Desde Costa Rica, el primer consultorio especializado en la reproducción, cultivo, mantenimiento y aprovechamiento de los ÁRBOLES, a donde usted puede dirigir todas sus consultas las cuales serán respondidas por profesionales expertos en Ingeniería Forestal y Arboricultura.

Opciones
y beneficios

Reproducción
y cultivo

Males
y tratamientos

Errores
y creencias

 

Envíeme
sus consultas

Mensajes varios llegados a este Consultorio

Colabore con
este Consultorio

Reproducción y cultivo

Pregunta. Indicarme todos los pasos necesarios a seguir para reproducir árboles de chaya o chayamansa que quiero tener en mis predios. Toda información será muy valiosa para mí. Grcs. Oldemar Hurtado, Honduras.

Respuesta. La chaya o chayamansa (Cnidoscolus chayamansa) es un árbol pequeño originario del sur de México y Guatemala. Se le conoce como la espinaca maya debido a sus múltiples propiedades nutritivas y medicinales conocidas desde tiempos prehispánicos (ver información). Afortunadamente su reproducción es muy sencilla pues los árboles se pueden reproducir vegetativamente o sea, utilizando tallos o ramas en vez de semillas, lo cual ahorra una enorme cantidad de tiempo. El procedimiento es el siguiente: 1) Buscar un árbol de chaya de buena forma y que se encuentre sano. 2) Localizar una rama que tenga una longitud de 50 a 100 centímetros, preferiblemente recta, de corteza gris y con unos 3 centímetros de grosor. 3) Con una tijera o sierra de podar, cortar esta rama justamente a la altura del cuello o sea, en el punto donde nace del tronco o de otra rama más vieja. 4) La rama se coloca acostada en un lugar seco y a la sombra para que la herida o corte en la base se seque por completo. 5) Unos tres días después, el corte en la base de la rama ya estará totalmente seco, y ésta ya se puede plantar directamente en el campo, basta cavar un agujero de unos 10 a 20 centímetros de longitud y plantar la rama en posición totalmente recta y bien firme (atar a un poste o estaca si fuera necesario). Los mejores resultados se obtienen si la rama se planta durante la estación lluviosa, en un sitio sin sombra y con un suelo suelto y suave. 6) Si todos los pasos se realizaron correctamente, la rama viva comenzará a producir raíces y hojas nuevas simultáneamente a partir de los 15 días de plantada.

Visite nuestro
ÁLBUM DE ÁRBOLES DE COSTA RICA
con información de más de 180 especies forestales

P. ¿Por qué será que mis árboles de corteza amarilla no quieren producir flores? Ya tienen 8 años y nada. Vivo en Guachipelín de Escazú donde veo que todos los demás árboles si echan flores. Rocío Leandro.

R. Los corteza amarilla (Tabebuia ochracea) producen flores entre los 5 y los 8 años de edad, y siempre durante los meses secos del año. Si los suyos no han producido ni una flor, puede ser por un exceso de humedad en el suelo aún durante la estación seca, o a una desnutrición en el árbol que no le permite acumular energía durante el año para florecer. Le recomiendo mantener a sus árboles florales bien nutridos y vigorosos con algún fertilizante de fórmula 10-30-10 ó 12-24-12, aplicando al suelo 100 gramos de fertilizante por cada año de edad del árbol, una vez cada 3 meses. El producto se aplica justo en la "gotera" o periferia de la copa proyectado en el suelo que es en donde están las raíces absorbentes de nutrientes.

P. Adoro los árboles de higuerón, ficus o chilamate, y me encantaría hacer un viverito para tener muchos y sembrarlos por todo lado. Sin embargo me han dicho que los ficus no se pueden reproducir por semilla porque es imposible, y la única forma es sacando acodos o injertos de árboles grandes. Gracias. Luis Fernando Sanabria, Poás de Alajuela.

R. ¿Cómo no? ¡Si es de lo más fácil y entretenido del mundo! Nada más hay que conocer dos secretillos que tienen guardados todos los higuerones y chilamates que pertenecen al género botánico Ficus. En primer lugar, lo que comúnmente llamamos frutos de los ficus, como el higo común, en realidad son receptáculos carnosos llamados siconos en cuyo interior se desarrollan las diminutas flores y los frutos verdaderos de estos árboles. Estos receptáculos poseen un agujerito en el extremo para permitir el paso de unas avispas minúsculas que se encargan de polinizar todas las flores que están en el interior, cada una de las cuales produce un fruto igualmente minúsculo con una sola semilla en su interior. Cuando todos estos frutos maduran, el receptáculo carnoso también madura y se vuelve atractivo y comestible para una amplia variedad de aves y de murciélagos frugívoros, las cuales se lo tragan y digieren excepto las semillas que son expulsadas por medio de las excretas. El paso de las semillas por el aparato digestivo del animal, las estimula y prepara para germinar en el exterior. Entonces, para hacer un almácigo de higuerones o chilamates, nada más basta tomar un puñado de siconos caídos en el suelo, ponerlos a remojar así enteros durante 24 horas en vinagre puro para imitar los jugos gástricos de los animales, y luego ponerlos así enteros a germinar en un sustrato de cascarilla de arroz, bien esterilizado y permanentemente húmedo pero bien drenado. En menos de 30 días aparecerán las primeras plantitas de higuerón (foto izq.). ¡Como culantro!

P. (...) Aprovecho para sugerirle que le dedique un apartado al cuido de los guayacanes reales, en suelo como en maceta (...) Sarita Castillo, Alajuela.

R. Con mucho gusto. Ya hace muchos años nos contagiamos de la fiebre del guayacán real (Guaiacum sanctum) y hemos aprendido algunos secretos básicos para cultivar arbolitos de esta especie ya sea en maceta o a campo abierto de manera satisfactoria.  Aprendimos que a diferencia de la mayoría de los árboles que gustan de los suelos agrícolas de nuestro país, característicos por ser algo ácidos, los arbolitos de guayacán real necesitan desarrollarse en un sustrato más alcalino de lo normal, lo cual se logra eficazmente si se aplica a la tierra dosis pequeñas de algún fertilizante comercial a base de magnesio y calcio. La fotografía nos muestra dos arbolitos de guayacán real de 18 meses de edad cultivados en macetas plásticas 300 con "tierra de patio" común y corriente. El de la derecha no recibió ningún tratamiento y sólo creció 1 cm, mientras que el de la izquierda fue sometido a un régimen a base de una fórmula casera de nitrógeno + calcio + magnesio una vez cada 3 meses, con resultados más que elocuentes.

P. Me he dado cuenta de que así como existen personas que son expertas en injertar árboles frutales, hay otras como yo que nunca hemos podido pegar un injerto. ¿A qué se debe esto? Tendrá algo que ver con la personalidad o es una virtud con la que se nace? Rafael Bonilla Bonilla, Acosta.

R. La técnica de injertar árboles frutales es una de las prácticas más antiguas de las artes de la Arboricultura y durante muchos siglos hasta se consideró una ciencia oculta y misteriosa. Como todo en la vida, es una práctica que requiere del conocimiento de muchos elementos y factores involucrados. O sea, hay que aprender a hacerlo de manera sistemática y sobre todo, hay que practicar mucho, mucho, mucho y echar a perder muchos injertos hasta lograr un resultado positivo. Si bien es cierto saber injertar no tiene absolutamente nada que ver con poderes ocultos o con energías misteriosas en las manos, sí es necesario aclarar que los buenos injertadores son personas que se caracterizan por tener mucha paciencia y capacidad de esperarse muchas semanas y a veces hasta meses para observar resultados. Las personas muy impacientes y muy dinámicas raramente logran obtener buenos resultados por la sencilla razón de que constantemente están abriendo los vendajes para revisar sus injertos, y por eso no les pegan. Con el tiempo y la edad también llegan la paciencia y la serenidad, y por eso no es de extrañar que los mejores injertadores que conocemos son personas ya mayores, pero que dedicaron su juventud a aprender todos los secretos y a practicar. ¡Nunca es tarde para comenzar!

P. Tengo la costumbre de andar recogiendo cuanta semilla de árbol me encuentro y sembrarla en un vivero improvisado que tengo en el patio de la casa. Muchos árbolitos me nacen pero la mayoría de las semillas no nacen. Quería saber cual es la mejor forma de sembrar semillas de árboles. Aracelly Umaña, de Tirrases.

R. Todo depende de las semillas con las que se está trabajando. Por regla general, las semillas que son muy duras y que al morderlas se sienten como una piedra, como el malinche, guanacaste, carao, cenízaro, caña fístula, etc., germinan rápidamente y sin problemas si se colocan en un recipiente y se les vierte agua hirviendo a borbollones y se dejan allí enfriando durante 24 horas. Las semillas que se encuentran en el interior de un tejido semejante a un hueso o concha, como el jocote, yuplón, jobo, durazno, melocotón, etc., germinan mejor si antes de sembrarlas se logra rajar o partir esta cobertura con el golpe de un martillo o ejerciendo presión con una prensa de banco. Salvo algunas excepciones, todos los demás tipos de semillas que son suaves germinan sin mayor problema. El peor enemigo de las semillas son los hongos y las bacterias que siempre se encuentran en los viveros, los cuales atacan a las semillas antes, durante o después de la germinación. Es imprescindible realizar una desinfección eficaz de las semillas, de los sustratos, de las herramientas y de los recipientes. La solarización es la técnica más sana, eficaz y económica de desinfección y consiste simplemente de colocar todos los materiales en bolsas plásticas negras de esas que llaman jardineras, cerrarlas y colocarlas a pleno sol durante 4 a 6 horas. La temperatura en el interior de la bolsa puede alcanzar los 80°C, más que suficiente para eliminar cualquier patógeno. El sustrato más recomendable para poner a germinar cualquier semilla una vez realizados los tratamientos, es una mezcla de 5 a 8 partes de cascarilla de arroz bien revuelta con 1 parte de tierra corriente de patio o de cafetal, previamente desinfectadas. Esta mezcla es muy suelta y muy permeable y permite una fácil germinación de las semillas, un óptimo desarrollo y un fácil transplante posterior sin daños a las delicadas raicitas. Los arbolitos se dejan desarrollar en este sustrato hasta que hayan alcanzado una cuarta de altura y luego se pasan a las bolsas plásticas o macetas, de lo cual hablaremos en otra oportunidad.

P. TEngo una confusión muy grande acerca de las distancias más convenientes para plantar arboles frutales de alta productividad pues todas las recomendaciones que me han hecho son muy diferentes entre sí. Cualquier idea le estaré muy agradecido. Franklin Rojas, Turrialba

R. El diseño definitivo de una plantación de árboles frutales depende de una gran cantidad de factores, principalmente la forma y la orientación del terreno, la pendiente, el área disponible, la ubicación relativa, la profundidad del suelo y por supuesto, el presupuesto disponible para darle el mantenimiento requerido a dicha plantación.

El distanciamiento en metros entre los árboles se define siempre al final una vez que se garantiza el cumplimiento al menos de los siguientes dos requisitos fundamentales: 1) Que cada árbol va a disponer de un espacio de al menos 3 metros de radio para desarrollar una buena copa y por lo tanto, una mayor producción. 2) Que siempre habrá un espacio suficiente entre los árboles para la circulación del aire, la entrada de luz solar y el paso de las personas. Por lo tanto, una buena plantación de árboles frutales de cualquier especie destinada a la producción intensiva, debería tener un distanciamiento mínimo de 8 metros entre sus árboles. Sin embargo, 10 metros sería muy bueno y 12 metros sería lo mejor, pues en estos casos es mucho mejor tener un árbol de copa muy amplia y vigorosa que nos garantiza la producción de 1000 frutas, que 4 árboles pequeños y apretujados en un espacio reducido produciendo 500 frutas entre todos. El anterior sin embargo es un modelo totalmente idealizado y podría variar unos metros más o menos dependiendo de otros factores muy diversos, pero lo principal es no cometer el error que cometen muchas personas mal asesoradas y desequilibran el delicado balance que debe existir entre ESPECIE – SITIO – OBJETIVOS, y terminan estableciendo proyectos muy comprometidos financieramente, utilizando especies forestales no aptas para el terreno establecido.

P. Te agradezco mil si me explicás lo de la técnica de aplicación fraccionada de fertilizantes a los árboles. Sara Castillo, Alajuela.

R. PRIMERO. Vamos a llamar gotera al círculo sobre el suelo que se encuentra alrededor de la base del tronco de un árbol, y cuyo perímetro es igual al de la copa. Dicho en otras palabras, la gotera es todo el borde de la sombra de la copa de un árbol proyectada en el suelo al mediodía. SEGUNDO. La importancia de ubicar la gotera es que precisamente allí es en donde se encuentran concentradas las raicillas absorbentes del agua y de los elementos químicos que alimentan al árbol, y entonces allí es en donde se deben aplicar los fertilizantes para que surtan efecto, y no en la base del tronco como hace la gran mayoría de la gente. TERCERO. Está más que demostrado que las plantas, y principalmente los árboles, responden mucho mejor cuando se aplican pequeñas dosis de fertilizantes una vez por semana que una gran dosis, pues la capacidad de absorción de las raicillas que se encuentran en la gotera es muy limitada y más del 95% del fertilizante se desperdicia. CUARTO. La dosis de fertilizante de mantenimiento (10-30-10 ó 12-24-12) por árbol que más me gusta, porque mejores resultados me ha dado a lo largo de muchos años es 100 gramos de fertilizante por cada año de edad del árbol, 2 veces por año. Ejemplo: si tengo un árbol de 10 años de edad, debo aplicarle entonces 1000 gramos de fertilizante una vez cada 6 meses, pero si aplico toda la dosis al mismo tiempo es como echar dinero a una alcantarilla. QUINTO. Fraccionar es la técnica para que el árbol aproveche al máximo el fertilizante que se le aplica, y para ello se aplica el principio del 8 entre 8, que consiste de dividir la dosis total en 8 semanas, y aplicar cada dosis semanal en 8 huecos alrededor de la gotera del árbol. Continuando con el ejemplo anterior, si debo aplicar 1000 gramos de fertilizante a mi árbol, lo reparto en 8 dosis semanales de 125 gramos cada una, y en cada uno de los 8 huecos de la gotera aplico 15.6 gramos.

El Consultorio del Dr. Árbol es un servicio técnico totalmente gratuito.

Desde Costa Rica, con mucho orgullo para el mundo entero

Tel.: (506)2296-5638

 

mundoforestal@elmundoforestal.com

www.elmundoforestal.com