del año se pueden apreciar las pequeñas y perfumadas flores azules o lilas como de 1 cm de diámetro, las cuales pueden estar solas o en cortos racimos. Los pétalos tienden a tirarse hacia atrás exponiendo las partes reproductivas, en donde llaman la atención las anteras de color negro. Los frutos carnosos de forma redondeada pueden medir 1,5 cm largo y pueden presentarse solitarios o en racimitos. Cuando están celes son de color verde con pequeñas manchas claras en toda su superficie y al madurar se tornan de un oscuro color morado casi negro que contrasta fuertemente con el verde del receptáculo, el cual asemeja a una pequeña copa. Por fruto puede haber una semilla aunque pueden encontrarse hasta 3 o 4, las mismas son de forma ovalada, de color café claro y como de 1 cm de largo. Su germinación es muy baja y muy lerda por lo que se recomienda dejar las semillas en agua por dos días, cambiándola varias veces al día o bien tratarlas con agua hirviendo y no se deben almacenar ya que pierden muy rápido su viabilidad.

La pesada madera de color pardo amarillento con vetas oscuras presenta grano recto o entrecruzado y textura media así como buen acabado y un excelente lustre. Es muy durable y resistente a la pudrición en contacto directo con el suelo, por su alto contenido de sílice es difícil de trabajar y durante el secado tiende a rajar mucho por lo que en algunos lugares lo llaman “rajatebien”, así mismo por su dureza en otros lugares lo conocen como plomillo. Precisamente por la buena calidad de su madera se le utiliza en construcción externa, interna, rústica y sobre todo en construcción pesada, durmientes de ferrocarril, vigas, yugos, postes de corrales y de cercas, tableros aglomerados, contrachapados, parquet, mangos para herramientas, artículos tallados, barriles, artículos deportivos, tornería, estacas y como leña. Por la belleza de sus flores es una especie ornamental ideal para parques y grandes jardines. Es hospedero de mariposas como la Adelpha heraclea y sus flores atraen gran cantidad de abejas e insectos, los que a su vez atraen pájaros insectívoros, mientras que sus hojas tiernas son comidas por monos congo y otros animales los cuales también buscan sus frutos maduros, convirtiéndose a su vez en sus diseminadores.

Cabe señalar que esta especie se encuentra incluida en la lista roja de la UICN por su estatus de peligro de extinción y etimológicamente se le designó cooperi como especie en honor al botánico estadounidense George Proctor Cooper. Ver más fotos en: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.599160900125495.1073741852.194845613890361&type=3

 

El manú negro

Nombre científico: Minquartia guianensis

Familia botánica: Olacaceae

Este árbol fue muy común y muy abundante en todas las bajuras lluviosas de Costa Rica, hasta que alguien se descubrió que su madera dura y pesada presentaba una insólita resistencia a todos los elementos que ocasionan el deterioro y la pudrición de cualquier otra madera en las selvas tropicales. Por tal motivo el manú negro se convirtió desde hace muchas décadas en una de las maderas más buscadas para la construcción de puentes, ranchos, cercas y corrales de muy larga duración. Con la llegada de los ferrocarriles, miles de árboles de manú negro fueron talados para elaborar todos los durmientes o traviesas de las líneas ferroviarias. Como si esto no hubiera sido suficiente, en los años 80 y 90 se produjo un gran auge en la producción de la vainilla y la pimienta negra, plantas trepadoras de alto valor comercial cuyo cultivo requiere de largos postes llamados tutores (foto) a los cuales adherirse para poder desarrollarse y producir sus frutos, y nuevamente cientos de árboles de manú negro fueron tumbados para obtener los postes que esta actividad demandaba. En muy pocos años los precios de la vainilla y la pimienta negra se desplomaron, la producción se detuvo por completo y todos los postes de esta extraordinaria madera terminaron como leña en los fogones. El manú negro es probablemente uno de los mejores ejemplos de lo fácil que una sola especie de árbol puede llegar a ser aniquilada para satisfacer diferentes necesidades a lo largo del tiempo.

 

El manzanita o cerezo australiano.

Nombre científico: Syzygium paniculata o Syzygium paniculatum

Familia botánica: Myrtaceae

A solicitud de: Antonio Solera, Costa Rica.

Especie forestal originaria de la coste oriental de Australia, e introducida a Costa Rica hace muy pocos años. Es un árbol ornamental por excelencia, ya que la forma de su tronco y copa, la apariencia de su follaje, su floración y frutos son sumamente atractivos. Es un árbol sumamente maleable, lo cual significa que su follaje se puede podar intensivamente para obtener diversas formas y estructuras para satisfacer diversas necesidades (sombra, setos vivos, tapavientos, bosquetes, floración y/o fructificación abundante, etc.). Es un árbol notablemente resistente y capaz de mantener su follaje verde y fresco aún bajo los más implacables vientos y sequías. Una de sus características más llamativas son sus frutos pequeños y carnosos, de cáscara color magenta y pulpa blanca y esponjosa, la cual es comestible, jugosa pero muy insípida. Los árboles podados utilizando técnicas especiales, son capaces de cubrirse de flores y de frutos por completo, ofreciendo un espectáculo inigualable en parques y jardines.

 

El manzano de agua o marañón japonés

Nombre científico: Syzygium malaccense

Familia botánica: Myrtaceae

A solicitud de: Irma Guevara, El Salvador.

Uno de los árboles procedentes de las regiones tropicales de Asia mejor conocidos y aprovechados en Costa Rica no solamente por sus exquisitos y refrescantes frutos carnosos de color rosado brillante por fuera y blanco por dentro, sino también por la densa y sabrosa sombra que produce el follaje de este árbol, cuya copa posee la particularidad de adquirir casi siempre la forma de un cono. Durante la época reproductiva produce abundantes flores que nacen en mayor cantidad en la base de las ramas, formando densas floraciones cerca del tronco. Las flores son verdaderamente hermosas, con pétalos muy pequeños pero con docenas de estambres largos de un inigualable color rosado o magenta que es lo que atrae a los insectos y a las aves polinizadoras. Cuando las flores son polinizadas, los estambres caen al suelo formando una espesa alfombra de color rosado que llama mucho la atención a los paseantes. A los propietarios de árboles de manzana rosa plantados en jardines, se les recomienda recoger del suelo todos los frutos caídos ya que al descomponerse liberan una gran cantidad de gas que aunque inofensivo para las personas y animales, marchita a las plantas que se encuentran cerca del árbol.

 

El manzano rosa

Nombre científico: Syzygium jambos

Familia botánica: Myrtaceae

Este es otro de los árboles originarios del sudeste asiático que desde hace ya varios siglos fue introducido a todos los países tropicales y subtropicales del mundo, a causa de la infinidad de bienes y servicios que ofrece a la sociedad. Es uno de los árboles favoritos en zonas rurales en donde el viento es abundante y la leña muy escasa, pues cada vez que se corta el tronco, de su base brotan abundantes tallos que en pocos meses crecen formando una masiva copa redonda y compacta. El árbol se desarrolla particularmente bien a la orilla de los ríos y es una excelente opción para la protección hídrica. Las flores producen gran cantidad de estambres carnosos comestibles y de agradable y refrescante sabor, al igual que sus frutos carnosos de color verde amarillento y altamente nutritivos. Es una especie de árbol poliembrionario, lo cual significa que de una sola semilla nacen de 5 hasta 10 arbolitos independientes.  El nombre de manzana rosa se debe a que los tejidos de las flores y de los frutos contienen abundante acetato 2-feniletilo, la misma esencia que le da a las rosas de jardín su particular y exquisito aroma. Este noble árbol no puede faltar en ninguna finca.

 

El mapuche.

Nombre científico: Plumeria pudica

Familia botánica: Apocynaceae

A solicitud de: Annette Rosenow, Costa Rica.

Presentamos al pariente perdido del juche (Plumeria rubra). Durante muchos años se pensó que esta especie se había extinto en Costa Rica pues los botánicos y naturalistas del Siglo XVIII la mencionan en sus textos acerca de la flora nacional y durante muchas décadas no se volvió a saber nada acerca de este árbol. Sin embargo recientemente ha vuelto a aparecer en nuestro país en algunos parques y jardines del Valle Central en donde se le cultiva y admira como una especies de gran belleza y atractivo. Efectivamente esta especie tiene su origen desde Costa Rica hasta Colombia, y posee un alto valor ornamental y paisajístico gracias al porte erecto y estilizado de su tronco y copa, a su compacto y brillante follaje de color verde muy oscuro, a sus grandes hojas panduriformes (con forma de guitarra o violín) y sobre todo, a los grandes ramos de flores blancas y de garganta amarilla que produce en las puntas de todas las ramas. Estas flores son prácticamente idénticas las de su congénere el juche, pero la gran diferencia es que no poseen el exquisito aroma jazminado característico de estas últimas. Por todas estas características, probablemente no hay mejor especie arbórea que el mapuche para plantar y decorar los espacios reducidos en zonas urbanas y residenciales.

 

El marañón

Nombre científico: Anacardium occidentale

Familia botánica: Anacardiaceae

Otra de las especies de árboles conocida por sus sabrosos frutos y semillas, aunque en realidad la parte carnosa de color rojo, amarillo o naranja no es el fruto sino el pedúnculo o seudofruto (palito que sostiene el fruto) y lo que se conoce como la semilla es el fruto, el cual corresponde al grupo de los frutos secos, de color gris con forma similar a un riñón y dentro de él está la semilla, la cual es la que se compra en los diferentes puestos a orilla de la calle y comercios. Este árbol propio de las zonas bajas hasta los 800 m puede crecer hasta unos 8 ó 10 m de alto, su tronco es delgado, no más de 30 cm  de diámetro, tiene una forma irregular y se ramifica desde muy abajo, lo que le permite tener una copa amplia formada por muchas hojas grandes agrupadas al final de las ramitas, combinando los colores verde de las hojas maduras con el rojo de las hojas jóvenes, lo que le da un bonito aspecto. Las flores se encuentran en racimos al final de las ramitas, éstas son pequeñas y de un color rosáceo con un agradable perfume. De sus semillas se extrae un aceite llamado cardol usado ampliamente en la elaboración de medicamentos, pinturas, insecticidas, plásticos, etc.; así como en la medicina doméstica para quemar verrugas y los granos.

Con su madera se elaboran mangos para herramientas por su dureza y resistencia y con la pulpa del seudofruto, la cual puede comerse directamente se puede preparar una gran cantidad de recetas como jaleas, dulces, refrescos, vinos, vinagres, etc. y es una buena opción para los amantes de las mariposas, colibríes e insectos ya que sus flores son muy buscadas por éstos. Como dato curioso los portugueses en 1568 se encargaron de llevar semillas de marañón desde Brasil hasta la India por su rico sabor y por sus valores nutricionales, país que pocos años después lograría grandes exportaciones de semillas y el monopolio mundial por muchos años.

 

El maría colorado.

Nombre científico: Miconia argentea

Familia botánica: Melastomataceae

El María colorado es un arbolito de muy rápido crecimiento que le gusta crecer a pleno sol,   muy común en sitios que se han dejado "enmontar" y por su alta capacidad de diseminar sus diminutas semillas puede invadir rápidamente grandes extensiones, característica que le permite recuperar terrenos degradados en poco tiempo. Se le encuentra en ambas vertientes  hasta los 1200 msnm aproximadamente y puede soportar periodos largos de sequía. Es originario del Sur de México hasta Panamá y en otros países se le conoce como  lengua de vaca, oreja de mula, capirote, canillo o Santamaría. Es un árbol pequeño de copa redondeada que en pocas ocasiones supera los 20 m de altura, presenta corteza áspera, hojas grandes las cuales en individuos jóvenes son todavía mucho más grandes y una característica de éstas, lo cual da origen a su nombre, es que por encima (haz) son de color verde y por debajo (envés) son marrón.

Sus flores blancas son pequeñas  con un suave y perfumado aroma,  agrupadas en racimos llamados panículas, los cuales pueden llegar hasta los 20 cm  de largo. Los frutos son pequeños,  redondos, carnosos y muy jugosos, lo que lo convierte en un manjar para aves, murciélagos, pequeños animales e inclusive más de uno no se aguanta las ganas de comerlos cuando se tienen cerca de las manos. Muy característico de estos frutos cuando maduran es su color azul fuerte, casi morado, el cual tiñe los dedos, la lengua y los dientes, de ahí que también se le conozca como "lengua de vaca", porque es muy común ver a estos animales con la lengua morada después de haber comido de estos frutos. Su madera es de poca duración pero aún así se le emplea en la fabricación de muebles de bajo costo, mangos de herramientas, horcones, cajas de empacar, construcciones rurales, así como para leña y como medicinal. Pero su mayor uso se da en la atracción de aves y abejas y se puede considerar como ornamental por el contraste en el color de sus hojas y de sus frutos.

 

El matapalo o higuerón.

Nombre científico: Ficus goldmanii

Familia botánica: Moraceae

Uno de esos árboles que quitan el aliento cuando se pasa por los extensos potreros de Guanacaste con un calor que desvanece a cualquiera… el matapalo con su increíble forma y atrayente sombra nunca pasará inadvertido. Nativo de México hasta Panamá y en Costa Rica concentrado en la vertiente Pacífica desde el nivel del mar hasta los 300 0 500 m de elevación, mayormente se le puede observar en las cercas de las fincas o en los potreros en donde se utilizan como sombra para el ganado. Como su nombre lo dice es considerado un árbol asesino de árboles, ya que como la gran mayoría de matapalos,  germina de una semilla dejada en la copa de un árbol por un pájaro y de allí empiezan a desarrollar largas raíces que bajarán por el tronco del hospedero hasta tocar tierra y al hacerlo se engrosarán y empezarán a estrangularlo, pero además esta especie afectará la fotosíntesis del otro árbol al negarle la disponibilidad de luz, porque ya tendrá tantas hojas y una buena copa que le dará mucha sombra, lo que debilitará al árbol hasta eliminarlo por estrangulamiento y desnutrición.

Estos árboles se caracterizan por llegar a medir entre 10 y 15 m de alto, tener un grueso tronco con una corteza fisurada de color oscuro pero lo más llamativo es su gran y densa copa que se extiende a lo ancho por muchos metros llegando en ocasiones a los 20 m, logrando una forma como de sombrilla, por ser achatada en la parte superior. Por ello es comúnmente confundido con un guanacaste (Enterolobium cyclocarpum) y precisamente en el logotipo del INS (Instituto Nacional de Seguros www.ins-cr.com) para sorpresa de muchos el que aparece no es un guanacaste sino un higuerón de esta especie. Aunque de largo se preste a confusión solo basta con agudizar un poco la vista para observar las grandes hojas de este que lo diferencian fácilmente porque el guanacaste las tiene muy finitas. Estas simples y alternas hojas pueden medir hasta 20 cm de largo y unos 10 cm de ancho, de forma ovalada, un poco dura y gruesa, con la punta redondeada y con un llamativo color verde brillante por encima y mucho más claras por debajo. Y al final de las ramitas se puede ver una estípula involucral, que es como una hojita que envuelve a las nuevas hojas y que es muy característica de la familia Morácea así como la abundante savia lechosa que posee todas las partes del árbol.

Otra de las características de esta especie es la gran cantidad de raíces aéreas que nacen de las ramas y se enrollan en el tronco o caen directamente al suelo. Los frutos se presentan entre diciembre y mayo, son de forma redondeada, lisos y aparecen de dos en dos en las axilas de las hojas, de color verde y como todos los Ficus, son síconos (estructuras que por dentro encierran a las flores, los frutos y las semillas) que son polinizados por una especie determinada de abejita. Su tamaño ronda el 1,5 cm de diámetro y son de sabor un poco dulce, siendo gran atractivo para los pájaros y para muchos que acostumbran comerlos de vez en cuando. Se reproduce fácilmente por medio de estacas y estacones, por lo que es común verlos en las cercas, para ello se obtienen postes de unos 2 m de largo y unos 10 cm de grueso, se dejan a la sombra un par de días para que la savia se seque y no dañe el corte por alguna infección. Es de muy rápido crecimiento por lo que no durará mucho en incorporarse de lleno en las cercas. Por su forma es ideal como árbol de sombra y refugio tanto en potreros como en grandes jardines, en donde pueda desplegar toda su bella copa y encanto, sin peligro de dañar tuberías o infraestructuras cercanas. También se puede aprovechar como una cortina rompevientos y para protección de nacientes, orillas de ríos y como cobertura de suelos pedregosos; así mismo como atrayente de aves y fauna, tanto por sus frutos como por sus características para refugio. Como curiosidad la designación de goldmanii como especie fue dada en honor a Edward Goldman que fue un gran recolector de la flora y fauna de principios de 1900. Ver más fotos en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.518221754886077.1073741825.194845613890361&type=3#

 

El matapulgas o sardino.

Nombre científico: Thouinidium decandrum

Familia botánica: Sapindaceae

A solicitud de: Carlos Lachner, Costa Rica.

El sardino es una hermosa especie que se encuentra desde México hasta Costa Rica, creciendo desde el nivel del mar hasta los 1200 m de elevación aproximadamente, prefiriendo condiciones secas sin importarle la calidad de los suelos. Bastante común a todo lo largo y ancho del Pacífico Seco de Costa Rica, desde el nivel del mar hasta los 1200 metros de elevación; se le puede ver creciendo en la vertiente del Pacífico dentro del bosque, a orilla de ríos y quebradas, cerca de las carreteras o bien olvidado en algún potrero.

Puede llegar a alcanzar más de 25 m de altura, aunque lo más común es que ronde los 15 m, su fuerte tronco de alrededor 40 a 50 cm  de diámetro cubierto por una corteza grisácea  sostiene una amplia copa redondeada formada por ramas largas y gruesas, así como por  cientos de hojas compuestas de delgados foliolos muy llamativos por su borde aserrado y su forma de lanza, los cuales son de un color verde claro y al estrujarlas sueltan un desagradable olor. Durante las primeras semanas del mes de enero cuando la estación seca comienza a hacerse sentir en la zona, la copa de este árbol se vuelve amarilla y desde la distancia se aprecia como una floración, pero en realidad se trata de las hojas viejas que se marchitan rápidamente, se tornan amarillentas y caen todas casi al mismo tiempo, pero en cuestión de 2 ó 3 días son reemplazadas por el nuevo follaje que al inicio es de un atractivo color verde muy claro, casi blanco, hasta alcanzar su característico color verde limón. Un verdadero espectáculo.

En los primeros meses del año se llena de hermosos racimos terminales de flores blancas, muy ornamentales, las cuales atraen gran cantidad de insectos y posteriormente producirán frutos secos muy característicos por sus tres alas unidas en el centro donde se aloja su única semilla, que le permiten ser llevados  fácilmente por el viento.  Sus semillas germinan fácilmente sin necesidad de algún tratamiento pregerminativo y el desarrollo de los arbolitos es un poquito lento.  A pesar de que su amarillenta madera de grano entrecruzado  ligeramente y textura homogénea es bastante dura, fácil de trabajar y con una alta durabilidad natural no ha sido considerada como una especie de importancia, de ahí que corre el riesgo de llegar a la lista de especies en vías de extinción.  Dentro de los usos que se le han dado a esta especie en algunos lugares sobresalen madera de construcción, para fabricar puentes, estacas, durmientes de ferrocarril,  postes para cercas o como cerca viva, además como leña y rompevientos, pero uno de los más utilizados es como sombra ya que durante la mayor parte de la época seca logra mantener su denso follaje lo que resulta en una agradable y confortable condición. Como ornamental no puede dejarse de lado ya que sea con o sin flores siempre va a lograr mantener características muy atractivas que llamarán la atención de quienes lo observen. Tradicionalmente su follaje se usaba para hacer escobas y para matar pulgas de ahí su nombre de "matapulgas".  

 

El matasano.

Nombre científico: Casimiroa edulis

Familia botánica: Rutaceae

Corpulento y atractivo árbol más o menos común en las zonas del interior de Costa Rica ubicadas entre los 500 y los 2500 metros de elevación. Es muy fácil de reconocer gracias a la gran cantidad de lenticelas o ronchitas blancas en forma de puntos y rayas que cubren el tronco y las ramitas cuya corteza es de color gris muy claro. Mejor conocido por sus frutos redondos y amarillentos del tamaño de una toronja, los cuales son carnosos y comestibles aunque algo insípidos. Cuenta la leyenda que el ex-presidente de Costa Rica Ascención Esquivel Ibarra (1844 - 1923), mandó a cortar todos los árboles de matasano que hubiera en el Valle Central pues en su época se creía que cuando los campesinos trabajadores y sus familias los comían, adquirían "un comportamiento anormal, lento y muy retraído", lo cual explica el nombre común de este árbol. Muchos años después se descubrió que efectivamente las semillas y la pulpa del fruto del matasano poseen grandes concentraciones de un aceite rico en sustancias que provocan sueño, hipnosis y reducción en el ritmo cardíaco, similar al que se extrae de la flores y frutos de los cítricos con el que se elabora el muy conocido espíritu de azahar. A pesar de lo anterior el matasano es un árbol muy noble y hermoso, y debería ser plantado sin reparo en todas las áreas verdes del país.

 

El mateares o mastuerto

Nombre científico: Pereskia lychnidiflora

Familia botánica: Cactaceae

Sobre las llanuras de la provincia de Guanacaste, habita un extraño árbol que es un verdadero fósil viviente. Se trata del eslabón evolutivo entre la familia de los cactos y el grupo de las primeras plantas con flores verdaderas, y como tal está lleno de misterios y de secretos. El mateares es un cacto muy primitivo, con tronco, corteza y ramas alargadas, erizadas de largas y delgadas espinas como agujas, y con hojas verdaderas que nacen a todo lo largo de las ramas. De lejos es muy fácil confundir a este árbol con un jícaro guacal (Crescentia cujete), pero la presencia de sus enormes espinas de hasta 10 cm  de largo disipan cualquier duda. Produce unas bellísimas flores anaranjadas con la textura del papel crepé, semejantes a claveles. Desde hace muchos, muchos años, este árbol ha sido considerado como una desgracia por parte de los finqueros, quienes se han encargado de eliminarlo pues sus terribles espinas ocasionan severas heridas al ganado que se acerca a comer sus hojas carnosas que nacen en el tronco, y el resultado de esta eliminación sistemática ha sido su extinción virtual pues en Costa Rica solamente hay reportados unos 4 individuos silvestres de esta especie.

 

El mirto o uruca extranjera

Nombre científico: Murraya paniculata

Familia botánica: Rutaceae

La uruca extranjera o mirto es un hermoso arbolito que recuerda a los cítricos y es originario de la India y el sureste de Asia, que ha sido utilizado ampliamente como ornamental, por lo que se le puede observar en muchos países. Se desarrolla bien en diferentes tipos de suelos siempre y cuando tengan buen drenaje y esté en un lugar donde le pegue buen sol, aunque soporta bien la media sombra, pero no le gusta el frío ni estar dentro de casas u oficinas.

Es una especie siempre verde que puede medir entre 3 y 7 m de alto, posee delgados troncos múltiples cubiertos por una corteza color café. La densa y compacta copa presenta ramitas delgadas con un leve tono rojizo y gran cantidad de hojas pinnadas alternas, formadas por varios foliolos de tamaño pequeño, color verde intenso brillante por encima y un poquito más claras por detrás, además poseen borde entero forma lanceolada y pequeños puntos translúcidos. Las hojitas tiernas son de color verde claro lo que aumenta el atractivo de su follaje.

Las delicadas flores blancas presentes casi todo el año en pequeños racimos terminales que cubren toda la copa, atraen gran cantidad insectos y abejas por su exquisito aroma a jazmín, especialmente durante las noches que es cuando aumenta la intensidad del mismo. Las pequeñas flores están formadas por 5 o 6 pétalos un poco delgados y recurvados hacia afuera, el centro es de color amarillo verdoso por los estambres y el gineceo, se unen a los pequeños botones redondeados de color verdoso o blanco para formar un atractivo ramo ideal para arreglos florales. Desde muy pequeño inclusive estando en bolsa con no más de 15 cm de alto tiene la capacidad de florear e inclusive dar algunos pequeños frutos. Los ovalados y carnosos frutos de color rojo brillante cuando están maduros, pueden medir entre 1 y 2 cm de largo y se disponen en pequeños racimos, los cuales son sumamente llamativos y logran un gran efecto de contraste con las verdes hojas y las blancas flores. Cuando están empezando a desarrollarse son muy parecidos a los frutitos de los cítricos. Cada fruto puede contener entre 1 y 2 semillas redondeadas de color café claro y logran diseminarse gracias a las aves que se alimentan de estos frutos.

Soporta muy bien las podas por lo que es muy utilizado para la creación de setos altos y tupidos, así como barreras o setos pequeños. Es de poco mantenimiento y se le puede mantener en macetas o darle forma como bonsai, siendo este otro de los grandes usos que se le dan además del ornamental. Posee propiedades medicinales dadas por más de más de 44 tipos de cumarinas, alcaloides y otros aceites esenciales, por lo que se le usa en la medicina popular como antibiótico, analgésico y en el control de otra serie de padecimientos y dolencias. Muchas personas utilizan sus delgadas ramitas para limpiarse los dientes o para combatir el insomnio colocando una de ellas bajo la almohada. En algunos lugares de Asia usan las hojitas tiernas para aromatizar las comidas y en otros se considera que posee propiedades mágicas que ayudan a alejar los malos espíritus, relacionándose también con la sabiduría y la contemplación. Se reproduce fácilmente por medio de esquejes o semillas y los tocones pueden rebrotar fácilmente por lo que se puede desarrollar un nuevo árbol, únicamente se debe cuidar de que no lo ataquen las cochinillas y los nemátodos, los cuales lo buscan mucho.

Uno de los mayores problemas que presenta esta especie y por lo cual en algunos países como Argentina se ha prohibido su reproducción, cultivo, uso y comercialización, a tal punto que se le ha erradicado casi totalmente, es que es una planta hospedera alterna del insecto Diaphorina citri que es el responsable de transportar la bacteria causante de la temible enfermedad de los cítricos llamada dragón amarillo o Huanglongbing (HLB – Greening). Etimológicamente el género Murraya es en honor al doctor y botánico sueco Johan Andreas Murray y paniculata viene del latín “paniculatus-a-um” y se refiere a sus racimos de flores llamados panículas. En otros países se le conoce como orange jessamine, naranjo jazmín, limonaria o azahar de la India. Ver más fotos en: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.674866635888254.1073741864.194845613890361&type=3  

 

El mirto australiano

Nombre científico: Melaleuca linearifolia

Familia botánica: Myrtaceae

Hermoso y muy grácil arbolito ornamental que raramente alcanza los 8 metros de altura, originario del sureste asiático y de Oceanía. Muy característico por su delicado follaje compuesto de abundantes ramas delgadas cubiertas de hojas pequeñas y estrechas que de lejos le hacen parecer alguna especie de conífera. El tronco siempre es muy delgado y estirado, cubierto de una corteza blanca, gruesa y de textura papelosa que lo pueden confundir fácilmente con su congénere el corcho australiano (Melaleuca quinquenervia) y la forma más fácil de diferenciar ambas especies es por el aroma de sus hojas al estrujarlas, muy fuerte y alcanforado -como a ungüento medicinal- en el primero, y ligero y dulce en el segundo. A los 2 ó 3 años de edad el mirto produce una abundante y muy fragante floración consistentes de una infinidad de flores blancas y estaminadas que se forman en agrupaciones al final de cada una de las delgadas ramitas, las cuales atraen grandes cantidades de colibríes, mariposas y abejas. En muchos países del mundo, los aceites esenciales de las hojas son extraídos para elaborar una amplia variedad de medicamentos empleados para el alivio eficaz de infecciones internas y externas. Es una de las pocas especies de árboles en el mundo que parece que fueron creadas especialmente como ornamentales para zonas urbanas y residenciales por las escasas dimensiones de su tronco, ramas y hojas. Por todas las anteriores características, el mirto australiano es uno de los árboles favoritos de los aficionados y expertos del bonsái. En Costa Rica esta especie fue introducida en fecha desconocida, pero es casi una suerte encontrar individuos en los parques y jardines de nuestras ciudades.

 

El mole

Nombre científico: Amphipterygium molle

Familia botánica: Anacardiaceae

En el extremo noroeste de Costa Rica encontramos las Islas Murciélago, nuestro único archipiélago verdadero formado por una cadena de 9 islitas al sureste de la Península de Santa Elena, la zona geológicamente más antigua del país, y justamente estas islas son el hogar del mole, un arbolito verdaderamente raro de la misma familia del mango (Mangifera indica) que crece solamente sobre los suelos rocosos de las mencionadas islas y en algunos puntos muy específicos de dicha península. Es muy fácil de reconocer por sus ramas largas y delgadas, por sus hojas aterciopeladas con 3 folíolos y por su corteza de color rojizo que se desprende en láminas delgadas muy semejante a la del muy conocido indio desnudo o jiñote (Bursera simaruba). Especies tan raras y aisladas como ésta, deben ser objeto de mucha investigación para evitar su extinción.

 

El moquillo

Nombre científico: Saurauia rubiformis

Familia botánica: Actinidiaceae

Una especie poco conocida para muchos pero para los que la conocen es una de esas que trae a la mente hermosos recuerdos, principalmente de infancia. Nativa desde Guatemala hasta Panamá el moquillo se encuentra presente en bosques secundarios, orillas de ríos o terrenos alterados, especialmente entre los 500 y 3000 m a lo largo de las cordilleras, en ambas vertientes.  Le gusta los climas húmedos y los lugares expuestos al sol,  aunque se desarrolla bien bajo la sombra de los árboles que están en las márgenes de los ríos. Por lo general  los árboles pueden llegar a tener entre 10 a 15 m de altura con un tronco un tanto torcido y ramas delgadas con  cierto crecimiento simpodial en donde al final de las mismas se agrupan las grandes hojas.

Estas hojas son simples y alternas, pudiendo alcanzar los 30 cm de largo y los 15 cm de ancho,  con bordes con pequeños dientes y nervaduras muy marcadas y en abundancia; de color verde por encima y mucho más claras por detrás, de igual manera las hojitas nuevas tienen un bonito color verde muy pálido casi grisáceas y las ramitas están totalmente cubiertas por una pubescencia de  color marrón. Las llamativas flores, evidentes casi todo el año en algunos lugares y en otros en los meses de enero y febrero, se presentan en racimos axilares de distintos tamaños, unos cortos de poco menos de 10 cm con alrededor de 15 a 20 flores y otros muy largos de casi 35 cm con más de 50 flores. Éstas son flores muy simples de más o menos 1,5 cm de diámetro, de color blanco y 5 delgados pétalos redondeados, con el centro amarillo gracias a los estambres.

Los frutos en racimos un tanto compactos, son del tipo baya, de color verde y   de 1 cm de diámetro; se caracterizan porque mantienen los sépalos adheridos a ellos  y en el centro poseen una serie de pelitos largos que sobresalen muy bien, siendo en realidad restos de los estambres. Los mismos al madurar, aproximadamente un mes después de las flores, no cambian de color pero desarrollan una especie de líquido transparente, pegajoso y de sabor dulce, lleno de muy pequeñas y oscuras semillitas, lo que los hace muy buscados por los niños y por más de un adulto, que los aprendió a disfrutar en la infancia mientras competía  con los muchos pájaros que igual se deleitan y alimentan con ellos. La forma de consumirlos es ponerlos en la boca y apretarlos para extraer el líquido, el que por su particular apariencia y textura  es el responsable del peculiar nombre de “moquillo”. Son pocos los usos que se le atribuyen a esta especie, más que todo se centran en la protección de ríos, producción de hojarasca para mejorar los suelos, ornamental, atracción de fauna silvestre y producción de frutos comestibles, los cuales se venden incluso en algunos mercados de Centroamérica. 

 

El mora

Nombre científico: Maclura tinctoria

Familia botánica: Moraceae

A solicitud de: Kelly Esperanza Jiménez Luque, Bogotá, Colombia.

Hermoso y corpulento árbol que habita a lo largo y ancho de la costa Pacífica de Costa Rica. Se caracteriza porque la corteza vieja del tronco y de las ramas más gruesas se desprende en fragmentos muy grandes los cuales caen constantemente, y además las ramas más delgadas presentan espinas muy fuertes. Se cree que este hábito del árbol de desprenderse de su corteza vieja en grandes fragmentos, es para evitar que sobre su tronco se adhieran otras plantas, hongos o líquenes que le podrían causar perjuicios. El mora es una especie dioica, lo cual significa que las flores masculinas y las flores femeninas nacen en individuos separados, por lo cual se puede decir que hay árboles machos y árboles hembras. Los árboles masculinos son más corpulentos y de tronco más recto y cilíndrico, mientras que los individuos femeninos poseen troncos más irregulares y mayor cantidad de ramas, y las espinas son más pequeñas. El nombre de mora se debe a que los frutos maduros se parecen vagamente a las moras. Actualmente esta especie se encuentra en gran peligro de extinción en Costa Rica porque su población natural ha sido severamente explotada, no sólo por el aprovechamiento de su fina y preciosa madera de color miel, sino que al hervirla se obtiene un excelente colorante llamado caqui utilizado durante décadas para teñir las telas de algodón más baratas y populares. Por lo demás son árboles extraordinariamente fuertes y resistentes, y tienen la capacidad de reproducirse eficazmente por medio de postes vivos sin ningún problema.  Para mayor información acerca de esta especie,  visite Los Árboles del Corazón.

 

 

La morera

Nombre científico: Morus alba

Familia botánica: Moraceae

Uno de nuestros árboles favoritos debido a su fácil reproducción y cultivo, y a su veloz y masivo desarrollo. Es una especie originaria de las regiones templadas de Asia, en donde se le conoce y cultiva desde hace miles de años ya que sus hojas son el alimento del gusano Bombyx mori que produce la magnífica y legendaria seda. Es un árbol pequeño de abundante follaje y ramificación cuyos frutos son las verdaderas moras de sabor muy dulce y agradable, pues lo que en Costa Rica se conoce como moras en realidad son zarzamoras (Rubus) de sabor más ácido. Unas 3 ó 4 veces al año cada árbol produce una gran cantidad de moras por las cuales hay que competir con las aves, los murciélagos y las ardillas las cuales son atraídas por estos manjares. Si se logra cosechar una buena cantidad de moras, se pueden elaborar deliciosos dulces, postres, conservas y pasteles. Produce follaje tan abundante que resulta ideal plantarlo en filas y establecer telones vivos y/o cortinas tapavientos. Además sus hojas son un excelente follaje para alimentar a una gran variedad de animales domésticos como cabras, vacas, caballos y conejos, y a varias especies de animales silvestres como venados, perezosos e iguanas. Gracias al veloz desarrollo y alta productividad de esta especie forestal, resulta ideal para aprender y poner en práctica todas las artes de la arboricultura como la reproducción, plantación, podas, injertos, acodos, etc.

 

El murta

Nombre científico: Myrcia oerstediana

Familia botánica: Myrtaceae.

A solicitud de: Iván Mora Carranza, Costa Rica.

Su esplendorosa apariencia es una de las características más notables de esta especie forestal nativa de Costa Rica. En efecto, el murta resalta desde la distancia por su copa redonda, follaje denso y de color verde muy brillante, que contrasta notablemente con las hojas más nuevas que al nacer son casi blancas, luego se tornan rosadas, luego rojizas y por último pasan por varias tonalidades de verde. La combinación de hojas nuevas y hojas viejas forman un conjunto de verdad espectacular, convirtiendo a este árbol en una de las más atractivas opciones para plantar en áreas urbanas y residenciales como ornamental de nueva generación. Produce una enorme cantidad de frutillos carnosos que atraen y alimentan a muchas especies de aves. Además, es una excelente especie para crear y desarrollar bonsais.

 

El nance

Nombre científico: Byrsonima crassifolia

Familia botánica: Malpighiaceae.

Un árbol muy conocido por sus frutos carnosos, los cuales poseen la característica de tener un fuerte aroma que atrae a muchos como abejas  a la miel, pero a otros los repele totalmente. El nance es un pequeño árbol que crece naturalmente en potreros, laderas, sabanas y en áreas expuestas totalmente, además de que es frecuente en cercas y patios de las casas especialmente en zonas rurales. Prefiere los climas cálidos del Pacífico y crece hasta aproximadamente los 1000 m de elevación, aunque se le ha plantado en sitios un poco más elevados. Se le encuentra desde México hasta América del Sur, especialmente en Paraguay, Perú, Bolivia y Brasil, así como en Las Antillas. Una especie resistente a incendios y amante 100% del sol (heliófita) con el cual su crecimiento es muy rápido y al no ser exigente en cuanto a suelos, puede crecer casi en cualquier lugar, a excepción de aquellos con ciertos periodos de inundaciones.

Es un árbol de raíces abundantes y profundas, de porte bajo ya que puede crecer entre 8 y 15 metros, desarrollando un tronco muy irregular y una copa un poco amplia que sale desde muy abajo, en la cual se evidencian las ramitas nuevas cubiertas por una fina capa de pelitos llamada pubescencia de color "herrumbre" muy llamativas. La corteza es de color gris y en árboles adultos se cae en placas rectangulares.  Sus hojas son un poco duras y gruesas, de ahí parte del significado de su nombre, el cual deriva del latín crassifolius, es decir hojas gruesas. Las pequeñas flores de aproximadamente  1,5 cm  de diámetro y de color amarillas o naranjas se presentan en racimos terminales de aproximadamente 10 a 12 cm  de largo, muy vistosos desde lejos con lo cual es sencillo reconocer a esta especie, especialmente entre los meses de junio a agosto, aunque en muchos lugares la época de floración es más extensa.

Los frutos son amarillos, carnosos y de forma redonda, como de 2 cm  de diámetro y muy típico es que en ellos permanece el cáliz. Poseen un sabor ácido y un muy fuerte olor, motivo por el cual no es muy apreciado a pesar de poseer mucha vitamina C. Dentro de estos frutos por lo general hay 1 semilla redondita de color blanco, aunque no es raro encontrar 2 ó 3 semillas. El nance posee la ventaja de que es una especie que inicia su cosecha en un periodo muy corto de tiempo y de hecho en sitios con muy buenas condiciones, especialmente de suelos, puede empezar a cosechar al año, lo que es un atractivo para utilizarla como atrayente de aves y como ornamental. Los frutos son muy buscados para consumo, especialmente por los niños más atrevidos, muchos de los cuales los comen aún verdes, pero la mayoría de las veces se comen maduros al pie del árbol o recién comprados, o bien con ellos se pueden preparar un sin fin de recetas como jaleas, confituras, refrescos, helados, vinos, enchiladas, cremas,  etc. Además posee muchos otros usos como leña, carbón, setos vivos, sombra de café y cacao, forraje para cerdos, colorantes naturales (corteza y cáscara del fruto), ornamental, atracción de aves y pequeños animales, mejorador de la fertilidad del suelo y en la cría de la abeja Centris spp. como complemento en su alimentación. Otro de los usos que se le han dado es como medicinal y en por poseer una madera amarillenta de textura fina se le ha empleado en pequeñas construcciones así como en fabricación de gabinetes, marcos de puertas y ventanas, molduras y tornería entre otros.

 

El nazarenillo o chapernillo

Nombre científico: Lonchocarpus atropurpureus

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Faboideae

Esta especie de árbol de tamaño mediano  que no llega a superar los 10 m de altura y de tronco no muy grueso, se encuentra desde México hasta Venezuela y Ecuador en lugares con climas secos a húmedos ubicados en elevaciones hasta alrededor de los 1000 m.   Su tronco se encuentra cubierto por una delgada corteza de color café oscuro, pero en árboles jóvenes es blancuzca y su madera es de un color crema. Sus hojas compuestas están formadas por unos cuantos foliolos grandes de color verde oscuro y más claras por detrás que ofrecen un lindo contraste con los pequeños racimos de pequeñas y delicadamente perfumadas flores moradas que aparecen al final de las delgadas ramitas y que son muy visitadas por abejas y otros pequeños insectos que gustan de su néctar. De igual manera es un placer ver en la parte alta de la copa, distintos tonos de rojo, naranja y amarillo dados por las hojas nuevas.  Los delgados y aplanados frutos son unas legumbres de alrededor de unos 10 cm  de largo como máximo y dentro pueden llegar a tener 1, 2 ó 3 pequeñas semillas de color café, las cuales mayormente son dispersadas por el viento.  Como especie leguminosa  ofrece un buen aporte de nitrógeno al suelo por medio de sus raíces así como nutrientes en la hojarazca que se acumula en su base. A pesar de lo atractivo de su follaje nuevo y racimos de flores es una especie que no se ha utilizado en ornamentación y no se le conocen mayores usos, por lo cual es preciso rescatarla e iniciar un proceso de búsqueda de usos acorde a sus características.

 

El nazareno

Nombre científico: Peltogyne purpurea

Familia botánica: Fabaceae subfamilia Caesalpinioideae

Este árbol existe solamente en las tierras bajas y muy húmedas de la costa Pacífica de Costa Rica y Panamá, pero es mundialmente conocido por su madera dura, preciosa y de un impresionante color púrpura intenso como el manto de Jesús de Nazareth. Internacionalmente a esta madera se le conoce como purple-heart (corazón púrpura) y durante muchos años fue objeto de un activo comercio en el mundo entero para la confección de artículos de alto lujo y elevado precio, desde bolas de boliche hasta cubiertas de yates. Esta explotación excesiva redujo la población silvestre de esta especie a unos cuantos individuos que sobreviven dentro de los parques nacionales y áreas protegidas ubicadas en la zona central y sur de la costa pacífica de Costa Rica. Los árboles adultos pueden llegar a ser muy grandes y altos, fáciles de reconocer en el bosque por su tronco recto y perfectamente cilíndrico, con una corteza de color gris muy claro cubierta de gran cantidad de lenticelas o verrugas negras. Los árboles pequeños poseen un crecimiento demasiado lento, pero aún así es un deber de cada ciudadano de este país plantar y cultivar tantos nazarenos como pueda como un legado para las futuras generaciones.

 

El níspero chicle

Nombre científico: Manilkara chicle

Familia botánica: Sapotaceae

Uno de los árboles más grandes, corpulentos y atractivos de los bosques de Costa Rica, y probablemente uno de los más fáciles de reconocer en el interior del bosque ya que su tronco es muy recto y cilíndrico, la base muy voluminosa, y la corteza es de color gris muy oscuro, y cuando está húmeda por el agua de la lluvia es casi negra como si estuviera carbonizada; además está cubierta de gran cantidad de fisuras verticales y horizontales que forman una especie de cuadriculado sobre el tronco. Son árboles de crecimiento muy lento que una vez al año producen miles de frutos dulces y carnosos que alimentan a una incalculable variedad de fauna silvestre terrestre y arborícola, como tepezcuintles, pizotes, guatuzas, cerdos de monte, venados y monos principalmente. Produce una de las maderas más resistentes a la pudrición en todo el mundo, lo cual ha sido su perdición pues desde hace muchos siglos estos árboles se han talado para la extracción de madera para casas, cercas, corrales, pisos, puentes, muelles, cubiertas, puntales, postes, calzadas y cualquier otra pieza durable y resistente a todos los agentes que pudren la madera expuesta a la intemperie.   Para mayor información acerca de esta especie,  visite Los Árboles del Corazón.

 

El níspero japonés, níspero dulce o loquat

Nombre científico: Eriobotrya japonica

Familia botánica: Rosaceae

A solicitud de: Darío Molina Di Palma, Costa Rica.

Aunque es originario de China, desde hace siglos este bondadoso árbol frutal fue introducido y cultivado en Japón con mucho esmero y dedicación, y actualmente es uno de los árboles más importantes y reverenciados en dicho país. Es un árbol más bien pequeño que raramente sobrepasa los 10 metros de altura, de tronco recto y vigoroso y follaje muy denso compuesto de hojas simples y muy grandes. Una característica muy notable de este árbol es que la superficie de sus hojas y ramitas terminales está cubierta de una especie de algodón muy ligero que se desprende fácilmente al frotarlo con los dedos. Las flores son pequeñas y aparecen en grandes ramos en el extremo de las ramas, y una vez polinizadas aparecen los frutos con forma de pera, de color amarillo por fuera y de jugosa pulpa blanca cuyo sabor puede variar desde muy dulce hasta muy ácido, dependiendo de la procedencia del árbol. Cada fruto contiene en su interior una o dos semillas de color café muy brillante. Este árbol se ha cultivado ampliamente en todo el mundo y actualmente existen muchas variedades de frutos apropiados para postres, refrescos, licores, mermeladas, néctares, helados, etc. En Costa Rica pareciera que el níspero japonés se introdujo ya hace muchos años, y fue precisamente en las zonas frías y montañosas ubicadas entre los 1.500 y 2.500 metros en donde se adaptó magníficamente para producir frutos grandes y muy dulces, y para servir como un muy eficiente árbol tapavientos sobre todo en las fincas lecheras de altura. El único inconveniente que presenta es su alta susceptibilidad al ataque de las hormigas zompopas (Atta), las cuales defolian por completo a los individuos que se debilitan demasiado y en muchos casos se marchitan y mueren.

 

El níspero zapotillo

Nombre científico: Manilkara zapota

Familia botánica: Sapotaceae

A solicitud de: Mikel Mendoza, Venezuela.

 

Para muchos el simple hecho de mencionar al chicle les hace textualmente agua la boca, y no es para menos, ya que precisamente la sabia que emana de este apreciado árbol fue una de las primeras materias primas utilizadas en la elaboración de la dulce golosina que entretiene a miles alrededor del Mundo. El níspero zapotillo, chicozapote o chicle como también se le conoce es originario de México hasta Colombia y Venezuela, en donde se le encuentra desde el nivel del mar hasta los 900 m, y en ciertos lugares con condiciones especiales puede crecer hasta los 1000 ó 1200 m de altitud, especialmente en la vertiente pacífica; siendo común encontrarlo en sitios escarpados o planos, así como en las vegas de ríos. No es una especie exigente en cuanto a suelos y en ocasiones puede soportar periodos cortos de inundaciones.

En condiciones naturales puede alcanzar los 30 m o más de alto y desarrollar un diámetro de más de 1 m, inclusive se han visto árboles bastante gruesos que pueden llegar hasta 1,50 m.  Su tronco es recto y está cubierto por una gruesa corteza de color muy oscuro que exfolia en placas rectangulares. La copa es amplia y muy densa, gracias a las múltiples y fuertes ramas, que mantienen muchas ramas menores con crecimiento simpodial, similar a un candelabro y éstas a su vez poseen una buena cantidad de grandes y simples hojas color verde brillante agrupadas al final de las ramitas. Sus blancas, acampanadas y pequeñas flores pueden apreciarse en forma individual en la base de las hojas o al final de las ramitas en donde atraen a gran cantidad de abejas e insectos por su delicado y suave aroma, en donde luego aparecerán los redondos y grandes frutos carnosos, de alrededor de 10 cm de diámetro, de color café y de textura rugosa sobresaliendo el cáliz (remanente de la flor). La pulpa de los frutos es muy jugosa y dulce, de hecho es la más dulce de toda la familia Sapotaceae y por ello es muy buscada por muchos animales, especialmente aves y murciélagos y obviamente por el hombre mismo. En cada fruto pueden haber unas 5 semillas aplastadas de color negro brillante con el hilo blanco en el borde, las cuales germinan fácilmente aunque su porcentaje de germinación es relativamente bajo.

La rojiza madera es muy fuerte, dura y resistente tanto a los esfuerzos físicos como a los insectos y a las condiciones ambientales,  de textura fina y grano recto que le permiten trabajarla con facilidad y lograr un buen acabado  por lo que es utilizada en vigas, pisos, parquet, durmientes, columnas, muebles de lujo, armazones de barcos, ebanistería, dinteles, decoración de interiores, construcciones rurales, mangos de herramientas, artesanías, esculturas e  instrumentos musicales, entre muchos otros usos. Las culturas prehispánicas la emplearon en la construcción de los templos de sus Dioses.  Dentro de los otros usos que se le han dado al níspero zapotillo sobresalen sus frutos como fruta de mesa y en la elaboración de jaleas, jarabes y postres,  sus hojas son un buen forraje y con su látex se elaboran pinturas, barnices, gomas adhesivas y aislantes en cables eléctricos. Por otro lado el árbol se usa como sombra, como medicinal, como recuperador de suelos, como refugio de animales y  por su belleza posee un fuerte potencial como ornamental. 

Pero el mayor uso y por el cual es más conocido es por su blanco látex, presente en todas las partes del árbol, y en mayor concentración en su tronco, por lo cual es común ver los árboles con cicatrices en forma de zig-zag, evidenciando el proceso de obtención del valioso producto utilizado en la fabricación de goma de mascar o chicle que en náhuatl significa chictli. Para ello a los árboles seleccionados (mayores a 25 años) se les hacen una serie de cortes no muy profundos en la corteza por donde escurrirá la pegajosa, espesa y amarga sabia blanca, la que posteriormente en horas de la tarde se recogerá en unas bolsas previamente colocadas al final de los cortes y se llevará a los centros de procesamiento. Por árbol se puede recoger de  kilo a kilo y medio y hasta pasados 2 ó 3 años se podrá volver a sacar látex del mismo árbol. Actualmente está práctica se ha reducido mucho por la utilización de productos del petróleo para la fabricación de la famosa goma de mascar.

 

El noni

Nombre científico: Morinda citrifolia

Familia botánica: Rubiaceae

El noni es más conocido por su fruto al cual se le han atribuido muchas propiedades medicinales y nutricionales, reconocidas desde hace más de 2000 años por las culturas asiáticas de donde es originario. Es una especie con una gran capacidad de adaptación a diferentes condiciones ambientales, por lo que igual se desarrolla en suelos salinos, a pleno sol o bajo sombra, resiste sequías y tolera la humedad, aunque prefiere suelos con buen drenaje. Se le puede encontrar mayormente desde el nivel del mar hasta 900 o 1000 m de altitud. Los polinesios llevaban sus frutos en sus viajes como parte de sus provisiones médicas, por lo que se encargaron de su distribución en muchos otros países.

Un árbol pequeño de no más de 10 m de alto, de tronco recto y delgado con una lisa y a brillante corteza; el tallo se ramifica desde muy abajo lo que le da una compacta y redondeada copa con largas ramitas que llaman la atención por las muchas cicatrices que presentan producto de la caída de las hojas. Las grandes hojas que fácilmente alcanzan los 20 cm de largo por 20 a 40 cm de ancho, son de forma elíptica y se agrupan al final de las ramitas, son de borde entero, de color verde oscuro brillante con la nervadura muy pronunciada que le da un aspecto ondulado. Las hojas viejas por su parte se tornan de un fuerte color amarillo.

Las perfumadas flores presentes todo el año son pequeñas y de forma tubular, compuestas por 6 delgados pétalos de color blanco, las cuales nacen en cabezuelas globosas y atraen a gran cantidad de abejas y otros insectos. Los curiosos frutos de forma semi ovalada pueden medir como 10 cm de largo por unos 6 cm de ancho, poseen una delgada y brillante cáscara, la cual está llena de protuberancias, las cuales realmente viene a ser los frutos, ya que este tipo de fruto es un fruto agregado como la piña o las fresas. Al madurar pasan de un color verde oscuro a verde amarillento, luego a un amarillo pálido para terminar en un color blancuzco casi transparente, que recuerda a papas llenas de manchas. La pulpa es jugosa de color amarillo pálido y textura gelatinosa; tanto su sabor como su olor son bastante fuertes y un tanto desagradables por lo que muchas personas se rehúsan a consumirlo, pero precisamente esta característica le permite al fruto protegerse contra los insectos que buscan dañarlo. En cada una de las protuberancias (frutos) hay 4 semillas de color café.

Cada fruto posee como 160 compuestos fitoquímicos, entre ellos fenoles, terpenos, flavonoides, alcaloides y ácidos orgánicos, además son fuentes de antioxidantes protectores del sistema sanguíneo, son bajos en azúcares por lo que son apropiados para los diabéticos, aportan fibra, potasio, azufre, calcio, fósforo, zinc, selenio, vitamina C y ácido ascórbico. Presenta compuestos químicos como la escopoletina y la serotonina, los cuales ayudan a bajar el colesterol y los triglicéridos, previenen la arteriosclerosis y la formación de coágulos en la sangre, sirven como analgésico y sedante, febrífugo, antibacterial, antiparasitario, antiviral y antioxidante, antirreumático, antiparasitario, aumenta las defensas y la regeneración celular, previene enfermedades como el cáncer, la hipertensión arterial, regula el sueño y el estado de ánimo, da energía y es antibacterial. Pero a pesar todas las propiedades medicinales que se pueden encontrar en relación al noni hay un grupo de científicos que no las aceptan porque consideran que no hay suficientes estudios que logren avalarlas realmente, por lo que su consumo se debe hacer con cuidado, especialmente teniendo presente que los frutos también poseen antraquinones que pueden ser perjudiciales para el hígado, así mismo personas con problemas de riñón no deben consumirlo o pacientes recién operados o que han sufrido alguna intervención médica o herida.

El procesamiento del fruto es bastante sencillo, únicamente se toman los más maduros, se lavan, se licuan muy bien con un poco de agua y se cuela, depositando el jugo en botellas de vidrio oscuro para que no se degrade por efecto de la luz natural o artificial. Para su consumo se recomienda mezclarlo con algún jugo de frutas para contrarrestar su amargo sabor. En el mercado se puede conseguir el jugo ya embasado listo para tomar o bien en tabletas aunque no dependiendo de la marca y procedencia pueden tener una muy baja concentración de noni. En la zona de la Polinesia y Asia se le considera como una planta sagrada para la regeneración del cuerpo, en algunos lugares se consume sus frutos verdes cocinados con curry mientras que los que maduros se comen con sal, los mismos son un gran soporte nutricional en las hambrunas, de igual manera las semillas se pueden tostar y comer.

Aunque lo que más se emplea son los frutos, las hojas, las flores, la corteza y la raíz también tienen sus propiedades benéficas para la salud y otros usos como la obtención de tintes rojos, amarillos y púrpuras, mientras que los frutos sirven de forraje para animales domésticos y pájaros silvestres. Se reproduce por medio de semillas y en menos de 1 año de plantado se puede obtener una primera cosecha de frutos no muy grandes, por lo que se recomienda podarlo para que desarrolle una mejor copa. En plantaciones se puede cosechar dos o tres veces por mes, ya que durante todo el año habrá frutos maduros. Ver más fotos en:  www.facebook.com/media/set/?set=a.619064808135104.1073741858.194845613890361&type=3

 

La nuez moscada

Nombre científico: Myristica fragans

Familia botánica: Myristicaceae

El moscadero o árbol de la nuez moscada  es una especie procedente de las Islas Bandas en las Molucas o islas de las especias, ubicadas en Indonesia, de donde se ha extendido a muchos otros países tropicales del mundo con climas cálidos y húmedos, para su cultivo con gran éxito. Esta especie se da muy bien desde el nivel del mar hasta los 300 m de altitud, pero en ciertos lugares con condiciones muy adecuadas puede cultivarse hasta los 700 m, eso si no soporta las sequías prolongadas ni los malos suelos, prefiere suelos profundos, con buen drenaje  y ricos en materia orgánica, así como lugares abrigados de los vientos.

El árbol es de tamaño medio alcanzando los 12 a 15 m de altura, pero si las condiciones se lo permiten puede llegar incluso  a los 20 m, su tronco es delgado y posee una amplia copa formada por ramas de crecimiento escalonado como en pisos, y las ramitas presentan un crecimiento simpodial (como candelabro). Las hojas son simples, alternas de un color verde fuerte y pueden llegar a tener unos 12 cm de largo y al estrujarlas desprenden un fuerte  aroma.  Las pequeñitas flores amarillentas pueden ser femeninas o masculinas y ubicarse en árboles distintos, aunque se pueden encontrar flores de ambos sexos en un mismo árbol  pero no es lo común. Las flores femeninas pueden estar solas o en grupos de dos a tres mientras que las flores masculinas se agrupan en pequeños racimos de más individuos; los redondeados y carnosos frutos son en realidad una estructura protectora del verdadero fruto que se encuentra adentro, siendo el mismo lo que comúnmente se le llama semilla, igual que el caso de los melocotones y duraznos. Esta dura estructura leñosa se llama endocarpo y para poder liberar la semilla, se pueden dejar los frutos secar por unas semanas para que se reviente. 

Los frutos  poseen dentro la famosa nuez moscada, tan valorada desde la Edad Media y en muchos casos su valor era tan alto, que la venta de una pequeña cantidad de ellas, resolvía la situación económica de una persona de por vida. Estas semillas son redondeadas y muy duras, de un tamaño más o menos de 1,5 a 2 cm de largo. Además el fruto se encuentra cubierto por un  arilo de color rojo llamado macis y es otra especie muy utilizada en la gastronomía india, china y europea  aunque éste tiene un sabor menos dulce que la propia nuez moscada. Cuando el fruto está bien seco este arilo se puede desprender fácilmente y puede procesarse sin problema quedando en forma de una delgada lámina color escarlata, el cual además de darle un sabor especial a las comidas saladas  o dulces les da un tono color naranja. Este fruto posee el título del único fruto tropical del cual se pueden obtener dos especias igualmente valiosas.  Es importante mencionar que el alto consumo de estas especies produce efectos alucinógenos y es abortivo, de ahí que se recomienda  un uso cuidadoso. Pero no solo especias aporta este árbol, de sus hojas y corteza se extrae un aceite para usos medicinales,  de sus semillas se obtienen aceites para la industria farmacéutica, cosmética, alimentaria y medicinal así como una manteca llamada “manteca moscada” también con propiedades medicinales.  Esta grasa se usa así mismo como lubricante industrial. Las semillas pueden quemarse como un incienso en celebraciones rituales y puede servir como repelente natural para insectos en los granos secos almacenados. Sus flores atraen insectos, pájaros insectívoros  y sus frutos atraen otras aves por el color rojo del arilo, las que además se encargan de dispersar sus semillas. Esta especie se reproduce por medio de semillas, las cuales es recomendable no almacenar por mucho tiempo porque rápidamente pierden su viabilidad, también ha dado buenos resultados con acodos. Para poder obtener una buena cosecha se deben esperar unos 10 años.

ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.

 

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.

 

 

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal.com debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización.

 

mundoforestal@elmundoforestal.com