Desde Costa Rica, el primer consultorio especializado en la reproducción, cultivo, mantenimiento y aprovechamiento de los ÁRBOLES, a donde usted puede dirigir todas sus consultas las cuales serán respondidas por profesionales expertos en Ingeniería Forestal y Arboricultura.

Opciones
y beneficios

Reproducción
y cultivo

Males
y tratamientos

Errores
y creencias

 

Envíeme
sus consultas

Mensajes varios llegados a este Consultorio

Colabore con
este Consultorio

Males y tratamientos.

P. Las jodidas ardillas se me están comiendo todos los cases, las guayabas y las anonas de los árboles de mi lote porque tienen los nidos en unos árboles de ciprés que están a la orilla de un río. ¿Qué hago para que no se coman mis frutas? Soledad de Ramírez.

R. Probablemente el mayor problema que tenemos los seres humanos es nuestra marcada intolerancia a convivir y compartir nuestro espacio con los animales, las plantas y hasta con nosotros mismos. Cuando un pobre y hambriento animal invade nuestro espacio para alimentarse de nuestras frutas o vegetales -probablemente el único alimento en kilómetros a la redonda-, de inmediato lo catalogamos como una plaga e instintivamente buscamos la forma de eliminarlo, llámese hormiga, ardilla o elefante. Si definitivamente cosechar el 100% de las frutas que producen nuestros árboles es más importante que el inmenso placer de ver a las ardillas merodeando en nuestros jardines, entonces habrá que tomarse la molestia de cubrir cada una de las frutas de los árboles con una bolsa de papel hasta que estén completamente maduras. De esta forma las ardillas no pueden ver las frutas y no las devoran. En cuanto a métodos para exterminar o repeler a estos animales, al menos en este Sitio nunca se mencionarán.

P. ¿Hay algún producto que me pueda recomendar usted para ponerle a las heridas de los árboles frutales cuando uno los poda, para que se curen y cicatricen más rápido y no les vaya a entrar alguna enfermedad peligrosa? Luis Roberto Arana.

R. Lo primero que hay que tener en cuenta es que a diferencia de los animales y de nosotros los seres humanos, las heridas de los árboles producto de podas o de accidentes, nunca se curan ni se cicatrizan pues el árbol lo que hace es tratar de aislarlas de la intemperie lo más pronto posible, formando un callo o tejido a su alrededor para absorberla dentro de sí, lo cual requiere de cierto tiempo. De hecho, en el interior de los troncos y ramas de todos los árboles podemos encontrar intactas todas las heridas sufridas a lo largo de sus vidas. Sin embargo, no todos los árboles logran aislar sus heridas abiertas a tiempo, y muchos mueren a causa de plagas y de enfermedades que penetran por estas heridas. Por eso es tan importante sellar las heridas con una pasta o sustancia que las mantenga totalmente aislada de la intemperie hasta que el árbol logre absorber la herida en forma natural. En los agrocomerciales venden pastas selladoras de varias marcas y de calidad aceptable, pero cualquiera puede elaborar un sellador casero muy económico y efectivo de la siguiente manera: en un galón de pintura acrílica para exteriores y muy resistente a la intemperie, agregue 100 gramos de fungicida Benomil, revuelva muy bien y aplique a las heridas de los árboles con una brocha pequeña. El color no tiene absolutamente ningún efecto positivo ni negativo, aunque el color café oscuro se disimula muy bien sobre el tronco. Aplique siempre dos manos de este sellador no sólo sobre la herida sino también a unos 2 cm fuera del borde.

Visite nuestro
ÁLBUM DE ÁRBOLES DE COSTA RICA
con información de más de 180 especies forestales

P. ¿Es cierto que a los árboles también los ataca el cáncer y también padecen de las enfermedades venéreas? Edgar Acosta Acosta, Guácimo.

R. En primer lugar, una de las más grandes diferencias entre las plantas y los animales y las personas, es que éstos últimos dos desarrollan sus propias enfermedades y traumas cuando los órganos y/o los tejidos sufren alteraciones o dejan de funcionar adecuadamente, como por ejemplo el cáncer, la diabetes, la cirrosis, la arterosclerosis y mil padecimientos y síndromes más conocidos como autopatológicos. Las plantas no producen ninguna autopatología por lo que no se enferman por sí mismas. El llamado cáncer de los árboles y otros tipos de plantas, en realidad se trata de un término mal utilizado para referirse a una enfermedad infecciosa no mortal que ciertas especies de árboles sufren a causa del ataque de hongos y/o bacterias, solos o combinados, que penetran por heridas abiertas y forman grandes masas o abultamientos totalmente secos de tejido enfermo o muerto (foto izq.). Respecto de las enfermedades venéreas en los árboles, lo que en realidad sucede es que también hay otra enfermedad infecciosa tropical que afecta a muchas especies de árboles, a la cual igualmente se le conoce inapropiadamente como chancro, cuyo agente causal es una bacteria parásita muy agresiva y contagiosa que penetra por las heridas abiertas y forma una especie de llagas o estigmas de las que constantemente salen secreciones de color negro, blanco o amarillento de olor muy desagradable (foto der.). Esta enfermedad sí es mortal pero no tiene absolutamente ninguna relación con las verdaderas enfermedades venéreas.

P. (...) Estoy muy preocupado porque tengo un árbol de Guanacaste centenario que está botando algo así como una especie de gelatina negra de varias partes del tronco, y me han dicho que está enfermo y tiene los días contados (...) Alberto M. M., La Ribera de Belén.

R. Absolutamente todo en el Universo tiene un fin y un principio, y los árboles no son la excepción. Las personas podemos tener el privilegio de plantar nuevos árboles, de disfrutar y de contemplar los magníficos árboles grandes que otras personas plantaron a su vez, pero lamentablemente muchas veces también nos toca ser testigos de la agonía y la muerte de los árboles viejos o enfermos. Es la Ley de la Vida y no podemos hacer otra cosa que resignarnos. Los árboles de guanacaste tienen un ciclo de vida estimado entre los 80 y 160 años, y la principal causa de muerte natural de esta especie es el ataque de la temible Phytophthora, un voraz hongo tropical que penetra por cualquier herida del árbol y provoca la enfermedad conocida como gomosis, la cual se identifica externamente por medio de uno o varios lloraderos de una especie de gelatina negra o café que sale abundantemente por agujeros en el tronco o ramas (foto izq.). Esta gelatina es una mezcla de agua, savia y sustancias segregadas por los hongos que se encuentran en el interior. ¡ATENCIÓN! ESTA GOMA ES PORTADORA DE LA ENFERMEDAD Y PUEDE CONTAGIAR A OTROS ÁRBOLES. En árboles más jóvenes y pequeños es posible llevar a cabo algunas prácticas integrales para la curación y el restablecimiento de los individuos enfermos, pero lamentablemente en los árboles centenarios la gran mayoría de las enfermedades se manifiestan hasta que el árbol ya está muriendo. ¡Lo lamento mucho!

P. Vieras que tengo una consulta que hacerte: Te acordás del árbol de uruca que podamos en el curso sobre poda? bueno, ese precioso se me está secando, todas las hojas están muertas y pegadas en las ramas. Además está lleno de unos gusanitos que se estiran y encogen (en el campo los llaman "medidores") y que lo tienen envuelto en una gran telaraña. No sé que debo hacer, el árbol parece que todavía está vivo, pero no estoy segura. Tienen algo que ver los gusanos? ¿què hago? Muy Preocupada Madre de Uruca Enferma, Desamparados de Alajuela.

R. Vivir en el país con la más alta diversidad de árboles con relación al territorio total, también implica poseer una de las más altas variedad de plagas y de enfermedades forestales del mundo. A Costa Rica vienen expertos e investigadores de todos los rincones del planeta a especializarse Fitopatología Forestal, que es la disciplina que estudia los padecimientos de nuestros amigos los árboles. Esto explica por qué en Costa Rica ha sido imposible adaptar muchas especies de árboles muy conocidas y famosas en el resto del mundo, las cuales han sido aniquilados a causa de la voracidad de nuestros insectos masticadores y chupadores, hongos, bacterias, nematodos, virus y otras cosas. Nuestras especies nativas tampoco son inmunes al ataque de cualquiera o varias de estas plagas o enfermedades. Lo que pasa es que a través de los siglos han logrado desarrollar mecanismos naturales para resistir, ocultarse, defenderse o atenuar cualquier ataque biológico. Algunas especies de árboles son atacadas por plagas de gusanos –larvas de insectos— que aparecen puntualmente una vez al año a veces en la misma fecha. 

El lindo árbol de uruca (Trichilia havanensis) es una de estas víctimas y todos los agostos sin falta es víctima de hambrientas hordas del gusano medidor de cabeza roja (Himeromima aulis, Geometridae), notables por producir hilos de seda que utilizan para atar las hojas y construir refugios anti-pájaros, y también para descender colgando de un hilo hasta el suelo en donde se entierran y forman sus capullos para transformarse en mariposas a los pocos días. Los ataques en ocasiones son tan severos que los gusanos son capaces de devorar hasta la última hoja y el árbol de uruca muere de inanición, pero es muy raro que esto suceda y los árboles se recuperan bien a las pocas semanas. La forma más sencilla y efectiva de controlar esta plaga es realizando un control manual directo o sea, tomarse el tiempo para subirse a una escalera y buscar y destruir a todos los gusanos y sus refugios uno por uno. Los que están es porque nacieron en la copa ese año y por lo tanto no hay riesgo de que lleguen más de otros sitios. Para ayudar al árbol a recuperarse, elimine todas las masas de seda, las hojas y las ramas muertas, y aplique al suelo un fertilizante de fórmula alta en nitrógeno en dosis de 100 gramos por cada metro de altura del árbol. ¡NUNCA COMBATA ESTA PLAGA CON INSECTICIDAS! De lo contrario los ataques de los años siguientes serán más severos.

P. ¿Podría decirme si los llamados matapalos son de la familia de las orquídeas y de las parásitas? ¿Qué tan dañinos son para los árboles y cómo se pueden eliminar? Efraín Valverde Piedra, Moravia.

R. Vamos a tratar de poner en claro varios términos que a lo largo del tiempo se han mezclado y han sido la causa de no pocos malentendidos. En primer lugar, efectivamente existe un grupo de plantas llamadas matapalos que son capaces de afectar, enfermar y hasta causar la muerte de los árboles. Segundo, las orquídeas no están ni remotamente emparentadas con los muérdagos y son de hábitos completamente opuestos y ocupan nichos ecológicos diferentes. Luego, las orquídeas no son plantas parásitas sino más bien plantas epífitas, lo cual significa que nacen, se desarrollan, viven y se reproducen sobre los árboles sin causarles ningún daño o perjuicio a éstos pues se alimentan de la materia orgánica que se forma sobre la corteza y el tronco de los árboles. Las plantas parásitas verdaderas también nacen y se desarrollan sobre los árboles, pero producen una especie de raíces que penetran la corteza y absorben la savia elaborada del árbol para alimentarse. Por último, los matapalos o muérdagos son plantas hemiparásitas (no totalmente parásitas) pues si bien es cierto absorben la savia de los árboles donde se hospedan, también producen parte de su alimento por medio de la fotosíntesis que realizan en sus hojas verdes. Solamente hay un pequeño grupo de plantas muy evolucionadas que son 100% parásitas verdaderas y que dependen exclusivamente de la savia de los árboles y otras plantas para vivir, y muchas de ellas incluso viven bajo el suelo.  En Costa Rica los matapalos o muérdagos pertenecen a la familia de las Lorantáceas y hay varias especies. Su ciclo de vida inicia cuando algún animal arborícola deposita las semillas sobre la corteza del árbol, las cuales al germinar producen hojas normales y una raíz llamada micelio que penetra la corteza y se desarrolla internamente formando una densa red que absorbe la nutritiva savia elaborada del árbol. Crece rapido y en pocos años el matapalo puede llegar ser más grande que toda la copa del árbol. A los pocos meses de vida produce grandes y llamativos frutos muy pegajosos que se adhieren al cuerpo de los animales que los tocan, y así es como las semillas llegan a los árboles distantes. En Costa Rica los árboles más "dulces" o vulnerables a los muérdagos son todos los cítricos (Citrus), el laurel (Cordia alliodora), el guácimo (Guazuma ulmifolia), el indio desnudo (Bursera simaruba), el hisopo (Callistemon), pero en áreas donde la población de muérdagos es muy alta ningún árbol se salva. El control del muérdago debe darse a partir del momento en que se observa la presencia de plantas pequeñas en el árbol. Si la planta se arranca es muy posible que vuelva a nacer del micelio que quedó en el interior de la rama, por lo que es preferible podar toda la rama. A los árboles con grandes masas de muérdago en sus copas es preferible descoparlos para que formen una nueva masa de follaje libre de esta plaga.

P. ¿Qué son las taltuzas? Dicen que pueden destruir totalmente una plantación de árboles en pocos días. Jorge Luis Retana, Aserrí.

R. Las taltuzas o tuzas son unos roedores casi ciegos del género Orthogeomys de hábitos 100% subterráneos que se alimentan de tallos, raíces y tubérculos los cuales localizan con su agudísimo olfato, y alcanzan cavando largos e intrincados túneles con sus poderosas patas y afiladas uñas. Se le encuentra en todos los países de América Central. Son animales muy voraces que pueden convertirse en plagas muy difíciles de controlar, y capaces no sólo de destruir proyectos agrícolas y plantaciones forestales completas, sino que sus túneles falsean el suelo y forman peligrosas trampas para las patas de los caballos y de las vacas. Son muy difíciles de controlar porque poseen un olfato tan agudo que detecta el olor de las personas desde larga distancia, y por eso cuesta mucho que caigan en trampas que han sido previamente tocadas por una persona. La corteza y raíces tiernas de los árboles jóvenes son uno de sus alimentos favoritos, por lo que es muy común encontrar a los árboles plantados hundidos en un agujero de hasta 1 metro de profundidad. ¡Cuidado! Estos animales no son nada inofensivos y poseen un formidable par de dientes incisivos de hasta 5 cm de largo que pueden amputar los dedos de una persona como una guillotina.

P. Algunos arboles de naranja estan enfermos - algunas hojas estan poniendo amarillas y la fruta esta cayendo. Los arboles afectados estan cercas el uno al otro - como si el problema fuera contagiosa. Mejor que cortamos los arboles para salvar los demas? Victoria Kirk, Ciudad Colón.

R. Anteriormente mencionamos que nuestro hermoso y muy biodiverso país tropical también es uno de los más ricos en organismos capaces de atacar y afectar la salud de los árboles hasta formar plagas y epidemias muy agresivas y letales. Todos los árboles y arbustos cítricos, con sus más de 20 especies, son originarios de las regiones subtropicales de China y territorios adyacentes en donde las plagas y las enfermedades naturales no son muy abundantes ni agresivas. Al ser introducidos por vez primera en los países tropicales del mundo hace más de 3 siglos, los indefensos cítricos inmediatamente fueron víctimas de hongos, bacterias, virus, insectos, ácaros, nematodos y toda suerte de pestes para las cuales estos árboles no tenían la capacidad natural para resistir. La naranja agria, el limón ácido, la mandarina, el limón mandarina y la naranja dulce, son probablemente los árboles con la mayor susceptibilidad de plagas y enfermedades en su haber en todo el mundo y por eso es que su cultivo a escala comercial requiere de jugosas inversiones para mantener a los árboles sanos durante unos pocos años al menos. El diagnóstico de los problemas patológicos en los citricos no es nada, nada sencillo pues la mayoría de los signos y manifestaciones de todos los tipos de padecimiento se parecen mucho y se pueden confundir fácilmente las causas. El diagnóstico se puede complicar más aún cuando las técnicas de cultivo y mantenimiento de estos árboles no son las adecuadas o no se practican del todo. En este caso lo más recomendable siempre es consultar a los profesionales en el tema para realizar una prospección directa de campo y obtener un diagnóstico preciso.

El Consultorio del Dr. Árbol es un servicio técnico totalmente gratuito.

Desde Costa Rica, con mucho orgullo para el mundo entero

Tel.: (506)2296-5638

 

mundoforestal@elmundoforestal.com

www.elmundoforestal.com